Las ma­le­tas mis­te­rio­sas de Ian Brady

Milenio Laguna - - Tendencias - Jo­sé Luis Du­rán King ope­ra­mun­di@gmail.com o www.twit­ter.com/com­pa­lo­bo

Fue­ron más de 50 años los que el ase­sino de ni­ños Ian Brady per­ma­ne­ció en pri­sión. En 2014, el na­ti­vo de Glas­gow, Es­co­cia, so­li­ci­tó por enési­ma oca­sión una au­dien­cia que le abrie­ra la po­si­bi­li­dad de al­can­zar su li­ber­tad. Te­nía 76 años y la cer­te­za de que ya ha­bía pa­ga­do su deu­da con la sociedad.

Una vez más, la so­li­ci­tud del se­ñor Brady fue de­ne­ga­da. Las au­to­ri­da­des del Hos­pi­tal Ash­worth de Al­ta Se­gu­ri­dad en­via­ron un do­cu­men­to en el que ex­pli­ca­ban que el pa­cien­te no es­ta­ba en po­si­bi­li­da­des de que­dar li­bre. “Es por el pro­pio bien y se­gu­ri­dad del pa­cien­te”, se­ña­la­ba la car­ta.

Brady su­fría de es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­de, que se ex­pre­sa­ba a tra­vés de alu­ci­na­cio­nes y de una con­duc­ta vio­len­ta con sus com­pa­ñe­ros y con el equi­po de se­gu­ri­dad del in­mue­ble. La res­pues­ta del juez Ro­bert At­her­ton no de­jó lu­gar a du­das: “No hay po­si­bi­li­dad de que es­te hom­bre (Brady) sea de­vuel­to a la co­mu­ni­dad”.

El pa­sa­do 21 de sep­tiem­bre, las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas die­ron a co­no­cer un ex­pe­dien­te otor­ga­do por el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­lud que da cuen­ta de que el 15 de ma­yo de 2017, fe­cha de la muer­te del pa­cien­te Ian Stee­le (el alias que uti­li­za­ba la ins­ti­tu­ción mé­di­ca pa­ra re­fe­rir­se a Brady), ini­ció la Ope­ra­ción Cro­mo.

Ha­bía mo­ti­vos pa­ra la dis­cre­ción con que se ma­ne­jó el de­ce­so de Brady. En­tre 1963 y 1965, él y su aman­te My­ra Hind­ley ase­si­na­ron (ofi­cial­men­te) a cin­co me­no­res cu­yas eda­des iban de 10 a 17 años. Los cuer­pos de las víc­ti­mas fue­ron en­te­rra­dos en el pá­ra­mo de Sadd­le­worth, en Gran Man­ches­ter. Los res­tos del ni­ño Keith Ben­nett no han si­do ha­lla­dos.

El jui­cio a la pa­re­ja fue un es­pec­tácu­lo dan­tes­co, con llan­to y gri­tos de ira por par­te de al­gu­nos de los asis­ten­tes, y mu­je­res que atra­ve­sa­ban la Cor­te pa­ra sa­lir a vo­mi­tar an­te los tes­ti­mo­nios re­bo­san­tes de sa­dis­mo de los aman­tes.

La Ope­ra­ción Cro­mo es un re­cuen­to mi­nu­cio­so de los pro­to­co­los que se apli­ca­ron en los úl­ti­mos días de vi­da de Ian Brady, la me­di­ca­ción que se brin­dó al pa­cien­te des­de años atrás cuan­do el in­di­vi­duo pro­gra­mó va­rias huel­gas de ham­bre, su re­cha­zo a los me­di­ca­men­tos e in­clu­so la dis­po­si­ción de sus res­tos.

El do­cu­men­to se­ña­la que la sa­lud de Brady co­men­zó a com­pli- car­se en abril pa­sa­do, por lo que su muer­te era in­mi­nen­te. Vi­vió sus úl­ti­mas se­ma­nas con una die­ta lí­qui­da apli­ca­da a tra­vés de una son­da, que el pa­cien­te mu­chas ve­ces lo­gró arran­car. La cau­sa de su muer­te fue una trom­bo­sis pul­mo­nar. Mu­rió pe­san­do 61 ki­los el 15 de ma­yo a las 18:02 ho­ras.

El in­for­me no da a co­no­cer el pa­ra­de­ro de los res­tos de Ian Brady. To­do pa­re­ce in­di­car que esa in­for­ma­ción no se ha­rá pú­bli­ca. Brady desea­ba que sus ce­ni­zas fue­ran es­par­ci­das en el pá­ra­mo de Sadd­le­worth, lo que pa­ra las au­to­ri­da­des re­sul­ta­ba una bur­la, pues fue el lu­gar que los ase­si­nos eli­gie­ron pa­ra en­te­rrar a sus víc­ti­mas.

El do­cu­men­to in­di­ca que, unos días an­tes de su muer­te, Brady in­sis­tió en que dos ma­le­tas fue­ran re­mo­vi­das de su ha­bi­ta­ción en el Hos­pi­tal Ash­worth de Al­ta Se­gu­ri­dad. Las au­to­ri­da­des hos­pi­ta­la­rias se­lla­ron los ma­le­ti­nes y los de­po­si­ta­ron en las ofi­ci­nas del di­rec­tor del in­mue­ble.

El con­te­ni­do de las ma­le­tas es un mis­te­rio. Los me­dios bri­tá­ni­cos es­pe­cu­lan que exis­ten mu­chas po­si­bi­li­da­des de que por fin sea re­ve­la­do el lu­gar don­de re­po­san los res­tos de Ben­nett, que por al­gu­na ra­zón los ase­si­nos la man­tu­vie­ron en se­cre­to el tiem­po que du­ra­ron en pri­sión y has­ta su muer­te, pe­se a que Brady re­ci­bió cen­te­nas de cartas de los ciu­da­da­nos exi­gien­do esa in­for­ma­ción.

Win­nie John­son, la ma­dre de Ben­nett, rea­li­zó va­rias cam­pa­ñas con el pro­pó­si­to de co­no­cer la ubi­ca­ción de la tum­ba de su hi­jo. Mu­rió sin ha­ber re­ci­bi­do una res­pues­ta por par­te de Lo­sA­se­si­nos de­lPá­ra­mo. m

MO ISÉ S BU TZ E

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.