Sis­mos: ya ha­brá tiem­po de re­zar

Milenio Laguna - - Al Frente -

Un per­so­na­je de Gar­cía Már­quez, aca­so el pro­pio Si­món Bo­lí­var en

se la­men­ta de que al me­nos a sus fa­mi­lia­res les que­da el con­sue­lo de Dios, el úl­ti­mo re­cur­so an­te la fa­ta­li­dad, pe­ro él se sa­be con­de­na­do de an­te­mano a afron­tar la muer­te sin esa es­pe­ran­za. Hoy, an­te la tra­ge­dia que nos azo­ta por hu­ra­ca­nes, te­rre­mo­tos y desas­tres ata­dos a la co­rrup­ción, la so­cie­dad me­xi­ca­na, tan cre­yen­te en di­vi­ni­da­des, de­be abs­te­ner­se un ra­to de de­jar to­do en ma­nos in­vi­si­bles y ha­cer la ta­rea que le co­rres­pon­de a ca­da uno en la re­cons­truc­ción.

Ade­más de la na­tu­ral es­pe­ra a que au­to­ri­da­des de go­bierno ha­gan su la­bor pa­ra fi­na­li­zar con la re­cu­pe­ra­ción de cuer­pos, re­mo­ción de es­com­bros, ela­bo­ra­ción de dic­tá­me­nes es­truc­tu­ra­les y en­tre­ga de los apo­yos con­si­de­ra­dos pa­ra es­tas emer­gen­cias, ca­da quien des­de su es­pa­cio de­be­rá de­jar pa­ra sus mo­men­tos de so­le­dad y de reunio­nes re­li­gio­sas ese há­bi­to de car­gar­le a Dios el por­ve­nir y hay que po­ner­se a tra­ba­jar, por­que hay mu­cho que ha­cer.

La vuel­ta a cla­ses con­ti­núa su pro­gra­ma es­ca­lo­na­do y si bien es en­ten­di­ble la de­ses­pe­ra­ción de mu­chas fa­mi­lias por la apa­ren­te pa­rá­li­sis de los es­tu­dios, siem­pre se­rá me­jor aguar­dar a que los ex­per­tos cer­ti­fi­quen las óp­ti­mas con­di­cio­nes de los plan­te­les pú­bli­cos y pri­va­dos an­tes que to­mar de­ci­sio­nes que pon­gan en ries­go a los ni­ños. To­dos sa­be­mos que los me­no­res en ca­sa en­tre se­ma­na se con­vier­ten pa­ra mu­chas fa­mi­lias en un au­tén­ti­co pro­ble­ma lo­gís­ti­co, pe­ro la au­to­ri­dad es­co­lar no de­be ce­der y sí ase­gu­rar­se de que to­das las ins­ta­la­cio­nes edu­ca­ti­vas ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad de los chi­cos. Que no vuel­va un so­lo es­tu­dian­te a un au­la in­se­gu­ra.

Otros que de­be­rán ha­cer el do­ble o tri­ple de lo que has­ta hoy ha­bían ofre­ci­do son las agen­cias del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y las en­ti­da­des su­per­vi­so­ras en el ám­bi­to in­mo­bi­lia­rio, pues las omi­sio­nes y de­frau­da­cio­nes a com­pra­do­res de vi­vien­da que­da­ron ex­pues­tas al des­plo­mar­se edi­fi­cios con uno, dos o tres años de vi­da, ex­hi­bien­do la vo­ra­ci­dad de em­pre­sas ven­de­do­ras y cons­truc­to­ras su­ma­da a la co­rrup­ción de ins­tan­cias ve­ri­fi­ca­do­ras de go­bierno. Un coc­tel mo­lo­tov.

De­cía Cio­ran que hay mu­chas nu­bes en­tre el cie­lo y no­so­tros. Es de­cir, a dar­le, por­que no bas­ta con la ayu­da de allá arri­ba, des­de don­de quién sa­be si nos vean. Ya ha­brá tiem­po de re­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.