Des­pués de la emer­gen­cia

El ba­lan­ce del pri­mer mo­men­to re­ve­la que se ha apren­di­do de tra­ge­dias pa­sa­das, con ma­yor cla­ri­dad en el Va­lle de Mé­xi­co. La si­tua­ción des­gra­cia­da­men­te pa­re­ce di­fe­ren­te en las zo­nas re­mo­tas del país afec­ta­das por los tem­blo­res

Milenio Laguna - - Al Frente - LIÉBANO SÁENZ http://twit­ter.com/lie­bano

Tan­to pa­ra op­ti­mis­tas co­mo pa­ra pe­si­mis­tas, es muy tem­prano pa­ra in­fe­rir lo que vie­ne des­pués del tem­blor. Lo desea­ble no es ne­ce­sa­ria­men­te lo que ha­brá de ocu­rrir, aun­que tam­po­co el fa­ta­lis­mo es pre­vi­si­ble. Co­mo quie­ra que sea, por sus efec­tos, el fe­nó­meno sí da pa­ra pen­sar que pue­de ser el ace­le­ra­dor pa­ra lle­gar a un ne­ce­sa­rio pun­to de in­fle­xión. El te­ma va más allá de la vi­sión su­per­fi­cial que se cen­tra en la eva­lua­ción de au­to­ri­da­des, o de su im­pac­to en las in­ten­cio­nes de vo­to; la cues­tión de fon­do es si el tem­blor y su se­cue­la tie­nen el po­ten­cial pa­ra im­pac­tar en el áni­mo so­cial. De ocu­rrir es­to, mu­chos otros efec­tos ha­brían de ge­ne­rar­se, no so­lo en la po­lí­ti­ca, sino en los tér­mi­nos de con­vi­ven­cia y de la re­la­ción de las per­so­nas y sus au­to­ri­da­des.

A los sis­mos de 1985 se les asig­na el pa­pel de agen­te cau­sal en la trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca del país. En mi opi­nión, no es que es­tos he­chos de la na­tu­ra­le­za sean de­to­na­dor o pun­to de par­ti­da de los cam­bios que ha ex­pe­ri­men­ta­do el país, en realidad son even­tos con­cu­rren­tes que irrum­pen e in­flu­yen en lo que ya ve­nía acon­te­cien­do. Al­go se­me­jan­te fue el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de 1968. Lo cier­to es que por su vi­si­bi­li­dad lle­gan a ser re­fe­ren­tes sim­bó­li­cos del cam­bio de ré­gi­men y su de­mo­cra­ti­za­ción.

¿Qué im­pac­to po­drían te­ner, di­rec­to o in­di­rec­to, los sis­mos re­cien­tes? Lo pri­me­ro que hay que des­ta­car es que, a di­fe­ren­cia del pa­sa­do, en es­te ca­so las au­to­ri­da­des has­ta el mo­men­to han te­ni­do una ac­tua­ción me­jor y bas­tan­te más opor­tu­na, es­pe­cial­men­te el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, aun­que los man­da­ta­rios lo­ca­les se han vis­to des­di­bu­ja­dos o han es­ta­do ba­jo cues­tio­na­mien­tos; el desem­pe­ño de las fuer­zas ar­ma­das ha ad­qui­ri­do el ma­yor re­lie­ve y con­fir­ma en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo el com­pro­mi­so de las ins­ti­tu­cio­nes con el país en los mo­men­tos más di­fí­ci­les de la po­bla­ción.

El sec­tor so­cial y los ciu­da­da­nos, así co­mo el em­pre­sa­ria­do, han mos­tra­do com­pro­mi­so y ca­pa­ci­dad de res­pues­ta. El ba­lan­ce del pri­mer mo­men­to, el de la emer­gen­cia, re­ve­la que se ha apren­di­do de tra­ge­dias pa­sa­das, con ma­yor cla­ri­dad en el Va­lle de Mé­xi­co. La si­tua­ción des­gra­cia­da­men­te pa­re­ce di­fe­ren­te en las zo­nas re­mo­tas del país afec­ta­das por los tem­blo­res, qui­zá por la po­bre­za, las li­mi­ta­cio­nes lo­ca­les y las di­fi­cul­ta­des pro­pias de la geo­gra­fía.

Tam­bién hay que ad­ver­tir el cam­bio en los há­bi­tos in­for­ma­ti­vos. La te­le­vi­sión ha de­ja­do de te­ner el im­pac­to del pa­sa­do por co­ber­tu­ra y cre­di­bi­li­dad, aun­que per­sis­te co­mo un me­dio im­por­tan­te. El des­plie­gue in­for­ma­ti­vo ha si­do en­co­mia­ble. La pre­sen­cia de las re­des es sig­ni­fi­ca­ti­va y allí ocu­rre de to­do, crítica, en­ga­ño y tam­bién la opor­tu­ni­dad de in­for­ma­ción ve­raz y en tiem­po real, ade­más de la in­ter­ac­ción que va con­for­man­do una per­cep­ción com­par­ti­da don­de se en­tre­ve­ra ra­zón y emo­ción. Los ru­mo­res y la ma­la en­tra­ña que abun­dan en es­tos es­pa­cios no in­va­li­dan la va­lio­sa apor­ta­ción de las re­des so­cia­les.

