Larry Har­vey, uno de los hom­bres de Bur­ning Man

Los in­gre­sos anua­les del festival de ar­te en San Fran­cis­co, al que acu­den más de 70,000 per­so­nas al año, as­cien­den a los 30 mdd.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - TIM BRADS­HAW

John’s Grill es una ins­ti­tu­ción au­to­pro­cla­ma­da de San Fran­cis­co. Se fun­dó en 1908 y sa­ca pro­ve­cho de su apa­ri­ción en la his­to­ria de de­tec­ti­ves de 1929 de Das­hiell Ham­mett, El Hal­cón Mal­tés, co­mo el lu­gar don­de el ca­no­so de­tec­ti­ve pri­va­do, Sam Spa­de, pi­de chu­le­tas y fu­ma. Lo mis­mo ha­ce otra ins­ti­tu­ción de San Fran­cis­co, Larry Har­vey. En 1986, Har­vey y sus ami­gos se reunie­ron al­re­de­dor de una fi­gu­ra de ma­de­ra que ar­día du­ran­te una fiesta es­pon­tá­nea en Ba­ker Beach en San Fran­cis­co y ese lu­gar de reunión se con­vir­tió en Bur­ning Man, uno de los fes­ti­va­les de ar­te más gran­des y alo­ca­dos, don­de lle­gan des­de DJs de re­nom­bre o su­ce­den cla­ses de téc­ni­cas de se­xo oral.

A fi­na­les de agos­to, más de 70,000 per­so­nas se re­uni­rán en el de­sier­to de Ne­va­da pa­ra crear la ciu­dad efí­me­ra de Black Rock City, un lu­gar que fun­cio­na sin di­ne­ro. Sin agua ni elec­tri­ci­dad en el si­tio, ca­da asis­ten­te lle­va co­mi­da, agua y lu­gar de res­guar­do pa­ra so­bre­vi­vir, así co­mo ar­te­sa­nías, bie­nes y ha­bi­li­da­des que pue­den ofre­cer co­mo re­ga­lo a los de­más. No se cam­bia un so­lo dó­lar.

Aho­ra, a los 68 años, Har­vey es di­rec­tor y “di­rec­tor de fi­lo­so­fía” de Bur­ning Man y crea el te­ma ar­tís­ti­co anual (en es­ta oca­sión es el “Ta­ller de Da Vin­ci”). Tam­bién es el au­tor de sus 10 “prin­ci­pios”, que in­clu­yen la “in­clu­sión ra­di­cal” y la “des­mer­can­ti­li­za­ción”.

Jun­to a los ar­tis­tas, ra­vers y he­do­nis­tas, Black Rock City se con­vir­tió en un atrac­ti­vo es­pe­cial pa­ra los ar­chi­ca­pi­ta­lis­tas de Si­li­con Va­lley. Los fun­da­do­res de Goo­gle, Larry Pa­ge y Ser­gey Brin, son ve­te­ra­nos, mien­tras que Mark Zuc­ker­berg re­ga­ló sand­wi­ches de que­so a la pa­rri­lla ha­ce un par de años. A Elon Musk se le ocu­rrió la idea de So­lar City, la com­pa­ñía de ener­gía re­no­va­ble que pre­si­de, en el ca­mino a Black Rock City en 2004.

A pe­sar de que fun­dó un even­to que ago­ta sus lu­ga­res y que tie­ne in­gre­sos anua­les que su­pe­ran 30 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) (los bo­le­tos cues­tan 400 dó­la­res ca­da uno), Har­vey in­sis­te en que él y sus cin­co fun­da­do­res no se trans­for­ma­ron en “mul­ti­mi­llo­na­rios”. Ha­ce dos años, trans­fi­rie­ron los de­re­chos de Bur­ning Man a una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro y se que­da­ron con un pa­go que di­ce fue de me­nos de 1 mdd. Las de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos de la fun­da­ción mues­tran que el sa­la­rio anual de Har­vey es de 197,000 dó­la­res.

Bur­ning Man se con­ci­bió co­mo un am­bien­te “bohe­mio” de “crea­ti­vi­dad pro­mis­cua”, di­ce. “No po­dría ocu­rrir en la ac­tua­li­dad”.

Har­vey siem­pre se re­sis­tió a dar­le al­gún sig­ni­fi­ca­do par­ti­cu­lar a un hom­bre de ma­de­ra gi­gan­te que se que­ma al fi­nal. ‘No te­ne­mos una ideo­lo­gía. Te­ne­mos ideas ’”.

Se acer­ca un me­se­ro a nues­tra me­sa. Har­vey pi­de Bay Sh­rimp Louis, que es una en­sa­la­da. Yo pi­do las chu­le­tas de cor­de­ro Sam Spa­de.

Le pre­gun­to si sien­te que, des­pués de 30 años, esos idea­les de Bur­ning Man co­mien­zan a sen­tir­se más allá del de­sier­to “Me gus­ta­ría ci­tar ma­li­cio­sa­men­te a Milton Fried­man”, di­ce. “Di­jo que el cam­bio so­lo ocu­rre en una cri­sis, y en­ton­ces las ac­cio­nes que se to­man de­pen­den de las ideas que se en­cuen­tran en el en­torno”. Co­mo el “ma­les­tar por la glo­ba­li­za­ción” se­gu­ra­men­te va a con­ti­nuar, pre­di­ce que esa cri­sis lle­ga­rá a me­dia­dos de es­te si­glo. “Creo que real­men­te hay una opor­tu­ni­dad de un cam­bio re­pen­tino”.

