Apo­yar a los dam­ni­fi­ca­dos del sis­mo es pre­ve­nir la tra­ta

El te­rre­mo­to que hoy nos en­lu­ta tam­bién nos ha­ce más frá­gi­les fren­te a ese de­li­to. Du­ran­te es­tos si­nies­tros se duplica la vul­ne­ra­bi­li­dad de que las fa­mi­lias sean en­gan­cha­das por tra­tan­tes, quie­nes les ofre­cen una vi­da me­jor

Milenio Laguna - - México - ROSI OROZ­CO*

Las gi­gan­tes­cas inun­da­cio­nes que de­jó el hu­ra­cán Har­vey a su pa­so por Hous­ton, en agos­to pa­sa­do, no fue­ron la úni­ca tra­ge­dia de es­te desas­tre na­tu­ral pa­ra Te­xas. Se­gún Ro­bert San­born, de la Or­ga­ni­za­ción Chil­dren at Risk, tras lo su­ce­di­do fue po­si­ble mo­ni­to­rear un im­por­tan­te cre­ci­mien­to en la de­man­da de ser­vi­cios se­xua­les de ni­ños y ni­ñas en in­ter­net, en pá­gi­nas que se mul­ti­pli­can ca­da día.

En el do­cu­men­tal Ia­mJa­neDoe, pro­du­ci­do por Mary Maz­zi­ni, se re­la­tan las his­to­rias de chi­cas es­ta­du­ni­den­ses cap­ta­das pa­ra es­cla­vi­tud se­xual, a tra­vés del sitio de in­ter­net Back­pa­ge.com. Es­tas jó­ve­nes fue­ron ven­di­das por me­dio de anun­cios cla­si­fi­ca­dos por pa­la­bras, co­mo quien ven­de un si­llón o un co­che. Por eso el sen­ti­do del tí­tu­lo, ‘Ja­ne Doe’ es un nom­bre ge­né­ri­co uti­li­za­do en el ar­got es­ta­du­ni­den­se pa­ra ha­blar de al­guien anó­ni­mo, NN, sin iden­ti­dad.

Es es­ca­lo­frian­te po­ner­se en los za­pa­tos de las ma­más de es­tas chi­cas de se­cun­da­ria, quie­nes com­par­ten su do­lor, in­cer­ti­dum­bre y, por si fue­ra po­co, la ba­ta­lla le­gal en bus­ca de jus­ti­cia. Ca­si co­mo el de­li­to de tra­ta de per­so­nas en sí, sor­pren­de que las de­man­das de es­tas fa­mi­lias con­tra Back­pa­ge se con­vir­tie­ra en una gue­rra en­tre jue­ces, in­tere­ses par­ti­cu­la­res y los pro­mo­to­res de la Ley de De­cen­cia en Co­mu­ni­ca­cio­nes.

Re­co­mien­do am­plia­men­te ver es­te do­cu­men­tal (Net­flix), 50 por cien­to de cu­yos be­ne­fi­cios se­rán pa­ra apo­yar or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro que atien­den la des­ga­rra­do­ra tra­ge­dia de ni­ños y ni­ñas víc­ti­mas de la tra­ta. Es ver­da­de­ra­men­te preo­cu­pan­te que en Mé­xi­co ca­da día exis­tan más es­pa­cios pa­ra anun­cios de co­mer­cio y por­no­gra­fía in­fan­til en in­ter­net.

Ade­más de lo que es­tá su­ce­dien­do con el co­mer­cio se­xual on­li­ne, otras in­ves­ti­ga­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Chil­dren at Risk han lo­gra­do iden­ti­fi­car, tan so­lo en la ciu­dad de Hous­ton, la exis­ten­cia de unos 400 bur­de­les clan­des­ti­nos don­de se co­mer­cia con mu­je­res, ni­ñas y ni­ños co­mo si fue­ran una me­ra mer­can­cía al al­can­ce de cual­quie­ra que pa­gue por su con­su­mo.

Es muy po­si­ble que mu­chos de esos ni­ños y ni­ñas sean los des­apa­re­ci­dos que bus­can de­ses­pe­ra­da­men­te sus fa­mi­lias en Mé­xi­co.

Tal vez lo más do­lo­ro­so ha si­do es­cu­char que Ro­bert San­born di­je­ra que 95 por cien­to de las per­so­nas que arrestan en Te­xas son víc­ti­mas, ya que en la ma­yo­ría de es­ta­dos de la Unión Ame­ri­ca­na la pros­ti­tu­ción se cri­mi­na­li­za. Las chi­cas son arres­ta­das y el 5 por cien­to res­tan­te son clien­tes y tra­tan­tes.

Y así co­mo su­ce­dió en Hous­ton, el te­rre­mo­to que hoy nos en­lu­ta tam­bién nos ha­ce más vul­ne­ra­bles fren­te a la tra­ta de per­so­nas. Du­ran­te es­tos si­nies­tros se duplica la vul­ne­ra­bi­li­dad de que las fa­mi­lias sean en­ga­ña­das por tra­tan­tes que les ofre­cen una me­jor vi­da. De ahí la ur­gen­cia de apo­yar no so­la­men­te de for­ma mo­men­tá­nea con col­cho­ne­tas y des­pen­sas, sino tam­bién a lar­go pla­zo, pre­ve­nir es­tas con­se­cuen­cias co­la­te­ra­les.

