Sil­via Pinal por sí mis­ma

Milenio - Laberinto - - CINE - AN­DREA SER­DIO

Sil­via Pinal re­cuer­da su vi­da en el li­bro Es­ta soy yo, pu­bli­ca­do por la edi­to­rial Po­rrúa. La his­to­ria co­mien­za cuan­do su ma­dre, de quin­ce años, se enamo­ra y em­ba­ra­za de un hom­bre ca­sa­do que se nie­ga a re­co­no­cer a Sil­via, su hi­ja, quien na­ció el 12 de sep­tiem­bre de 1931 en Guay­mas.

Moi­sés Pas­quel, di­rec­tor de or­ques­ta, ri­co y bien pa­re­ci­do, fue su pa­dre bio­ló­gi­co. Ella lle­va el ape­lli­do de Luis G. Pinal, po­lí­ti­co priis­ta que se ca­só con su ma­má y quien siem­pre la vio co­mo su hi­ja. Des­de ni­ña, qui­so es­tar so­bre los es­ce­na­rios, es­tu­dió ópe­ra con el maes­tro Re­yes Re­ta­na, lue­go ac­tua­ción en el INBA con pro­fe­so­res co­mo Carlos Pe­lli­cer, Sal­va­dor No­vo y Xa­vier Vi­llau­rru­tia; en 1945 se ini­ció en la ra­dio en la XEQ.

A los 16 años, Sil­via se ca­só con el ac­tor y di­rec­tor Ra­fael Ban­quells, quien le do­bla­ba la edad. Ban­quells re­pre­sen­tó pa­ra ella la opor­tu­ni­dad de aban­do­nar su ca­sa y ser li­bre. Tu­vie­ron una hi­ja, Sil­via Pas­quel, y tra­ba­ja­ron en al­gu­nas obras. Pe­ro la es­tre­lla de él fue de­cli­nan­do mien­tras la de ella co­men­za­ba a bri­llar ca­da vez más.

Sil­via se de­di­có al tea­tro has­ta que en 1948 Mi­guel Con­tre­ras To­rres la in­vi­tó pa­ra un pe­que­ño pa­pel en la pe­lí­cu­la Bam­ba, pro­ta­go­ni­za­da por Car­men Mon­te­jo. Des­pués fil­ma­ría El

pe­ca­do de Lau­ra, con Me­che Bar­ba y Abel Sa­la­zar, y Puer­ta, jo­ven, con Ma­rio Mo­reno Can­tin­flas, lo que re­pre­sen­tó un im­pul­so de­ci­si­vo en su ca­rre­ra.

La Pinal se fo­gueó con las gran­des fi­gu­ras de la épo­ca de oro del ci­ne me­xi­cano, con ído­los co­mo Pe­dro In­fan­te en La mu­jer que yo per­dí, y con quien ella con­si­de­ra el ac­tor más com­ple­to que ha da­do nues­tro país: Ger­mán Val­dés Tin Tan, con el que al­ter­nó en pe­lí­cu­las co­mo El rey del ba­rrio, La mar­ca del zo­rri­llo y Me traes de un ala.

Pio­ne­ra de la te­le­vi­sión en Mé­xi­co, des­pués de di­vor­ciar­se de Ra­fael Ban­quells fue no­via de Emi­lio Az­cá­rra­ga Mil­mo du­ran­te cua­tro años; in­cur­sio­nó en la pro­duc­ción tea­tral y fir­mó un con­tra­to de ex­clu­si­vi­dad con el pro­duc­tor Gre­go­rio Wa­llers­tein, quien la lle­vó al es­tre­lla­to con

Un ex­tra­ño en la es­ca­le­ra, cin­ta en la que al­ter­nó con Ar­tu­ro de Cór­do­ba.

La bio­gra­fía de Sil­via Pinal es­tá lle­na de anéc­do­tas, de re­ve­la­cio­nes, no ocul­ta na­da. Ha­bla de su fa­mi­lia, de sus hi­jos, de su pa­sión por el tea­tro, de su amis­tad con Die­go Ri­ve­ra, de sus años en Eu­ro­pa, de sus cua­tro ma­tri­mo­nios, el se­gun­do de ellos con Gus­ta­vo Ala­tris­te, el amor de su vi­da y quien pro­du­jo sus pe­lí­cu­las con Luis Bu­ñuel: Vi­ri­dia­na, El án­gel ex­ter­mi­na­dor y Si­món del de­sier­to, que la lle­va­ron a las fil­mo­te­cas de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.