El sis­mo que vie­ne/ IV (no­so­tros)

Milenio Laguna - - Al Frente -

Pa­san los días y la nue­va nor­ma­li­dad se va aco­mo­dan­do en­tre no­so­tros.

En Oa­xa­ca y Chia­pas, don­de la si­tua­ción ya era preo­cu­pan­te an­tes de los sis­mos, hoy es de de­s­es­pe­ran­za.

Vi­vo en un país en que el go­bierno pi­de a los ciu­da­da­nos que do­nen lo­nas y lá­pi­ces de co­lo­res, no bromeo, y los ha­bi­tan­tes de Ju­chi­tán tie­nen que ha­cer ho­ras de co­las pa­ra te­ner una, y pro­te­ger­se de la llu­via mien­tras duer­men en la ca­lle. Otros, tam­bién me­xi­ca­nos, se con­vo­can en la co­lo­nia Con­de­sa pa­ra dar­se abra­zos, y en las re­des so­cia­les, que do­mi­nan, los jó­ve­nes ur­ba­nos me­xi­ca­nos se si­guen ce­le­bran­do por­que di­cen que ellos hi­cie­ron que la so­li­da­ri­dad fue­ra po­si­ble. “Mi­llen­nials Mo­vien­do a Mé­xi­co (MMM)”, se lee en una foto que cir­cu­la en Ins­ta­gram.

Se­ma­na y me­dia des­pués del sis­mo, la emer­gen­cia se va con­vir­tien­do en cri­sis, y to­do ese enor­me es­pí­ri­tu me­xi­cano que au­to­ce­le­bra­mos con las mis­mas ga­nas que ayu­da­mos, esa so­li­da­ri­dad que pen­sa­mos, creo que sin ra­zón, úni­ca en el mundo, co­mien­za a aso­mar al­gu­nas grie­tas.

El en­tu­sias­mo nun­ca lle­gó a Lo­mas Es­tre­lla, a unos ki­ló­me­tros de la co­lo­nia Ro­ma; se ali­via­na­ron las bron­cas de Graco por­que po­cos vol­vie­ron a Mo­re­los, en co­mu­ni­da­des más pe­que­ñas no lle­ga­ron ni go­bier­nos ni mu­chos vo­lun­ta­rios; de Xo­chi­mil­co nos ol­vi­da­mos to­dos un par de días y aho­ra la gen­te no tie­ne na­da, y qué de­cir de Oa­xa­ca o Chia­pas y al­gu­nas zo­nas de Gue­rre­ro y Pue­bla o la fron­te­ra del Es­ta­do de Mé­xi­co y Mo­re­los, don­de el desas­tre na­tu­ral se unió al desas­tre so­cial.

Lo vi­ví en 1985 y lo he vis­to es­tos días: la in­men­sa ener­gía y vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos, pe­ro tam­bién la na­tu­ral in­efi­cien­cia de la or­ga­ni­za­ción es­pon­tá­nea.

Creo, co­mo lo di­ce Héc­tor Agui­lar Ca­mín, que el sis­mo que vie­ne no tie­ne que ser una fa­ta­li­dad. Y por eso he es­cri­to es­ta se­ma­na de nue­vos es­que­mas fi­nan­cie­ros pa­ra la pro­tec­ción, de nue­vos es­que­mas de su­per­vi­sión en la cons­truc­ción, de uti­li­zar to­do el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co dis­po­ni­ble en ac­tua­li­za­ción de le­yes, nor­mas, re­gla­men­tos y po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra zo­nas de ries­go…

Y, por qué no, pen­sar en la cons­truc­ción de or­ga­ni­za­cio­nes de vo­lun­ta­rios pa­ra que es­tén me­jor pre­pa­ra­dos, que ten­gan pro­to­co­los, en­tre­na­mien­to, pla­nes y ro­les es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da uno, pa­ra ca­da ne­ce­si­dad, coor­di­na­dos a la ho­ra de la emer­gen­cia. Exis­ten en otros paí­ses.

Es un com­pro­mi­so se­rio y a lar­go pla­zo, que tie­ne lu­gar pa­ra los es­pon­tá­neos y los or­ga­ni­za me­jor.

Con las víc­ti­mas, siem­pre, las víc­ti­mas, en el cen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.