Un as­pec­to que ha­ce que co­bre fuer­za la idea del efec­to so­cial y po­lí­ti­co de los sis­mos es el lu­gar don­de ma­yor im­pac­to tu­vo: el sur y el cen­tro del país. Un ma­pa de den­si­dad de­mo­grá­fi­ca, de vo­la­ti­li­dad elec­to­ral y del des­con­ten­to so­cial mos­tra­rá la coin­ci­den­cia con la zo­na de im­pac­to. De allí que la se­cue­la del sis­mo en cuan­to a áni­mo o hu­mor so­cial sí ten­dría co­mo pro­ba­ble efec­to el mo­di­fi­car las coor­de­na­das pre­vias a sep­tiem­bre. La ac­ti­tud an­ti­sis­te­ma que exis­te en es­ta zo­na po­dría te­ner ma­ti­ces im­por­tan­tes o bien acen­tuar­se, se­gún la evo­lu­ción del áni­mo so­cial.

De he­cho, na­da hay que ga­ran­ti­ce que un cam­bio de per­cep­ción y de pre­dis­po­si­ción de­ri­va­do del desas­tre na­tu­ral per­sis­ta a lo lar­go del tiem­po. Sí sa­be­mos des­de aho­ra que ha des­di­bu­ja­do mu­chos de los te­mas pre­vios al even­to. De he­cho, la re­cons­truc­ción plan­tea re­tos desafian­tes pa­ra to­dos, y una vez pa­sa­do el te­mor, la crítica o la in­dig­na­ción, pue­den co­brar re­lie­ve si no hay una res­pues­ta ins­ti­tu­cio­nal o si se reite­ra el áni­mo de sos­pe­cha so­bre la co­rrup­ción o la in­di­fe­ren­cia gu­ber­na­men­tal. Co­mo tal, des­de el pun­to de vis­ta de las au­to­ri­da­des y del par­ti­do go­ber­nan­te, lo que vie­ne pue­de ad­ver­tir­se co­mo opor­tu­ni­dad o co­mo ame­na­za, se­gún la ac­ción por de­lan­te.

La res­pues­ta a la emer­gen­cia es cru­cial y se ha ac­tua­do con opor­tu­ni­dad, sen­si­bi­li­dad y me­su­ra. Sin em­bar­go, la re­cons­truc­ción se plan­tea en una ló­gi­ca di­fe­ren­te; el es­cru­ti­nio es más ri­gu­ro­so, tam­bién lo es el pre­jui­cio y más aquel que tie­ne mo­ti­va­cio­nes elec­to­ra­les. Por eso des­de aho­ra es re­co­men­da­ble el ob­je­ti­vo de acre­di­tar a las ins­ti­tu­cio­nes, con un es­que­ma in­clu­yen­te, trans­pa­ren­te y de con­trol ri­gu­ro­so del pro­ce­so de re­cons­truc­ción, pa­ra que la eta­pa sub­si­guien­te le dé con­ti­nui­dad al áni­mo ma­yo­ri­ta­ria­men­te po­si­ti­vo de­ri­va­do de es­tos días.

En el mar­co de la cri­sis, el fi­nan­cia­mien­to de los par­ti­dos ha es­ta­do en el ban­qui­llo y se ha abier­to un de­ba­te que mues­tra la car­ga ci­vil hos­til al sis­te­ma de par­ti­dos y la in­ca­pa­ci­dad de és­tos pa­ra res­pon­der de ma­ne­ra ra­zo­na­ble y con lealtad al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Es ex­pli­ca­ble el pe­so del des­con­ten­to con los par­ti­dos fren­te a la pro­xi­mi­dad del pro­ce­so elec­to­ral. Sin em­bar­go, es­te con­tex­to es el me­nos ade­cua­do pa­ra un de­ba­te ra­zo­na­do y vi­sio­na­rio so­bre el cam­bio que de­bie­ra te­ner el ré­gi­men de pre­rro­ga­ti­vas a las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas.

En el ba­lan­ce pre­li­mi­nar po­de­mos sin­te­ti­zar que los desas­tres na­tu­ra­les mo­di­fi­can o acen­túan las con­di­cio­nes pre­vias; tam­bién, que las ins­ti­tu­cio­nes y quie­nes las con­du­cen re­co­bran una ma­yor vi­si­bi­li­dad y son ex­pues­tas en su sen­ti­do de efi­ca­cia. Que de es­tos sis­mos ha sur­gi­do una nue­va ac­ti­tud de en­ten­di­mien­to y de co­rres­pon­sa­bi­li­dad, así co­mo de con­fian­za en no­so­tros mis­mos y res­pec­to al fu­tu­ro. Lo que no que­da cla­ro es la per­ma­nen­cia o el sen­ti­do de la evo­lu­ción de tal sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo. De per­sis­tir lo que es­ta­mos iden­ti­fi­can­do, es se­gu­ro que obli­ga­rá a au­to­ri­da­des y par­ti­dos a un cam­bio en la ma­ne­ra de ac­tuar an­te el nuevo áni­mo so­cial.

Na­da, sin em­bar­go, es­tá ga­ran­ti­za­do, pe­ro por for­tu­na hay una his­to­ria de an­te­ce­den­tes, de preo­cu­pa­cio­nes, de an­he­los co­lec­ti­vos y de es­fuer­zos pre­vios pa­ra ha­cer­los realidad que se­gu­ra­men­te ha­brán de de­fi­nir el sen­ti­do y la pro­fun­di­dad del cam­bio.

La ac­ti­tud an­ti­sis­te­ma que exis­te en es­ta zo­na po­dría te­ner ma­ti­ces im­por­tan­tes o bien acen­tuar­se

JOR­GE GON­ZÁ­LEZ

Re­mo­ción de es­com­bros en el Mul­ti­fa­mi­liar Tlal­pan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.