Ser par­te de la so­lu­ción

Milenio Laguna - - Ciudad Y Región -

Es­ta­mos vi­vien­do tiem­pos iné­di­tos en el mun­do, en el que la co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta e in­me­dia­ta y el ac­ce­so a in­for­ma­ción en tiem­po real de to­do lo que ocu­rre en el pla­ne­ta han trans- for­ma­do el mo­do de en­ten­der nues­tro en­torno, tra­yen­do con ello el des­cre­di­to de las ins­ti­tu­cio­nes y la pues­ta en du­da de ca­si to­do lo que co­no­cía­mos.

Sin em­bar­go a pe­sar de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y de to­do ti­po,los­pro­ble­mas­de­las­so­cie­da­des­si­gue­na­quí,po­bre­za,de­sigual­dad, de­te­rio­ro am­bien­tal, des­em­pleo, dis­cri­mi­na­ción, vio­len­cia, au­men­to de la vul­ne­ra­bi­li­dad de los gru­pos so­cia­les co­mo adul­tos ma­yo­res, ni­ños o per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, con la di­fe­ren­cia de que pa­re­ce que nin­gu­na ins­ti­tu­ción, llá­me­se go­bierno, par­ti­dos po­lí­ti­cos, trans­na­cio­na­les o uni­ver­si­da­des pa­re­cen ca­pa­ces de re­sol­ver­los, en par­te por la pro­pia fal­ta de cre­di­bi­li­dad.

An­te es­te pa­no­ra­ma es mo­men­to de rein­ven­tar­nos­co­mo­so­cie­dad,nohay­pro­ble­ma de nues­tra ciu­dad en el cual no po­da­mos ser co­rres­pon­sa­bles, su­man­do tiem­po, ideas y re­cur­sos a adop­tar un te­ma en el que po­da­mos in­ci­dir de ma­ne­ra ac­ti­va. Mu­cha­gen­te­da­par­te­de­su­vi­daaa­ten­de­ral­gún­gru­poo­cau­sa so­cial, pe­ro hoy el ca­len­ta­mien­to glo­bal, el de­te­rio­ro del te­ji­do so­cial y la ines­ta­bi­li­dad mun­dial nos piden más par­ti­ci­pa­ción en lo lo­cal.

Ca­da ciu­da­dano tie­ne mu­cho que apor­tar pa­ra cui­dar el me­dio am­bien­te, me­jo­rar la cul­tu­ra vial, y pro­mo­ver los va­lo­res cí­vi­cos y el res­pe­to por to­das las per­so­nas, pe­ro tam­bién pa­ra im­pul­sar de ma­ne­ra di­rec­ta, mo­di­fi­ca­cio­nes a las le­yes, po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pro­yec­tos y pro­gra­mas que me­jo­ren nues­tro en­torno.

Los pro­ble­mas con­tem­po­rá­neos nos exi­gen­des­te­rrar­fal­sa­si­deas­que­di­vi­dían go­bierno y ciu­da­da­nos, ins­ti­tu­cio­nes y fa­mi­lias, hom­bres y mu­je­res, jó­ve­nes y adul­tos ma­yo­res, o la creen­cia de que la des­ca­li­fi­ca­ción sin ac­ción es un mo­do de par­ti­ci­pa­ción. En unos días pre­sen­ta­ré mi ini­cia­ti­va pa­ra su­mar­se, la de­ci­sión es de ca­da uno, si con apa­tía so­mos par­te del pro­ble­ma o con pro­pues­tas y ac­cio­nes so­mos par­te de la so­lu­ción.

Los pro­ble­mas con­tem­po­rá­neos nos exi­gen des­te­rrar fal­sas ideas que di­vi­dían go­bierno y ciu­da­da­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.