A la ma­yo­ría de los bur­ners les gus­ta re­cor­dar las his­to­rias de ex­ce­so, “co­ches ar­tís­ti­cos” per­so­na­li­za­dos y mons­truo­sos sis­te­mas de so­ni­do. Las ins­ta­la­cio­nes de ar­te de es­te año in­clu­yen una “ba­lle­na es­pa­cial” de 15 metros, la ca­be­za y las ma­nos de un gi­gan­te que pa­re­ce que sur­ge de la are­na, y un pe­da­zo de un Boeing 747 con­ver­ti­do a un “mo­tor de sue­ños”. A Har­vey le gus­ta es­tu­diar el ar­te -y el res­to de su crea­ción- des­de una pla­ta­for­ma al­ta cer­ca del cen­tro del even­to en First Camp, el cuar­tel de los fun­da­do­res.

Bur­ning Man se con­vir­tió en un asun­to se­rio. Ha­ce unos años, el otro Larry, el co­fun­da­dor de Goo­gle, in­vo­có a Bur­ning Man en una con­fe­ren­cia, di­jo que an­sia­ba que hu­bie­ra un lu­gar per­ma­nen­te “don­de la gen­te pu­die­ra pro­bar nue­vas co­sas... sin te­ner que im­ple­men­tar­las en to­do el mun­do”. Fue en Black Rock City que él y Brin, se di­ce, iban ves­ti­dos con ma­me­lu­cos plateados, con­tra­ta­ron a Eric Sch­midt pa­ra que se con­vir­tie­ra en di­rec­tor eje­cu­ti­vo.

Mu­chos otros per­so­na­jes de Si­li­con Va­lley si­guie­ron sus pa­sos. Al­gu­nos bur­ners re­sien­ten la apa­ri­ción de los cam­pos “de ins­ta­la­ción au­to­má­ti­ca” don­de los ri­cos pue­den pa­gar has­ta 20,000 dó­la­res pa­ra so­bre­vi­vir. Har­vey no se preo­cu­pa por la cre­cien­te pre­sen­cia de mul­ti­mi­llo­na­rios, y los des­cri­be co­mo “nues­tros pri­mos y ve­ci­nos”. Es “ab­sur­do de­cir que el di­ne­ro ‘es ma­lo’. No so­mos el mo­vi­mien­to de Oc­cupy”, di­ce.

Har­vey siem­pre se re­sis­tió a dar­le al­gún sig­ni­fi­ca­do par­ti­cu­lar a un hom­bre de ma­de­ra gi­gan­te que se que­ma al fi­nal. “No te­ne­mos una ideo­lo­gía. Te­ne­mos ideas”, di­ce. “No nos im­por­ta en qué creen los bur­ners, nos preo­cu­pa cuál es su experiencia… to­do se tra­ta de un com­por­ta­mien­to emer­gen­te”.

En el festival, la que­ma del hom­bre de ma­de­ra une a to­dos en un mo­men­to de ca­tar­sis. “Ellos son tes­ti­gos, y tam­bién se sien­ten reales y co­mo ellos mis­mos, es una en­ti­dad su­per­car­ga­da y an­he­la­da, por­que dan vuel­tas al­re­de­dor del cen­tro de es­te tor­be­llino caótico du­ran­te días”, di­ce Har­vey. “To­do el mun­do se sien­te co­mo si fue­ra uno con los de­más… eso se lla­ma tras­cen­den­cia”.

Bur­ning Man se tras­la­dó de la pla­ya al de­sier­to cuan­do en 1990 las au­to­ri­da­des re­pri­mie­ron el festival. Pe­ro el de­sier­to de Black Rock ofre­ció al­go más que so­lo un es­ca­pe pa­ra la su­per­vi­sión. Ca­da año el even­to se vuel­ve más gran­de, lo que lle­va a los bur­ners a pre­gun­tar­se - o a te­mer- lo gran­de que pue­de lle­gar a ser. Har­vey di­ce que “es­tá es­tu­dian­do la po­si­bi­li­dad” de que la asis­ten­cia crez­ca de ma­ne­ra cons­tan­te has­ta lle­gar a 100,000 per­so­nas (lo que aún es más pe­que­ño que Glas­ton­bury).

Pin­cha mi ima­gi­na­ción de nue­vo al de­cla­rar que se di­ri­ge a una tien­da Ni­ke pa­ra com­prar unos tenis y unas sá­ba­nas pa­ra una “nue­va ca­ma queen si­ze de lu­jo” pa­ra el tráiler Airs­tream que com­pró pa­ra el festival.

“Las me­jo­res co­sas en la vi­da son gra­tis”, di­ce, in­vo­can­do a Co­co Cha­nel, “y las se­gun­das me­jo­res co­sas cues­tan mu­cho di­ne­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.