Me­mo­ria prehis­tó­ri­ca del his­to­ria­dor Ál­va­ro Ma­tu­te (1943-2017)

Milenio Laguna - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

Re­cuer­do a Ál­va­ro Ma­tu­te co­mo qui­zá no lo re­cuer­da na­die, en una fies­ta de los años 60 don­de su ma­dre Es­te­la, in­fa­ti­ga­ble y ex­tro­ver­ti­da crí­ti­ca de ci­ne, deam­bu­la­ba ale­gran­do las con­ver­sa­cio­nes de maes­tros y alum­nos de la es­cue­la de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la UNAM, en­tre ellos Pa­blo Gon­zá­lez Ca­sa­no­va, Víc­tor Flo­res Olea, En­ri­que Gon­zá­lez Pe­dre­ro, y sus me­mo­ra­bles mu­je­res de en­ton­ces, Na­ta­cha Hen­rí­quez Lom­bar­do, Mer­ce­des Pas­cual y Ju­lie­ta Cam­pos.

Re­cuer­do a Ál­va­ro Ma­tu­te se­mi­es­con­di­do en una es­qui­na de la fies­ta, fu­man­do y mi­ran­do con ojos ar­dien­tes y la­bios tar­ta­mu­dos lo que su­ce­día fren­te a él, en torno de él, se­du­ci­do y abru­ma­do por la abun­dan­cia de la fies­ta.

Pa­re­cía ur­gi­do de ha­blar, ávi­do de un in- ter­lo­cu­tor con el cual cam­biar sus si­len­cios. Por unos mo­men­tos fui ese in­ter­lo­cu­tor, yo, que ve­nía vi­ca­ria­men­te a la fies­ta, lle­va­do y aban­do­na­do por mi her­ma­na.

Mi her­ma­na se sol­tó de mi com­pa­ñía ape­nas al en­trar pa­ra per­der­se en el tu­mul­to de sus ami­gos, de­ján­do­me so­lo en me­dio del llano don­de el úni­co ros­tro co­no­ci­do pa­ra mí, pues lo ha­bía co­no­ci­do en fiestas an­te­rio­res, era Ál­va­ro Ma­tu­te, so­li­ta­rio en la mul­ti­tud.

Creo que no ha­blé na­da con Ál­va­ro. El in­ter­cam­bio de mi­ra­das in­cen­dia­das y ab­sor­tas fue nues­tra con­ver­sa­ción esa no­che.

Le cos­ta­ba tra­ba­jo ha­blar en­ton­ces, lo mis­mo que a mí. No ha­bla­ba con fa­ci­li­dad so­bre lo que pa­sa­ba ante sus ojos. Sus ojos ha­bla­ban por él. Mi­ra­ba to­do con un si­len­cio ilu­mi­na­do y aten­to.

Creo que en la es­ce­na de aque­lla fies­ta prehis­tó­ri­ca es­ta­ba ya to­do lo que iba a ser el his­to­ria­dor Ál­va­ro Ma­tu­te, una mi­ra­da aten­ta, ar­dien­te y con­te­ni­da so­bre la fies­ta desor­bi­ta­da que nos ro­dea, la fies­ta de la his­to­ria.

Ál­va­ro Ma­tu­te ha muer­to an­te­ayer, en me­dio de una pro­lí­fi­ca y se­re­na obra co­mo his­to­ria­dor y pro­fe­sor.

Su es­tir­pe fue la de sus maes­tros, Eduar­do Blan­quel y Ed­mun­do O’Gor­man, y su ta­lan­te aquel que Bor­ges pre­di­ca­ba de Pe­dro Hen­rí­quez al con­ce­der “el in­me­dia­to ma­gis­te­rio de su pre­sen­cia”.

Leí ci­ta­do es­tos días, en un li­bro de Mi­chael Wood so­bre Na­bo­kov, un pa­sa­je don­de Cor­tá­zar di­ce que uno em­pie­za a mo­rir cuan­do se mue­ren sus con­tem­po­rá­neos.

Tie­ne ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.