La mú­si­ca per­te­ne­ce a la gen­te, di­ce Sáinz Vi­lle­gas

La gui­ta­rra, se­gún el pres­ti­gia­do in­tér­pre­te es­pa­ñol, “se con­vier­te en el ins­tru­men­to pa­ra trans­mi­tir las iden­ti­da­des mu­si­ca­les de ca­da re­gión y ca­da país”

Milenio Laguna - - Fronteras - Xa­vier Qui­rar­te/ Mé­xi­co

Hay imá­ge­nes po­de­ro­sas que pue­den cam­biar el des­tino. Co­mo cuan­do Pa­blo Sáinz Vi­lle­gas vio en el te­le­vi­sor en blan­co y ne­gro de sus pa­dres al gui­ta­rris­ta An­drés Se­go­via en La Rio­ja, Es­pa­ña: “Ten­dría cin­co o seis años, y en el te­le­vi­sor es­ta­ba es­te hom­bre, an­ciano ya, con los de­dos gor­dos to­can­do la gui­ta­rra. Eso me cau­só una gran im­pre­sión”, di­ce el aho­ra con­cer­tis­ta in­ter­na­cio­nal.

En en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca, Sáinz Vi­lle­gas di­ce que des­de “ese mo­men­to má­gi­co” es­ta­ble­ció “una co­ne­xión con el ins­tru­men­to, con al­go que so­lo la gui­ta­rra po­día ofre­cer­me. Esos fue­ron los co­mien­zos, a mo­do de jue­go. La pri­me­ra vez que sa­lí a los es­ce­na­rios, a los sie­te años, de­fi­nió mi vi­da. Fue la pri­me­ra oca­sión en la que com­par­tí la mú­si­ca con la gen­te, que es cuan­do real­men­te se com­ple­ta el círcu­lo crea­ti­vo que es el com­po­si­tor, el in­tér­pre­te y el pú­bli­co. Sen­tí una luz ma­ra­vi­llo­sa cuan­do to­qué pa­ra el pú­bli­co, de­fi­nió lo que iba a ser mi ca­rre­ra y mi des­tino”. Pre­mio de las Ar­tes de la Rio­ja, Pre­mio Se­go­via y Me­da­lla de Oro en el Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Ch­ris­top­her Par­ke­ring, en­tre otras dis­tin­cio­nes, lo mis­mo ha gra­ba­do los clá­si­cos de la gui­ta­rra es­pa­ño­la, que tan­go, mú­si­ca con­tem­po­rá­nea y de com­po­si­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Su dis­co más re­cien­te in­clu­ye tres obras de Joa­quín Ro­dri­go, in­clui­do el Con­cier­to deA­ran­juez. Co­mo solista de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Mi­ne­ría, el gui­ta­rris­ta in­ter­pre­ta­rá es­ta obra ma­ña­na a las 20:00, y el domingo las 12:00 en la Sa­la Ne­zahual­có­yotl del Cen­tro Cul­tu­ral Uni­ver­si­ta­rio. Sáinz Vi­lle­gas afir­ma que la gui­ta­rra “es­tá muy vin­cu­la­da a una cul­tu­ra y a un país que es Es­pa­ña. El he­cho de que yo soy es­pa­ñol tam­bién me co­nec­ta con es­ta par­te de las raí­ces del ins­tru­men­to y su víncu­lo con la tra­di­ción de la mú­si­ca es­pa­ño­la. Es un me­dio muy có­mo­do pa­ra mí cuan­do to­co re­per­to­rio es­pa­ñol: Al­bé­niz, Gra­na­dos y Ro­dri­go, y es par­te de lo que soy. Aun así, la gui­ta­rra le per­te­ne­ce tan­to a las Amé­ri­cas co­mo a Es­pa­ña, se con­vier­te en el ins­tru­men­to pa­ra trans­mi­tir las iden­ti­da­des mu­si­ca­les de ca­da re­gión y ca­da país”.

Por su ver­sa­ti­li­dad, agre­ga el mú­si­co, “aho­ra la gui­ta­rra prác­ti­ca­men­te apa­re­ce en ca­si to­dos los es­ti­los mu­si­ca­les, des­de el pop y el rock has­ta el fla­men­co, el clá­si­co, el blues, el jazz y otros. Eso le con­fie­re un lu­gar úni­co y es­pe­cial. Pa­ra mí es de gran emo­ción ser cons­cien­te de es­ta ver­sa­ti­li­dad de la gui­ta­rra y ex­plo­rar la re­la­ción en­tre la mú­si­ca clá­si­ca y la mú­si­ca de la ca­lle, que es don­de se sien­te muy có­mo­da”.

El mú­si­co ha to­ca­do el Con­cier­to­deA­ran­juez du­ran­te tan­tos años que, ase­gu­ra, “es par­te in­di­so­lu­ble de lo que soy co­mo ar­tis­ta. En cier­ta ma­ne­ra, ca­da vez que lo to­co com­par­to no so­lo una par­te del men­sa­je y la ex­pre­sión del maes­tro Ro­dri­go, sino tam­bién la ex­pre­sión y la cul­tu­ra de un pue­blo, Es­pa­ña, y mi pro­pia re­la­ción con es­ta obra. Ca­da vez que sal­go al escenario, el he­cho de que se to­ca con una or­ques­ta y con un di­rec­tor siem­pre me tie­ne ávi­do de que sea una ex­plo­ra­ción úni­ca pa­ra encontrar jun­tos la ma­gia que hay en­tre las no­tas. El he­cho de que to­do mun­do co­noz­ca la pie­za ni le da ni le qui­ta; la gen­te le da esa po­pu­la­ri­dad y es en­ton­ces cuan­do la mú­si­ca le per­te­ne­ce a la gen­te”.

PAUL WAGTOUICZ

Se pre­sen­ta­rá sá­ba­do y domingo con la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Mi­ne­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.