“Las mi­llen­nials tam­bién ven­den Tup­per”,pper”, Lu­ciano Azum, di­rec­tor ge­ne­ral de Tup­per­wa­re Brands Mé­xi­co

La em­pre­sa Tup­per­wa­re cum­ple 50 años en Mé­xi­co y es una de las cin­co uni­da­des más im­por­tan­tes de ne­go­cio a ni­vel glo­bal. Su red de ven­de­do­res cu­bre to­dos los es­ta­dos del país. Su ba­se de ven­tas es 95% mu­je­res y 5% hom­bres. Ca­da tres se­ma­nas pre­sen­tan 150

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - RE­GI­NA RE­YES-HEROLES C.

¿Có­mo son las mu­je­res que ven­den Tup­per­wa­re y cuán­to ga­nan?

Más de un ter­cio son mi­llen­nials, pe­ro tam­bién hay de en­tre 40 y has­ta 80 y tan­tos años; real­men­te la opor­tu­ni­dad es gran­de, no hay res­tric­ción de edad por­que cree­mos que la edad es­tá en la men­te.

Vi­ven en to­da la re­pú­bli­ca me­xi­ca­na, in­clu­so en es­ta­dos con una si­tua­ción com­pli­ca­da de se­gu­ri­dad co­mo Mi­choa­cán, Gue­rre­ro y Ta­mau­li­pas. Son mu­je­res, to­das, que lle­van una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca a lu­ga­res don­de no hay otras opor­tu­ni­da­des. Son gue­rre­ras con co­ra­zón. Bus­can una opor­tu­ni­dad pa­ra ellas y la en­cuen­tran.cuentr En la ma­yo­ría de los ca­sos, es­ta es su la­bor­la­bo prin­ci­pal. No­so­tros de­ci­mos: “Si lo to­mas co­mo hobbie, te pa­ga co­mo hobbie, y si te lo to­mas­tom co­mo tra­ba­jo, te pa­ga co­mo tra­ba­jo”. Así unaun ven­de­do­ra al mes pue­de ga­nar unos 10,000 pe­sos, aun­que hay al­gu­nas que lle­gan a los 30,00030 y has­ta los 100,000 al mes.

Los ven­ven­de­do­res hom­bres han au­men­ta­do, ¿a qué se de­be?

Tie­ne que ver con el em­pren­de­du­ris­mo. Hoy te­ne­mos ma­yor par­ti­ci­pa­ción de hom­bres que ven la ven­ta di­rec­ta co­mo un ne­go­cio.

El con­cep­to de ven­ta di­rec­ta a ve­ces se ve co­mo ne­ga­ti­vo, tris­te­men­te, has­ta di­cen: “tan ba­jo has caí­do que ven­des por ca­tá­lo­go”, pe­ro es una ex­ce­len­te op­ción de in­gre­sos, de te­ner un ne­go­cio y ser tu pro­pio je­fe con tus pro­pios ho­ra­rios. Es hoy una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca co­mo cual­quier otra pa­ra hom­bres y mu­je­res.

¿Cuán­tCuán­tos pro­duc­tos sa­len de su plan­ta en Ler­ma y a dón­de van?

Es una de las plan­tas más gran­des en el mun­do, en tér­mi­nos de uni­da­des es la más gran­de, y pro­du­ce 30 mi­llo­nes de pie­zas al año. De esas, 60% se que­da en mer­ca­do lo­cal y 40% va a EU, Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca.

LaL di­gi­ta­li­za­ción ha si­do cla­ve en el sec­tor d de ven­ta di­rec­ta, ¿us­te­des ya se subie­ron?

Ha­ce dos años lan­za­mos un Know­led­ge Cen­ter (Cen­tro de co­no­ci­mien­to), una ciu­dad vir­tual que se lla­ma Tup­per City don­de to­dos los miem­bros de la fuer­za de ven­ta, de­pen­dien­do su ni­vel, en­tra a la ciu­dad y en­cuen­tra ca­pa­ci­ta­cio­nes de pro­duc­to o so­bre có­mo lle­var a ca­bo una reunión Tup­per­wa­re. Es un pun­to de reunión digital. Ade­más, es­te año lan­za­mos una apli­ca­ción que se lla­ma “Soy Tup­per­wa­re” don­de se pue­den co­lo­car ór­de­nes en lí­nea y dar se­gui­mien­to pa­ra ha­cer la vi­da más fá­cil a la ven­de­do­ra. Y es aquí don­de ve­mos el cre­ci­mien­to y don­de pon­dre­mos nues­tros es­fuer­zos.

¿Es­ta app per­mi­te un con­tac­to en­tre clien­te fi­nal y la fuer­za de ven­ta?

Va a ir evo­lu­cio­nan­do, pe­ro pa­ra el con­su­mi­dor fi­nal en es­te apli­ca­ti­vo tie­ne ac­ce­so a ca­tá­lo­gos, por ejem­plo. Y en los si­guien­tes pa­sos que­re­mos crear ese víncu­lo, pe­ro tra­ba­jar­lo pa­ra que no so­lo ha­ya un víncu­lo digital por­que so­mos una em­pre­sa de re­la­cio­nes y de con­tac­to, por lo que nos in­tere­sa ge­ne­rar una ven­ta pe­ro con una re­la­ción que va­ya más allá de lo digital.

¿Qué tan im­por­tan­te es Mé­xi­co pa­ra la em­pre­sa a ni­vel mun­dial?

Es­ta unidad de ne­go­cios es­tá en­tre las pri­me­ras cin­co me­jo­res a ni­vel mun­dial pa­ra Tup­per­wa­re. De he­cho, la em­pre­sa tie­ne dos uni­da­des de ne­go­cios, una es Fu­ller y la otra es Tup­per­wa­re, si se su­ma­ran las dos uni­da­des, Mé­xi­co se­ría el país más im­por­tan­te pa­ra la cor­po­ra­ción.

¿Qué desafío ven aho­ra y có­mo re­sol­ver­lo?

El ti­po de cam­bio es la no­ti­cia de la se­ma­na y de es­te se­mes­tre y que ob­via­men­te, em­pie­za a ge­ne­rar cier­tas pre­sio­nes. Afor­tu­na­da­men­te, una gran ma­yo­ría de la pro­duc­ción se ha­ce en Mé­xi­co, lo que nos per­mi­te ab­sor­ber par­te del im­pac­to, pe­ro nues­tras ma­te­rias pri­mas las pa­ga­mos en dó­la­res.

Es un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre y co­mo em­pre­sa tra­ta­re­mos de man­te­ner los pre­cios pa­ra el con­su­mi­dor fi­nal, ade­más te­ne­mos un equi­po muy pre­pa­ra­do y eso me trans­mi­te mu­cha tran­qui­li­dad. Desafíos siem­pre ha­brá. Hay cri­sis, hay ries­go, y sin em­bar­go, he­mos cre­ci­do y se­gui­re­mos cre­cien­do en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.