To­mé­mo­nos un mo­men­to pa­ra re­fle­xio­nar: ¿Has ob­ser­va­do el ros­tro de un ni­ño que vi­ve se­gu­ro, pro­te­gi­do y ama­do? No hay ma­yor sa­tis­fac­ción que ver sus ojos bri­llan­do y su son­ri­sa dis­pues­ta. Tris­te­men­te, hay quie­nes le dan po­co va­lor a es­te re­ga­lo. Vi­ven sus vi­das en bus­ca de la ga­nan­cia de po­der y de di­ne­ro, ha­cien­do a un la­do la dig­ni­dad hu­ma­na, cam­bian­do ros­tros de paz por ex­pre­sio­nes de abu­so y do­lor.

Los lu­ga­res don­de ven­den sus cuer­pos co­mo ki­los de car­ne no exis­ti­rían si no hu­bie­ra de­man­da por par­te de hom­bres y mu­je­res mal­va­dos que han per­di­do to­da sen­si­bi­li­dad an­te el do­lor hu­mano.

En­ten­da­mos que las vi­das de nues­tros ni­ños y ni­ñas es­tán sien­do des­tro­za­das de ma­ne­ra des­ga­rra­do­ra y se es­tán des­tru­yen­do ge­ne­ra­cio­nes.

Por ello es esen­cial ha­cer to­do lo que es­tá a nues­tro al­can­ce, a tra­vés de la le­gis­la­ción, la educación y la con­cien­ti­za­ción pa­ra des­alen­tar la de­man­da y de­jar de cri­mi­na­li­zar a las víc­ti­mas de ex­plo­ta­ción se­xual. La es­pe­ran­za se de­po­si­ta en men­sa­jes que lo­gren di­sua­dir acer­ca del con­su­mo de hu­ma­nos co­mo mer­can­cía.

Que la tris­te­za y el do­lor que vi­vi­mos hoy los me­xi­ca­nos sea otra for­ma de con­cien­ti­zar­nos. La ONU ha com­pro­ba­do y do­cu­men­ta­do que cuan­do se su­fren desas­tres na­tu­ra­les, la tra­ta de per­so­nas au­men­ta ex­po­nen­cial­men­te, ya que exis­ten re­des de tra­tan­tes que apro­ve­chan las cir­cuns­tan­cias pa­ra cap­tar y en­gan­char a ni­ñas, ni­ños y mu­je­res.

Mé­xi­co siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por su ge­ne­ro­si­dad en los mo­men­tos más di­fí­ci­les. Ape­lan­do a la her­man­dad me­xi­ca­na se ha­bi­li­tó la pá­gi­na ho­jaen­blan­co.mx, de la mano de la Co­mi­sión Uni­dos vs Tra­ta y Fun­da­ción Karla de la Cues­ta, pa­ra ayu­dar di­rec­ta­men­te a las víc­ti­mas de los sis­mos de 7 y 19 de sep­tiem­bre. Es­ta pla­ta­for­ma per­so­na­li­za la ayu­da al con­tac­tar a quie­nes su­frie­ron el desas­tre y van a es­cri­bir una nue­va his­to­ria.

A lar­go pla­zo, es­ta ayu­da se con­vier­te en in­ver­sio­nes in­cal­cu­la­bles en la dig­ni­dad hu­ma­na de mu­chas per­so­nas. En los re­cien­tes días, el pro­gra­ma de apo­yo a so­bre­vi­vien­tes de tra­ta de per­so­nas Pa­sos Fir­mes fue tes­ti­go de có­mo so­bre­vi­vien­tes de tra­ta en Mé­xi­co, apo­ya­dos por es­te pro­gra­ma, han si­do las pri­me­ras per­so­nas en ayu­dar a las víc­ti­mas de los te­rre­mo­tos.

Zun­du­ri, la chi­ca ha­ce más de dos años res­ca­ta­da de la es­cla­vi­tud en una tin­to­re­ría en la de­le­ga­ción Tlal­pan, hoy ha lo­gra­do re­cons­truir su dig­ni­dad e ini­ciar un nuevo y es­pe­ran­za­dor pro­yec­to de vi­da. Sin du­da fue alen­ta­dor ver a Zun­du­ri, en­tre otras su­per­vi­vien­tes de tra­ta, apor­tar su gra­ni­to de are­na el pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre.

Qui­zás los bri­ga­dis­tas ci­vi­les, el Ejér­ci­to me­xi­cano, la Ma­ri­na Ar­ma­da, los gru­pos es­pe­cia­li­za­dos de otras na­cio­nes y los mi­les de ciu­da­da­nos que han ofre­ci­do su so­li­da­ri­dad tras el sis­mo, no son cons­cien­tes de que, ade­más, pro­te­gie­ron a ni­ños, ni­ñas y mu­je­res vul­ne­ra­bles de caer pre­sas de las re­des de tra­ta de per­so­nas.

Tú sí pue­des ha­cer al­go con­tra la tra­ta cuan­do apo­yas a la gen­te que que­dó hoy vul­ne­ra­ble por el desas­tre na­tu­ral, pues así se for­ta­le­cen, dig­ni­fi­can y em­po­de­ran y se pre­vie­ne que se de­jen en­ga­ñar. A la vez que nos ten­de­mos la mano unos a otros, en me­dio de la tra­ge­dia, cla­ra­men­te po­de­mos evi­tar que se re­pi­tan his­to­rias co­mo la de Zun­du­ri.

Agra­de­ce­mos una vez más a Cle­men­te Cá­ma­ra por su crea­ti­vi­dad y desa­rro­llo del por­tal en in­ter­net ho­jaen­blan­co.mx

To­dos po­de­mos de­nun­ciar tra­ta de per­so­nas de ma­ne­ra anó­ni­ma al 018005533000 o en uni­dos­ha­ce­mos­la­di­fe­ren­cia.com.

*Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Uni­dos con­tra la Tra­ta AC. Twit­ter: @ro­sio­roz­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.