Las tres vi­das de An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do

El li­bro que Tay­de Acos­ta Ga­mas ha pues­to en ma­nos de los lec­to­res arro­ja una nue­va luz so­bre la fi­gu­ra au­sen­te de Con­tem­po­rá­neos

Milenio - Laberinto - - LITERATURA - JOSÉ GON­ZÁ­LEZ MÉNDEZ FO­TO­GRA­FÍA EMILIO AMERO

An­tesd el me­dio­día­me ha­bré pe­ga­do un ba­la­zo ”, de­cía el men­sa­je. El cón­sul ge­ne­ral de Mé­xi­co en Pa­rís, Ar­tu­ro Pa­ni,l ole yóy cons­ta­tó que lo anun­cia­do por la es­cri­to­ra An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do du­ran­te dos lar­gos días ya era una ro­tun­da reali­dad.

“Le rue­go que ca­ble­gra­fié a [mi es­po­so Al­bert] Blair y mi her­mano pa­ra que re­co­jan a mi hi­jo. No lo ha­go por­que no ten­go di­ne­ro […]. Soy la úni­ca res­pon­sa­ble de es­te ac­to con el cual fi­na­li­zo una exis­ten­cia erra­bun­da”.

Ri­vas Mer­ca­do eli­gió la ca­te­dral de No­tre Da­me pa­ra sui­ci­dar­se.

Ha­bía sa­li­do de Mé­xi­co un año an­tes, en 1930, hu­yen­do de la vio­len­cia po­lí­ti­ca tras su par­ti­ci­pa­ción en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de José Vas­con­ce­los. Pre­ten­día tam­bién ale­jar a su hi­jo de 11 años del pa­dre, a quien las au­to­ri­da­des ha­bían otor­ga­do la pa­tria po­tes­tad.

Se ins­ta­ló en Bur­deos pa­ra de­di­car­se a es­cri­bir. Pri­me­ro la cró­ni­ca so­bre la cam­pa­ña pre­si­den­cial, que qui­so ti­tu­lar La de­mo­cra­cia en ban­ca­rro­ta, pe­ro no vio pu­bli­ca­da, y lue­go la no­ve­la

El que huía, la his­to­ria de un me­xi­cano que re­gre­sa de Eu­ro­pa pa­ra pe­re­cer en las tur­bias aguas de la po­lí­ti­ca apli­ca­da por el san­gui­na­rio je­fe má­xi­mo, Plu­tar­co Elías Ca­lles. Es­te úl­ti­mo pro­yec­to que­dó in­con­clu­so.

“Ya ten­go apar­ta­do el si­tio”, es­cri­bió en su dia­rio el 10 de fe­bre­ro de 1931, un día an­tes de con­su­mar el sui­ci­dio. “Es una ban­ca que mi­ra al al­tar del Cru­ci­fi­ca­do, en No­tre Da­me; me sen­ta­ré pa­ra te­ner la fuer­za de dis­pa­rar”. Así ocu­rrió. Apun­tó al pe­cho y ja­ló del ga­ti­llo.

Un sa­cer­do­te se acer­có pa­ra au­xi­liar­la. Aún vi­vía. Se de­san­gra­ba, pe­ro es­ta­ba cons­cien­te. Le des­cu­brió el pe­cho pa­ra fa­ci­li­tar la res­pi­ra­ción y se to­pó con una me­da­lla de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe. En­ton­ces dio la or­den: “Hay que lla­mar al con­su­la­do me­xi­cano”.

En­tre las per­te­nen­cias de An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do ha­bía una fo­to de su hi­jo, al­gu­nas mo­ne­das, una car­ta di­ri­gi­da al cón­sul Ar­tu­ro Pa­ni y, ti­ra­do más allá, el re­vól­ver que ha­bía sus­traí­do de la va­li­ja con la que José Vas­con­ce­los ha­bía lle­ga­do a Pa­rís unos días an­tes.

NNN

A An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do se le co­no­ce por ser hi­ja de Antonio Ri­vas Mer­ca­do, el ar­qui­tec­to que cons­tru­yó el Án­gel de la In­de­pen­den­cia, por ser me­ce­nas del gru­po Con­tem­po­rá­neos, y por ser la aman­te de José Vas­con­ce­los, el se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción que tu­vo un sue­ño: lle­var los clá­si­cos grie­gos a las co­mu­ni­da­des ru­ra­les de Mé­xi­co pa­ra que los anal­fa­be­tas apren­die­ran a leer; sin em­bar­go, se le ha es­ca­ti­ma­do su va­lor co­mo es­cri­to­ra y dra­ma­tur­ga.

