Tec de Mon­te­rrey in­vier­te más de 41 mdp en el ESA

Edi­fi­cio de Ser­vi­cios de Apo­yo, en lo que fue­ra an­te­rior­men­te el CCI, se po­ne en mar­cha: Car­los Be­jos Ace­bo

Milenio Laguna - - Negocios - LUIS CAR­LOS VALDÉS DE LEÓN TO­RREÓN

Con una in­ver­sión su­pe­rior a los 41 mi­llo­nes de pe­sos, el Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, Cam­pus La­gu­na, pu­so en mar­cha el Edi­fi­cio de Ser­vi­cios de Apo­yo, en lo que fue­ra an­te­rior­men­te el Cen­tro de Com­pe­ti­ti­vi­dad In­ter­na­cio­nal. Car­los Be­jos Ace­bo, di­rec­tor ge­ne­ral de es­ta ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va, in­di­có que la idea es en un en­torno de es­pa­cios abier­tos brin­dan nue­vas ex­pe­rien­cias a co­la­bo­ra­do­res, es­tu­dian­tes, pa­dres de fa­mi­lia y vi­si­tan­tes. En re­co­rri­do rea­li­za­do pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Be­jos Ace­bo com­par­tió que tras diez me­ses de re­mo­de­la­ción, se re­abrió lo que an­te­rior­men­te se de­no­mi­nó el Cen­tro de Com­pe­ti­ti­vi­dad In­ter­na­cio­nal y aho­ra se lla­ma Edi­fi­cio de Ser­vi­cios de Apo­yo. Es­te edi­fi­cio se cons­tru­yó en 1993, orien­ta­do a la com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal y aho­ra fue re­mo­de­la­do. “Ade­más de ser se­de de to­das las áreas de apo­yo del Cam­pus, tie­ne ade­más sa­las eje­cu­ti­vas o de con­gre­sos don­de se pue­den rea­li­zar con­fe­ren­cias, ade­más de un au­di­to­rio; vie­ne a ser un es­pa­cio de tra­ba­jo que sus­ti­tu­ye las ofi­ci­nas pri­va­das que se te­nían, hay sa­las de jun­tas con di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des y ca­pa­ci­da­des que cual­quier per­so­na pue­de re­ser­var; hay 21 sa­las de jun­tas que pue­de re­ser­var cual­quier per­so­na”, di­jo. “Hoy hay una ten­den­cia mun­dial ha­cia los es­pa­cios abier­tos, y en el Tec se nos hi­zo cohe­ren­te que al es­tar en vías del re­di­se­ño edu­ca­ti­vo y es­ta­mos orien­tan­do a los pro­fe­so­res y alum­nos, tam­bién era im­por­tan­te ha­cer un re­di­se­ño en los es­pa­cios de tra­ba­jo”. Ade­más, di­jo que en Mé­xi­co hay ci­fras don­de un mí­ni­mo de cor­po­ra­cio­nes o ins­ti­tu­cio­nes que se han mu­da­do a es­pa­cios abier­tos, al­re­de­dor del 10% de em­pre­sas tra­di­cio­na­les que se han mo­vi­do a es­pa­cios fle­xi­bles que se cen­tra en las per­so­nas, es­pa­cios có­mo­dos pa­ra tra­ba­jar ha­cien­do equi­po y co­mu­ni­dad, se­ña­ló. “Co­men­za­mos por es­pa­cios aca­dé­mi­cos y aho­ra se al­can­zó a los es­pa­cios la­bo­ra­les. Fue­ron 10 me­ses de tra­ba­jos, pe­ro el ba­lan­ce a po­cos días de ha­ber mi­gra­do ha si­do com­pli­ca­do, ha im­pli­ca­do un es­fuer­zo, pe­ro va­mos bien, el am­bien­te se ha sen­ti­do po­si­ti­vo, ac­ti­vo; al me­nos el 60% del día la­bo­ral no se es­tá en el lu­gar”. Ex­pli­có que el ob­je­ti­vo del di­se­ño de es­te edi­fi­cio, es­tá ba­sa­do en teo­rías de psi­co­lo­gía del co­lor, don­de con ba­se en los dis­tin­tos co­lo­res se pue­den des­per­tar di­fe­ren­tes emo­cio­nes o ge­ne­rar al­gu­nos es­tí­mu­los ce­re­bra­les, por lo que al ser muy co­lo­ri­do el es­pa­cio se pue­de fa­vo­re­cer la crea­ti­vi­dad que se de­be te­ner siem­pre des­pier­ta. Al tiem­po, in­for­mó que aho­ra se cuen­ta ade­más con un área de­no­mi­na­da “maes­tro es­pa­cio”, en la que hay co­ci­na pa­ra el ca­fé; don­de no se usan desecha­bles, hay va­sos y ta­sas de vi­drio, ca­da quien lo usa y se ha­ce res­pon­sa­ble de ello. Ade­más, Pun­to Blan­co es un área des­ti­na­da a la re­la­ja­ción y la me­di­ta­ción, al con­tar con de­co­ra­ción mí­ni­ma, y bancos de ma­de­ra, es­pa­cio que in­vi­ta a la reflexión y el aná­li­sis. Nap Room (es­pa­cios de siesta), 21 sa­las de jun­tas, sie­te sa­las eje­cu­ti­vas pa­ra re­ci­bir has­ta 300 per­so­nas y un au­di­to­rio pa­ra aten­der a 110 per­so­nas en las dos plan­tas del edi­fi­cio.

MA­NUEL GUA­DA­RRA­MA

Aho­ra hay es­pa­cios es­pe­cia­les pa­ra mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.