FCE: mal tiem­po

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - VÍCTOR MA­NUEL MEN­DIO­LA men­dio­la54@yahoo.com.mx

Du­ran­te mu­chos años, el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca fue no so­lo una re­fe­ren­cia obli­ga­da en la pu­bli­ca­ción de li­bros im­por­tan­tes pa­ra la vi­da in­te­lec­tual his­pa­noa­me­ri­ca­na sino una va­lo­ra­ción de la bue­na poe­sía en nues­tro idio­ma. Pu­bli­car en el Fon­do no era fá­cil y el lec­tor exi­gen­te sa­bía que los li­bros de las co­lec­cio­nes Le­tras Me­xi­ca­nas o Te­zontle ga­ran­ti­za­ban —más, me­nos— ori­gi­na­li­dad.

Así, con el an­te­ce­den­te en los años cin­cuen­ta de las edi­cio­nes de Alfonso Re­yes, Car­los Pellicer, Luis Cernuda y Octavio Paz, en los se­sen­ta apa­re­cie­ron, por un la­do, Mon­tes de Oca, Pa­che­co, Arid­jis y Zaid y, por el otro, poe­tas de La es­pi­ga amo­ti­na­da. Un po­co más tar­de, en torno a 1980, en­tra­ron en el ca­tá­lo­go de la edi­to­rial Jaime Re­yes, Da­vid Huer­ta, Jo­sé Luis Ri­vas y Fa­bio Mo­rá­bi­to. Ba­jo la mi­ra­da exi­gen­te de Jo­sé Luis Mar­tí­nez y Jaime Gar­cía Te­rrés, la ins­ti­tu­ción abrió las puer­tas a los jó­ve­nes. En las dis­cu­sio­nes hu­bo en­tu­sias­mo y tam­bién du­das, pe­ro los nue­vos te­nían qué ofre­cer y ca­rác­ter.

Las co­sas cam­bia­ron cuan­do un po­lí­ti­co lle­gó a di­ri­gir el Fon­do y lue­go otro y otro y otro. El re­sul­ta­do de es­ta mu­dan­za ha si­do el apo­ca­mien­to de las le­gen­da­rias co­lec­cio­nes men­cio­na­das y la in­tro­duc­ción de un cri­te­rio “am­plio” pa­ra es­co­ger au­to­res. Aho­ra, los li­bros de poe­sía tie­nen por­ta­das ab­sur­das —im­po­si­ble leer­las—, ya no per­te­ne­cen a Le­tras me­xi­ca­nas y, lo peor, el nú­me­ro de au­to­res “re­gu­la­res” su­pera con mu­cho a los ex­ce­len­tes, al­gu­nos fue­ra o ca­si fue­ra de ca­tá­lo­go (Luis Miguel Agui­lar, An­to­nio Del­to­ro, Mar­co An­to­nio Cam­pos, Ve­ró­ni­ca Vol­kow, Sa­muel No­yo­la, Juan Car­los Bautista…). Ade­más, y es­to es lo más gra­ve, pri­vi­le­gian una sen­si­ble­ría ocul­ta en “imá­ge­nes”. En los úl­ti­mos años, la in­fluen­cia de una inin­te­li­gi­ble crí­ti­ca re­tó­ri­ca, am­pa­ra­da en una fal­sa com­pren­sión de las van­guar­dias his­tó­ri­cas, ha pro­mo­cio­na­do una es­cri­tu­ra si­nuo­sa, va­ga y en tran­ce pa­té­ti­co. Si to­ma­mos los Pre­mios Aguas­ca­lien­tes pu­bli­ca­dos por el FCE —¿quién les di­jo que pu­bli­car pre­mios era bue­na idea?— en­con­tra­mos ese len­gua­je im­pre­ci­so, sin re­so­nan­cia y sen­ti­men­tal: “Al cen­tro del vér­ti­go,/ en la co­ro­na ar­gen­ta de la fie­bre” (Je­sús Ra­món Iba­rra) o “Ha­bi­ta­mos en el cos­ta­do es­pi­ri­tual de la luz púr­pu­ra” (Re­na­to Ti­na­je­ro). Te­ne­mos así una vi­sión me­lo­dra­má­ti­ca del len­gua­je, una po­bre­za ima­gi­na­ti­va con ad­je­ti­vos tor­pes (“co­ro­na ar­gen­ta”, “cos­ta­do es­pi­ri­tual”). Bas­ta con recordar “Co­li­brí, as­ti­lla que vue­la ha­cia atrás” de Mon­tes de Oca o “¡Qué ex­tra­ño es lo mis­mo!” de Zaid pa­ra ver la enor­me di­fe­ren­cia. ¿Por qué mu­chos poe­tas han ol­vi­da­do el círcu­lo má­gi­co y el círcu­lo ló­gi­co de Vi­llau­rru­tia? ¿Por qué si­guen el “lin­güís­ti­co” guirigay ar­gen­tino que en reali­dad es grin­go? Ali­vió sa­ber que ya no con­ti­nua­ría el mal­tra­to del Fon­do en ma­nos de po­lí­ti­cos gra­cias al arri­bo de una es­cri­to­ra. Pe­ro cam­bió. Oja­lá que el es­cri­tor

_

Pa­co Ig­na­cio Tai­bo II sea ca­paz de ha­cer a un la­do la po­li­ti­za­ción de sus predecesores y re­co­no­cer que la gran­de­za del Fon­do ra­di­ca en obras de al­to ni­vel in­te­lec­tual co­mo las de He­gel y Marx o co­mo las de Re­yes, Paz y Re­vuel­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.