El otro sis­mo

Milenio Laguna - - Al Frente - HUGO GAR­CÍA MI­CHEL http://twi­ter/hual­ga­mi

Tam­bién fue de gran mag­ni­tud e in­ten­si­dad. Tam­bién de­rri­bó y de­jó agrie­ta­das di­ver­sas es­truc­tu­ras. Tam­bién cam­bió la vi­da de mu­chos y tam­bién —no po­día ser de otra ma­ne­ra— de­jó a va­rios con los efec­tos post­trau­má­ti­cos an­te la vio­len­ta sa­cu­di­da.

Fue el otro sis­mo, el otro tem­blor, el te­rre­mo­to que cim­bró a la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na y que tie­ne a tan­tos en el mie­do, en la con­fu­sión, en la in­cer­ti­dum­bre más ab­so­lu­ta.

Has­ta an­tes del pa­sa­do mar­tes 19 de sep­tiem­bre, las co­sas pa­re­cían más o me­nos es­ta­bles, más o me­nos pre­de­ci­bles. Aho­ra to­do cam­bió y no sa­be­mos cuá­les se­rán las con­se­cuen­cias de aquí a ju­lio del año pró­xi­mo.

Un ejem­plo lo te­ne­mos en las elec­cio­nes pa­ra la gu­ber­na­tu­ra de la Ciu­dad de Mé­xi­co ( por lo que más quie­ran no qui­ten ese “la”, no de­rri­ben ese be­llo y fe­me­nino ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do an­tes de la pa­la­bra Ciu­dad). Mu­chos ya da­ban por he­cho que la vir­tual can­di­da­ta de Mo­re­na, Clau­dia Shein­baum, se­ría la se­gu­ra ga­na­do­ra. No obs­tan­te, des­pués de lo su­ce­di­do en la es­cue­la En­ri­que Réb­sa­men y las crí­ti­cas que le han llo­vi­do, la aún de­le­ga­da de Tlal­pan se ha mos­tra­do errá­ti­ca, ner­vio­sa, des­en­ca­ja­da, in­clu­so vul­ne­ra­ble. ¿Có­mo se tra­du­ci­rá eso en la men­te de los vo­tan­tes ca­pi­ta­li­nos, in­clui­dos los del vo­to du­ro de Mo­re­na? ¿De qué ma­ne­ra la ata­ca­rán sus opo­nen­tes de los otros par­ti­dos ya en la cam­pa­ña? ¿Con­si­de­ra­rá Ló­pez Obra­dor cam­biar­la o se afe­rra­rá a man­te­ner­la? Pron­to lo sa­bre­mos, pe­ro de que do­ña Clau­dia que­dó to­ca­da, no ca­be du­da.

Sin em­bar­go, no es la úni­ca. To­da la cla­se po­lí­ti­ca se ha vis­to tras­to­ca­da por el sis­mo, en es­pe­cial los par­ti­dos po­lí­ti­cos que no ati­nan qué ha­cer con los di­ne­ros que les to­can en el nuevo pre­su­pues­to.

La gue­rra su­cia de las pró­xi­mas cam­pa­ñas con­ver­ti­rá al re­cien­te te­rre­mo­to en una de las prin­ci­pa­les ar­mas pa­ra las­ti­mar al ri­val. Al­gu­nos po­lí­ti­cos sa­ca­rán pro­ve­cho de la tra­ge­dia y otros su­fri­rán lo in­de­ci­ble. Son los da­ños del otro sis­mo, del te­rre­mo­to que nos pu­so a re­tem­blar y que mos­tró las pro­fun­das fi­su­ras es­truc­tu­ra­les de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co.

JE­SÚS QUINTANAR

Co­le­gio En­ri­que Réb­sa­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.