La in­ves­ti­ga­do­ra Tay­de Acos­ta Ga­mas, es­tu­dio­sa de su vi­da y obra des­de ha­ce 20 años, aca­ba de pu­bli­car An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do. Obras (Si­glo XXI Edi­to­res/ Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra, 2018), un to­mo en dos vo­lú­me­nes que in­clu­ye cuen­to, tea­tro, ensayo, no­ve­la, cró­ni­ca, tra­duc­cio­nes, dia­rio y epis­to­la­rio.

Es un tra­ba­jo que ac­tua­li­za las apor­ta­cio­nes de obras an­te­rio­res co­mo An­to­nie­ta (1991), de Fa­bienne Bra­du, y los epis­to­la­rios en­tre An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do y Ma­nuel Rodríguez Lo­zano pu­bli­ca­dos por Isaac Ro­jas Rosillo en 1975 y 1981, y Luis Ma­rio Sch­nei­der, en 1987, ade­más de la no­ve­la A la som­bra del án­gel, de Kathryn S. Blair, nue­ra de An­to­nie­ta.

La obra de Tay­de Acos­ta Ga­mas sir­ve tam­bién pa­ra des­mon­tar al me­nos tres mi­tos.

1) An­to­nie­ta no fue la mo­de­lo del Án­gel de la In­de­pen­den­cia. En 1910 tie­ne ape­nas 10 años. La que en reali­dad po­só, so­lo pa­ra el ros­tro, fue su her­ma­na Ali­cia.

2) Nun­ca en­ca­be­zó ni aban­de­ró un mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta des­de la cam­pa­ña de Vas­con­ce­los, a la que se unió en 1928. No hay evi­den­cias en sus tex­tos ni era te­ma que es­tu­vie­ra en bo­ga en ese mo­men­to his­tó­ri­co.

3) No se gas­tó su for­tu­na en la cam­pa­ña pre­si­den­cial. Ayu­dó eco­nó­mi­ca­men­te a las as­pi­ra­cio­nes del ex se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción, pe­ro no fue un apo­yo sus­tan­cial­men­te ma­yor al que brin­dó al Gru­po Uli­ses, a Con­tem­po­rá­neos o a la fun­da­ción de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca.

NNN

Pa­ra dis­cul­par­se por el sui­ci­dio de An­to­nie­ta, el go­bierno me­xi­cano (no la Igle­sia) en­vió a No­tre Da­me una ima­gen de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, que fue co­lo­ca­da justo don­de es­ta­ba el Cris­to cru­ci­fi­ca­do ele­gi­do por la es­cri­to­ra pa­ra in­mo­lar­se.

Es ca­si na­tu­ral que gen­te que lle­ga de vi­si­ta a la ca­te­dral pa­ri­si­na in­ven­te un nue­vo mi­to al de­du­cir que An­to­nie­ta se sui­ci­dó fren­te a la ima­gen gua­da­lu­pa­na. En tan­to, en Mé­xi­co per­sis­te la idea de que fue el amor lo­co por Vas­con­ce­los lo que des­en­ca­de­nó su muer­te.

Fal­so. La in­ves­ti­ga­do­ra Acos­ta Ga­mas con­si­de­ra que en la de­ci­sión de qui­tar­se la vi­da in­flu­ye­ron más sus de­pre­sio­nes re­cu­rren­tes, la frus­tra­ción por la si­tua­ción po­lí­ti­ca en Mé­xi­co, la fal­ta de di­ne­ro (la fa­mi­lia ri­ca le ce­rró la lla­ve del di­ne­ro pa­ra obli­gar­la a re­gre­sar con su hi­jo se­cues­tra­do), pe­ro so­bre to­do su in­ca­pa­ci­dad pa­ra ga­ran­ti­zar al pe­que­ño Do­nald Antonio la vi­da de rico que ha­bía lle­va­do: co­le­gios pri­va­dos, vi­si­tas al Country Club, cla­ses de piano y es­gri­ma...

“Lo me­jor es que pa­se con su pa­dre”, Al­bert Blair, due­ño del frac­cio­na­mien­to Cha­pul­te­pec Heights, hoy co­no­ci­do co­mo las Lo­mas de Cha­pul­te­pec.

So­bre Vas­con­ce­los, An­to­nie­ta es­cri­bió en su dia­rio: “No me ne­ce­si­ta. Él mis­mo lo di­jo cuan­do ha­bla­mos lar­go la noche de nues­tro re­en­cuen­tro en es­ta ha­bi­ta­ción del ho­tel [en Pa­rís].

