Ab­sur­do eco­nó­mi­co y pe­li­gro po­lí­ti­co. II

Milenio Laguna - - México - GUI­LLER­MO VALDÉS CASTELLANOS

Des­car­ta­da la ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca por los­cos­tos(des­trui­rri­que­za,des­ti­na­rre­cur­sos pú­bli­cos pa­ra pa­gar indemnizaciones, au­men­ta­rel­ser­vi­cio­de­la­deu­da­pú­bli­ca­por­la­de­va­lua­ción, ge­ne­rar des­con­fian­za so­bre la ra­cio­na­li­dad de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas del nue­vo go­bierno), la can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to en Texcoco fue una de­ci­sión emi­nen­te­men­te po­lí­ti­ca, cu­yo ob­je­ti­vo era se­ña­lar la su­pre­ma­cía de la po­lí­ti­ca fren­te a la ló­gi­ca vo­raz de ne­go­cios de los gru­pos em­pre­sa­ria­les po­de­ro­sos y sus cóm­pli­ces, los po­lí­ti­cos co­rrup­tos.

Sue­na muy bien, ex­cep­to por que el re­sul­ta­do pue­de ser el­con­tra­rio.Por­tres­ra­zo­nes.La­pri­me­ra.Im­po­ner­se­so­bre los po­de­res eco­nó­mi­cos re­quie­re un Es­ta­do fuer­te fis­cal­men­te, que no es nues­tro ca­so, pues sus fi­nan­zas son frá­gi­les. La de­ci­sión de AMLO las de­bi­li­ta­rá aún más por los com­pro­mi­sos de­ri­va­dos de la can­ce­la­ción (en­tre 12 y 20 mil mi­llo­nes de dó­la­res). Tal car­ga pre­su­pues­tal le res­ta mar­gen de ma­nio­bra a cual­quier go­bierno. O se en­deu­da más (ha­cien­do fuer­te a “los mer­ca­dos”) o le qui­ta re­cur­sos a pro­gra­mas y obras pú­bli­cas (re­du­cien­do su efi­ca­cia, con el ries­go de de­bi­li­tar su ba­se so­cial). En­fren­tar­se a la oli­gar­quía pa­ra que pa­ga­ra más im­pues­tos hu­bie­ra si­do la ba­ta­lla va­lio­sa, pues hu­bie­ra for­ta­le­ci­do al Es­ta­do fi­nan­cie­ra­men­te, con lo cual cum­pli­ría me­jor su fun­ción de ge­ne­ra­dor de bie­nes­tar so­cial. Equi­vo­có la ba­ta­lla.

Se­gun­da ra­zón por la cual no ne­ce­sa­ria­men­te se for­ta­le­cen las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas es el uso de mé­to­dos au­to­ri­ta­rios pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes. La con­sul­ta pa­ra jus­ti­fi­car la de­ci­sión fue una far­sa; na­die, ex­cep­to el Pre­si­den­te elec­to y sus más fie­les se­gui­do­res, creen que fue de­mo­crá­ti­ca. No fue ile­gal, pe­ro el uso ar­bi­tra­rio y frau­du­len­to de la de­mo­cra­cia pa­ra jus­ti­fi­car de­ci­sio­nes per­so­na­les mi­na la de por sí dé­bil de­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

Re­ves­tir la vo­lun­tad pre­si­den­cial con un man­da­to ciu­da­dano fa­bri­ca­do a mo­do, en una con­sul­ta que no cum­plió con­los­re­qui­si­tos­le­ga­les­ni­téc­ni­cos­mí­ni­mos,con­fir­mó­las sos­pe­chas­de­mu­chos­so­bre­eles­ti­lo­de­go­ber­nar­deAMLO: es un po­pu­lis­ta, con el aña­di­do de que lo anun­ció co­mo el nue­vo mé­to­do de to­ma de de­ci­sio­nes. “Vá­yan­se acos­tum­bran­do”, di­jo. Si son con­sul­tas se­rias y le­ga­les, bien­ve­ni­das. Pe­ro si la ini­cia­ti­va de re­for­mas al ar­tícu­lo 35 cons­ti­tu­cio­nal­re­sul­taen­le­ga­li­zar­las­con­sul­tas­pa­ti­toy­su­plan­tar­la­vo­lun­tad­de­la­so­cie­dad,pu­die­ra­se­rel­pri­me­ro­de­los­cam­bios ha­cia un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio. El au­to­ri­ta­ris­mo pue­de ser fun­cio­nal en el cor­to pla­zo; en el me­diano y lar­go so­ca­va al Es­ta­do y per­ju­di­ca se­ve­ra­men­te a la so­cie­dad. Gra­ví­si­mo.

La ter­ce­ra ra­zón por la que el go­bierno pue­de sa­lir de­bi­li­ta­do es el des­gas­te de AMLO fren­te al sec­tor pri­va­do, el que ge­ne­ra ri­que­za. La con­fian­za es­tá da­ña­da, pe­se a la reunión con los con­tra­tis­tas de Texcoco. Los in­ver­sio­nis­tas fi­nan­cie­ros del ex­te­rior no tie­nen que ha­cer con­ce­sio­nes a AMLO; sa­ca­rán su di­ne­ro a la si­guien­te tras­ta­da. La caí­da de su po­pu­la­ri­dad no se­rá in­me­dia­ta, pe­ro al de­bi­li­tar­se la eco­no­mía, per­de­rá res­pal­do so­cial. Ya se lo di­jo Die­go Va­la­dez en Pro­ce­so: pue­de que­dar­se so­lo y fra­ca­sar. La po­pu­la­ri­dad no es eter­na ni AMLO es in­fa­li­ble.

En­fren­tar­se a la oli­gar­quía pa­ra que pa­ga­ra más im­pues­tos hu­bie­ra si­do la ba­ta­lla va­lio­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.