El re­fu­gio de la con­ver­sa­ción

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AR­MAN­DO GON­ZÁ­LEZ TO­RRES @So­bre­per­do­nar

Mon­taig­ne, con la in­ven­ción del ensayo, pa­ten­tó la con­ver­sa­ción co­mo gé­ne­ro li­te­ra­rio. Aun­que el le­ga­do de Mon­taig­ne tu­vo ex­tra­or­di­na­rios se­gui­do­res en su len­gua, en los tres si­glos si­guien­tes a su muer­te, su in­ven­tó flo­re­ció ma­yor­men­te en In­gla­te­rra. A di­fe­ren­cia del am­bien­te ab­so­lu­tis­ta, de exal­ta­ción y de te­rror que su­ce­si­va­men­te vi­vió Fran­cia, el­sue­lo in­glés ofre­ció un cli­ma más fér­til y es­ta­ble pa­ra el gé­ne­ro dia­ló­gi­co del ensayo. Aca­so en es­te país, los usos y cos­tum­bres de la Ilus­tra­ción arrai­ga­ron más du­ra­de­ra­men­te y la di­vul­ga­ción del co­no­ci­mien­to y las ar­tes de la opi­nión se vol­vie­ron fun­da­men­ta­les. Pa­ra una par­te de la po­bla­ción, se hi­zo ha­bi­tual la fre­cuen­ta­ción de bi­blio­te­cas, clu­bes de lec­tu­ra o ca­sas de ca­fé, así co­mo el con­su­mo de re­vis­tas y pe­rió­di­cos. El sur­gi­mien­to del de­no­mi­na­do “pú­bli­co” per­mi­tió, a su vez, que los ar­tis­tas, pen­sa­do­res yes­cri­to­res ya no de­pen­die­ran so­lo de los me­ce­naz­gos y pro­pi­ció ma­yo­res már­ge­nes de in­de­pen­den­cia. El pú­bli­co con­su­mía ma­te­rial pe­rio­dís­ti­co que me­dia­ba en­tre el es­pe­cia­lis­ta y el afi­cio­na­do, di­fun­día opi­nio­nes po­lí­ti­cas y ofre­cí a en­tre­te­ni­mien­to y te­mas de con­ver­sa­ción. Es­te desa­rro­llo ser et ro ali­men­ta­ba con fe­nó­me­nos co­mo la po­pu­la­ri­za ción­del ca­fé y el es­ta­ble­ci­mien­to de ca­sas pú­bli­cas pa­ra con­su­mir lo, lo que per­mi­tía mez­clar cla­ses so­cia­les, pro­fe­sio­nes e ideo­lo­gía s po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas al­re­de­dor de la char­la in­for­mal. Si a ello se agre­ga un ré­gi­men po­lí­ti­co con cre­cien­tes con­tra­pe­sos en­tre po­de­res, se pue­de en­ten­der el gi­ro ra­di­cal que, con res­pec­to a otros paí­ses, adop­tó la con­ver­sa­ción pú­bli­ca en In­gla­te­rra: las per­so­nas con for­ma­cio­nes, in­tere­ses e ideas an­ta­gó­ni­cas po­dían-con­fron­tar sus ideas; se ma­ti­za­ban y ai­rea­ban los dog­mas y se va­lo­ra­ba la po­lé­mi­ca cor­dial, di­ga­mos de­por­ti­va, don­de bri­lla­ban el ar­gu­men­to y el in­ge­nio. El gé­ne­ro en­sa­yís­ti­co cons­ti­tu­yó el ar­que­ti­po de es­ta dis­po­si­ción afa­ble a la con­ver­sa­ción con los de­más, in­clui­dos los ad­ver­sa­rios que, más que aplas­tar, bus­ca­ba en­con­trar coin­ci­den­cias y com­ple­men­tar vi­sio­nes. Si bien no se anu­la­ban las pro­fun­das di­fe­ren­cias, la di­si­den­cia no era mo­ti­vo de ene­mis­tad o en­cono y se bus­ca­ba ha­cer de la to­le­ran­cia y la ur­ba­ni­dad los mo­to­res de la vi­da in­te­lec­tual. Mu­cho de es­te me­mo­ra­ble es­pí­ri­tu ilus­tra­do ha cam­bia­do en la es­ce­na pú­bli­ca más re­cien­te. En dis­tin­tas la­ti­tu­des, la con­ver­sa­ción se anu­la y el de­ba­te pú­bli­co, des­de los me­dios im­pre­sos y elec­tró­ni­cos has­ta las re­des so­cia­les, se ca­rac­te­ri­za por una mar­ca­da con­tra–ilus­tra­ción. A me­nu­do frag­men­ta­da y po­la­ri­za­da, la dis­cu­sión par­te de pen­sa­mien­tos úni­cos, ca­re­ce de re­fe­ren­tes co­mu­nes y es re­frac­ta­ria a las coin­ci­den­cias. Tras la es­ce­no­gra­fía de la con­ver­sa­ción de­mo­crá­ti­ca y li­be­ral, tien­de a im­pe­rar una au­tén­ti­ca ley de la sel­va, en la que los po­de­ro­sos des­de­ñan los ar­gu­men­tos, lla­man enemi­gos del pue­blo a sus crí­ti­cos y des­ca­li­fi­can las pre­gun­tas in­có­mo­das. La con­ver­sa­ción, la gran he­ren­cia de Occidente, tam­bién bus­ca re­fu­gio.

El de­ba­te pú­bli­co, en los me­dios y las re­des so­cia­les, se ca­rac­te­ri­za por una con­tra–ilus­tra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.