“—Di­me si de ver­dad, de ver­dad tienes ne­ce­si­dad de mí –le pre­gun­té.

“—Nin­gu­na al­ma ne­ce­si­ta de otra; na­die, ni hom­bre ni mu­jer, ne­ce­si­ta más que de Dios”.

NNN

Otro gran acier­to de An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do. Obras ra­di­ca en in­cluir de una vez por to­das a la es­cri­to­ra co­mo par­te del gru­po Con­tem­po­rá­neos.

¿Te has con­ver­ti­do en la ex­per­ta en An­to­nie­ta?, le pre­gun­to. “Son ca­si 20 años de in­ves­ti­ga­ción, pe­ro no me con­si­de­ro ex­per­ta. Qui­zá el va­lor de es­ta obra ra­di­ca en que he tra­ta­do de po­ner a An­to­nie­ta en su con­tex­to: los años vein­te y trein­ta del si­glo pa­sa­do, con su gru­po, los Con­tem­po­rá­neos (1928), an­tes lla­ma­do Gru­po Uli­ses (1926–1928)”.

Lan­zo otra pre­gun­ta: ¿por qué se iden­ti­fi­ca a los Con­tem­po­rá­neos so­lo con nue­ve au­to­res, to­dos hom­bres, por cier­to, y nun­ca se in­clu­ye a An­to­nie­ta? “Tie­ne que ver con la apa­ri­ción de la An­to­lo­gía de la Poe­sía Me­xi­ca­na Mo­der­na, pu­bli­ca­da en 1928, en la que par­ti­ci­pan esos nue­ve au­to­res: Jorge Cues­ta, José Go­ros­ti­za, Ro­ber­to Mon­te­ne­gro, Sal­va­dor No­vo, Ber­nar­do Or­tiz de Mon­te­llano, Gil­ber­to Owen, Carlos Pe­lli­cer, Jaime To­rres Bo­det y Xa­vier Vi­llau­rru­tia, aun­que so­lo el pri­me­ro fir­ma el li­bro. La de­ci­sión se to­ma por­que han ex­clui­do de su con­te­ni­do a Ma­nuel Gu­tié­rrez Ná­je­ra y ad­vier­ten la ola de crí­ti­cas que ven­drá. El tí­tu­lo apa­re­ce ba­jo el se­llo de Con­tem­po­rá­neos y por eso se les iden­ti­fi­ca así, aun­que ellos se au­to­nom­bra­ban Gru­po Uli­ses”.

De mo­do que en es­te tra­ba­jo reivin­di­cas a An­to­nie­ta co­mo par­te de los Con­tem­po­rá­neos, le pre­gun­to a Tay­de Acos­ta Ga­mas. “Quien lea am­bos vo­lú­me­nes co­no­ce­rá su obra: no­ve­la, cuen­to, cró­ni­ca, dra­ma­tur­gia, tra­duc­ción… y cons­ta­ta­rá que era una gran es­cri­to­ra. No era mu­sa de los Con­tem­po­rá­neos, fue me­ce­nas y uno más de ellos, en es­te ca­so la úni­ca mu­jer. Ade­más, siem­pre tu­vo el res­pe­to de otros per­so­na­jes: Al­fon­so Reyes, José Vas­con­ce­los y Pe­dro Hen­rí­quez Ure­ña. Mi in­te­rés con es­tos dos vo­lú­me­nes es que se lea a An­to­nie­ta. To­dos ha­bla­mos del mi­to, del sím­bo­lo, de la aman­te de Vas­con­ce­los, pe­ro no la leen. No hi­zo es­bo­zos de es­cri­to­ra, ni es­cri­bía por pa­sa­tiem­po. Era una au­to­ra ex­tra­or­di­na­ria, re­co­no­ci­da por in­te­lec­tua­les co­mo Fe­de­ri­co García Lor­ca, Vic­to­ria Ocam­po y Gabriela Mis­tral”.

An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do. Obras se pre­sen­ta el 18 de no­viem­bre en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes

An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do (se­gun­da de iz­quier­da a de­re­cha) con Fe­de­ri­co García Lor­ca (iz­quier­da) en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. 23 de oc­tu­bre de 1929.

Fo­tos: Ar­chi­vo Lau­ra García-Lor­ca de los Ríos/ Fun­da­ción Fe­de­ri­co García Lor­ca

José Vas­con­ce­los y An­to­nie­ta Ri­vas Mer­ca­do. Di­ciem­bre de 1929.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.