El es­pe­jo de pa­pel de Nancy Spe­ro

Milenio - Laberinto - - PORTADA - MI­RIAM MA­BEL MAR­TÍ­NEZ

La ex­po­si­ción Nancy Spe­ro: Pa­per Mi­rror, en el Mu­seo Ta­ma­yo, pre­sen­ta por pri­me­ra vez en Mé­xi­co la obra de una de las ar­tis­tas nor­te­ame­ri­ca­nas más sig­ni­fi­ca­ti­vas —por su lucha por la igual­dad y su pro­pues­ta es­ti­lís­ti­ca y for­mal— del si­glo XX.

Pa­ra Spe­ro, la pin­tu­ra fue un ar­ma, ex­plo­ró el cuer­po co­mo un es­pa­cio po­lí­ti­co y tam­bién li­te­ra­rio, co­mo se ob­ser­va en la ener­gía del pin­cel. Gra­cias a la mu­seo­gra­fía, el es­pec­ta­dor pue­de apre­ciar los cua­dros des­de pers­pec­ti­vas dis­tin­tas. Des­de la le­ja­nía, las fi­gu­ras pa­re­cen to­mar vi­da pro­pia y sa­lir­se de sus so­por­tes, re­ve­lán­do­se co­mo en The God­dess Nut I y II (1990), mien­tras de cer­ca, las tex­tu­ras y el tra­zo re­la­tan a de­ta­lle na­rra­ti­vas más ín­ti­mas co­mo en Fe­ma­le Bomb (1966). Es­ta fuer­za tam­bién se de­be al pa­pel y a có­mo lo ocu­pa. Ca­da pie­za es una ba­ta­lla, y no so­lo por la te­má­ti­ca (la Gue­rra de Viet­nam en las War Se­ries), sino por su cons­truc­ción. Si aban­do­nó el óleo fue por­que lo con­si­de­ró un me­dio mas­cu­lino; re­nun­ció a él y se re­fu­gió en el pa­pel pa­ra ex­plo­rar esa fra­gi­li­dad apa­ren­te y pa­ra vi­vir­lo a par­tir del uso de otras téc­ni­cas. Las vo­ces de la acua­re­la, el gra­fi­to, la tin­ta, acen­tua­ban una po­li­fo­nía vi­sual que le re­sul­ta­ba más fe­me­ni­na.

Así, a par­tir de la dé­ca­da de 1970, se pro­pu­so crear un len­gua­je pic­tó­ri­co que, ade­más de tran­si­tar en­tre lo vi­sual y lo li­te­ra­rio (sus obras son una es­pe­cie de cuen­tos, Co­dex Ar­taud), re­fle­ja­ra la fe­mi­ni­dad del me­dio. Más allá de en­fo­car­se en la mu­jer co­mo pro­ta­go­nis­ta de su tra­ba­jo, lo que le im­por­ta­ba era ex­plo­rar la de­li­ca­de­za del so­por­te, ex­ten­der en la téc­ni­ca su dis­cur­so. Con­quis­tar el pa­pel era con­fron­tar la mas­cu­li­ni­dad do­mi­nan­te del mun­do.

Su di­bu­jo de­li­ca­do com­ple­ji­za la vio­len­cia —un te­ma que es­tá pre­sen­te tan­to en sus se­ries so­bre la gue­rra co­mo en sus mu­je­res—. In­tri­ga­do, el ob­ser­va­dor se va me­tien­do en la obra, co­mo se ex­pe­ri­men­ta en May­po­le: Ta­ke no Pri­so­ners.

Es­ta re­tros­pec­ti­va, cu­ra­da por la ar­tis­ta Julie Ault, ex­po­ne más de cien obras que si en lo in­di­vi­dual son un re­la­to, en con­jun­to in­te­gran una mis­ma his­to­ria. Qui­zá por­que Ault tam­bién es una edi­to­ra in­tere­sa­da en las po­si­bi­li­da­des del archivo co­mo es­tra­te­gia del ar­te, la mues­tra es­tá des­ple­ga­da co­mo un li­bro

_ que no im­po­ne una lec­tu­ra y tam­po­co mar­ca una cro­no­lo­gía ni fun­cio­na co­mo bio­gra­fía. Se tra­ta de una an­to­lo­gía vi­sual; ca­da es­pa­cio se abre in­vi­tan­do a ser vi­vi­do en lo pic­tó­ri­co. El vi­si­tan­te, se­du­ci­do por el ges­to na­rra­ti­vo de la au­to­ra, se mi­ra en un es­pe­jo de pa­pel.

Ima­gen: Nancy Spe­ro

The God­dess Nut II (1990), de Nancy Spe­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.