Lu­cía, de 36 años,

No tie­ne un so­lo ras­pón, las to­ne­la­das de ce­men­to que ca­ye­ron del in­mue­ble de seis pi­sos de la ca­lle Álvaro Obre­gón, de ma­ne­ra in­creí­ble, no la to­ca­ron

Milenio Laguna - - México -

Al mo­men­to de su res­ca­te Lu­cía Za­mo­ra son­reía co­mo si no hu­bie­ra es­ta­do 36 ho­ras ba­jo los es­com­bros del edi­fi­cio de Álvaro Obre­gón 286, en la co­lo­nia Ro­ma.

El mo­men­to que­dó con­ge­la­do en la fo­to que to­mó uno de sus res­ca­tis­tas. Se le ve lle­na de pol­vo, con el ca­be­llo al­bo­ro­ta­do, pe­ro es­bo­zan­do una inau­di­ta son­ri­sa pa­ra lo que aca­ba­ba de vi­vir.

“Me ja­la­ron por un par de bo­que­tes que ha­bían ca­va­do, me de­cían: es­tás afue­ra, es­tás afue­ra. Vol­tea. Fue la pri­me­ra vez que vi la luz na­tu­ral y creo que esa es la ra­zón de mi son­ri­sa”.

Lu­cía no tie­ne un so­lo ras­pón. Las to­ne­la­das de ce­men­to que ca­ye­ron del edi­fi­cio de seis pi­sos, de ma­ne­ra in­creí­ble, no la to­ca­ron.

“A ve­ces no lo pue­do creer. Me ca­yó un edi­fi­cio en­ci­ma y no me pa­só na­da. Has­ta mis lentes sa­lie­ron in­tac­tos. Al mo­men­to del im­pac­to se me ca­ye­ron pe­ro mi­ra, es­tán co­mo nue­vos”, co­men­ta.

A Lu­cía el sis­mo de mag­ni­tud 7.1 la sor­pren­dió en el ter­cer pi­so del in­mue­ble don­de tra­ba­ja­ba. Ape­nas tu­vo tiem­po de co­rrer ha­cia las es­ca­le­ras de emer­gen­cia.

“Ya íba­mos en­ca­mi­nán­do­nos a la sa­li­da de emer­gen­cia cuan­do veo có­mo se des­plo­ma el te­cho. Me lle­vo las ma­nos a la ca­be­za y fue cues­tión de se­gun­dos cuan­do me vi ya ahí en­te­rra­da”.

En to­tal os­cu­ri­dad, la jo­ven mer­ca­dó­lo­ga de 36 años in­ten­ta­ba res­pi­rar, pe­ro sus pul­mo­nes so­lo se lle­na­ban de pol­vo. Sus ma­nos so­lo to­ca­ban es­com­bros y vi­drios. Di­ce que sen­tía la lo­sa a unos cen­tí­me­tros de su ca­ra.

“La os­cu­ri­dad era ate­rra­do­ra, no sé có­mo des­cri­bir­la, no se veía ab­so­lu­ta­men­te na­da. Lo que creo pro­fun­da­men­te es que si hu­bie­ra da­do me­dio pa­so ade­lan­te o ha­cia atrás, me hu­bie­ra muer­to”.

Mien­tras Lu­cía in­ten­ta­ba en­ten­der qué pa­sa­ba en el re­du­ci­do es­pa­cio en el que se en­con­tra­ba, de­ce­nas de ci­vi­les y res­ca­tis­tas de di­fe­ren­tes agru­pa­cio­nes lle­ga­ban al lu­gar. Pa­sa­ron 30 ho­ras pa­ra que la en­con­tra­ran y seis más pa­ra que pu­die­ran res­ca­tar­la.

“¡Te­ne­mos tres so­bre­vi­vien­tes más! Aquí es­tán los nom­bres: Pau­li­na Gómez, Isaac Ayala y Lu­cía Za­mo­ra”, gri­ta­ba un res­ca­tis­ta.

Pa­ra sa­car­la de lo que que­dó del ter­cer pi­so del edi­fi­cio, tu­vie­ron que La jo­ven es­tu­vo 36 ho­ras ba­jo los es­com­bros. “Cuan­do me es­ta­ban sa­can­do bro­mea­ban, me di­je­ron que les de­be­ría una co­mi­da” ca­var un ho­yo de más de 5 me­tros de pro­fun­di­dad. Lu­cía cuen­ta que sus cons­tan­tes gri­tos y la luz de su ce­lu­lar fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra que pu­die­ran en­con­trar­la.

En 36 ho­ras no durmió na­da. Sa­bía que te­nía que es­tar aler­ta. Cual­quier rui­do que es­cu­cha­ba le da­ba es­pe­ran­za.

“De pron­to es­cu­cha­ba he­li­cóp­te­ros; rui­dos que no pue­do des­ci­frar. Lo peor que me po­día pa­sar era el si­len­cio, era no es­cu­char na­da. La men­te me ju­ga­ba chue­co y eso me ha­cia per­der es­pe­ran­za. Es­cu­char una voz, que nos ha­bla­ra y nos pre­gun­ta­ra nues­tros nom­bres era al­go así co­mo ya es­toy cer­ca”.

Cuan­do Lu­cía de­jó los es­com­bros atrás y pu­do ob­ser­var el edi­fi­cio con­ver­ti­do en un acor­deón no lo po­día creer.

“¿Cuán­to tu­vie­ron que ca­var pa­ra lle­gar a mí? No sa­bía que ha­bía pa­sa­do afue­ra al fi­nal. No sa­bía si to­do el edi­fi­cio ha­bía co­lap­sa­do o so­lo un pi­so, pe­ro fi­na­men­te lo vi. El edi­fi­cio es­ta­ba des­tro­za­do, era una suer­te que hu­bie­ra sa­li­do con vi­da”.

A Lu­cía siem­pre la es­pe­ra­ron fue­ra de esas to­ne­la­das de ce­men­to. Con cha­le­co y cas­co; aca­rrean­do de­ce­nas de bo­tes de es­com­bros, siem­pre es­tu­vo su her­ma­na ma­yor, Cris­ti­na.

Cris­ti­na es lo úni­co que tie­ne en el mun­do. Sus pa­dres mu­rie­ron ha­ce 16 años. Lu­cía no se per­mi­ti­ría de­jar so­la a su úni­ca her­ma­na.

“No me po­día per­mi­tir ha­cer­le eso. No me po­día ima­gi­nar el su­fri­mien­to que ten­dría si me que­da­ba ba­jo el edi­fi­cio. No po­día ren­dir­me. No po­día mo­rir”.

Lu­cía es­tá con­ven­ci­da de que Dios no se la lle­vó por­que tie­ne al­gu­na “mi­sión pen­dien­te”. Di­ce que es­tá bus­can­do a quie­nes la rescataron. De mu­chos de ellos so­lo re­cuer­da una voz.

“Cuan­do me es­ta­ban sa­can­do bro­mea­ban, me di­je­ron que les de­be­ría una co­mi­da. Ten­go mu­chas co­mi­das que pa­gar por mi vi­da. ¿Có­mo no ha­bría de cum­plir?”.

En Álvaro Obre­gón 286, has­ta el mo­men­to, han per­di­do la vi­da 38 per­so­nas. Otras 28, co­mo Lu­cía, fue­ron res­ca­ta­das. Mu­chos más to­da­vía si­guen ba­jo to­ne­la­das...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.