Es­pia­dos. Ayu­da de me­mo­ria/ I

Milenio Laguna - - Al Frente - HÉC­TOR AGUILAR CA­MÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

El nue­vo es­cán­da­lo de es­pio­na­je político de Mé­xi­co tie­ne raí­ces vie­jas. En el mes de agos­to del año 2001, ha­ce 16 años, pu­bli­qué en la co­lum­na He­chosy­ten­den­cias de la re­vis­ta Ne­xos un es­bo­zo de la si­tua­ción del es­pio­na­je pú­bli­co, seis me­ses des­pués de la pri­me­ra al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca de Mé­xi­co.

El tex­to lle­va­ba por tí­tu­lo “Los es­pia­do­res y los me­dios”. Creo que pue­de leer­se co­mo una des­crip­ción de lo que su­ce­de, agra­va­da­men­te, hoy. La de­mo­cra­cia no so­lo no ha re­suel­to el pro­ble­ma del go­bierno que es­pía ile­gal­men­te, sino que, con ayu­da los me­dios, lo ha mul­ti­pli­ca­do. La pri­me­ra par­te del tex­to di­ce así: “El es­pio­na­je te­le­fó­ni­co que co­no­ce­mos es un de­li­to pre­fe­ri­do de los ba­jos fon­dos de la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Lo pe­cu­liar de esos ba­jos fon­dos es que han es­ta­do siem­pre en la ci­ma del go­bierno, el cual du­ran­te dé­ca­das es­pió sis­te­má­ti­ca­men­te a sus ad­ver­sa­rios y a sus alia­dos.

“La no­ve­dad (de 2001) es que esos ma­te­ria­les, usa­dos antes pa­ra con­tro­lar, chan­ta­jear, ex­tor­sio­nar y an­ti­ci­par­se a las ac­cio­nes de los es­pia­dos, no son hoy mo­no­po­lio de la au­to­ri­dad, sino que pro­li­fe­ran por fue­ra del con­trol de és­ta.

“La otra no­ve­dad (2001) es que las con­ver­sa­cio­nes así gra­ba­das, se han vuel­to ma­te­rial co­ti­diano de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que los di­fun­den ale­gre­men­te.

“Rea­li­zar esas gra­ba­cio­nes es un de­li­to si no se ha­ce con pre­via au­to­ri­za­ción de un juez. En el Dis­tri­to Fe­de­ral tam­bién es un de­li­to gra­ve di­fun­dir­las, tal co­mo es­ta­ble­ce el ar­tícu­lo 211 bis de su Có­di­go Pe­nal: Aquien­re­ve­le,di­vul­gue ou­ti­li­cein­de­bi­da­men­te oen­per­jui­cio­deo­troin­for­ma­ció­noi­má­ge­nes ob­te­ni­da­se­nu­nain­ter­ven­ción­de co­mu­ni­ca­ción pri­va­da,se lea­pli­ca­rán­san­cio­nes­de10 a12 años de pri­sióny­de 300a600días de mul­ta.

“De mo­do que en ma­te­ria de es­pio­na­je te­le­fó­ni­co unos de­lin­quen des­de el sub­mun­do de las som­bras clan­des­ti­nas, en ser­vi­cio de in­tere­ses in­con­fe­sa­bles, y otros a la luz del día, al am­pa­ro de la li­ber­tad de ex­pre­sión. A unos es di­fí­cil ubi­car­los y cas­ti­gar­los, mien­tras que a los otros, que se iden­ti­fi­can por sí mis­mos, na­die los to­ca.

“Des­de lue­go el as­pec­to más preo­cu­pan­te es el des­con­trol que tie­nen las au­to­ri­da­des so­bre esa ac­ti­vi­dad que de­bie­ra es­tar re­ser­va­da, ba­jo una es­tric­ta re­gla­men­ta­ción, que tam­po­co exis­te, a las ta­reas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do”.

(Ma­ña­na: “Ayu­da de me­mo­ria. La com­pli­ci­dad de los me­dios”)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.