Laura Was­ser: la abo­ga­da de Holly­wood

Laura Was­ser es quien lleva el di­vor­cio de An­ge­li­na Jo­lie y Brad Pitt pe­ro en su ha­ber tie­ne mu­cho ex­pe­rien­cia con es­tos jui­cios de ce­le­bri­da­des.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - GARY SILVERMAN

El ma­tri­mo­nio no es exac­ta­men­te el es­ti­lo de Laura Was­ser, de 48 años. A la abo­ga­da de Los Án­ge­les le apa­sio­na el com­pro­mi­so y le en­can­ta una bue­na bo­da, pe­ro ad­mi­te que tie­ne re­pa­ros fi­lo­só­fi­cos acer­ca de dar el sí. “Pa­ra mí, el as­pec­to del ma­tri­mo­nio que me des­con­cier­ta es que es un con­tra­to que ri­ge el Es­ta­do, y no quiero que el Es­ta­do con­tro­le mis asun­tos per­so­na­les”, le di­jo a su ami­go y an­ti­guo clien­te, Stevie Won­der, en la re­vis­ta In­ter­view en 2012. “Vi­ves con al­guien, ha­ces un com­pro­mi­so pa­ra hon­rar­lo, res­pe­tar­lo, y amar­lo, y si vas a te­ner hi­jos, ha­ces un com­pro­mi­so pa­ra criar jun­tos a los ni­ños. ¿Por qué el Es­ta­do tie­ne que in­vo­lu­crar­se en eso?”.

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra las fi­nan­zas de Was­ser, no to­do el mun­do pien­sa lo mis­mo. Su ne­go­cio es ayu­dar a la éli­te de Holly­wood a “des­aco­plar­se” - el tér­mino que uti­li­za Gwyneth Paltrow- y el ne­go­cio es­tá en au­ge.

Los lec­to­res de los ta­bloi­des des­de Londres a Los Án­ge­les co­no­cen a Was­ser co­mo “Dis­so Queen” ( Rei­na de los dis­cur­sos), la abo­ga­da que di­suel­ve víncu­los ma­tri­mo­nia­les con un mí­ni­mo de aten­ción de los me­dios y una má­xi­ma par­ti­ci­pa­ción en la dis­po­si­ción de la pro­pie­dad co­mún.

Was­ser re­gre­só a las pá­gi­nas de chis­mes con la se­pa­ra­ción de “Bran­ge­li­na”, el nom­bre que se le dio a la cé­le­bre pa­re­ja de ac­to­res, An­ge­li­na Jo­lie y Brad Pitt. Ac­túa co­mo abo­ga­da de Jo­lie, la de­man­dan­te en la ac­ción de di­vor­cio.

Es un pa­pel pro­ta­gó­ni­co pa­ra Was­ser, pe­ro tam­po­co el pri­me­ro pues ayu­dó tam­bién a la ce­le­bri­dad, Kim Kar­das­hian, a li­be­rar­se de su es­po­so, el bas­quet­bo­lis­ta Kris Humph­ries; de­fen­dió a la es­tre­lla de los Piratas del Ca­ri­be, Johnny Depp, du­ran­te su se­pa­ra­ción de la ac­triz Am­ber Heard; ayu­dó a Ma­ria Sh­ri­ver en su ca­so de di­vor­cio de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger; y ayu­dó a Won­der a elu­dir una de­man­da de pen­sión con­yu­gal de 30 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd) en 2002 de una ex­no­via.

Es­ta es la se­gun­da vez que re­co­rre es­te ca­mino con Jo­lie, pues tam­bién re­pre­sen­tó a la es­tre­lla de pe­lí­cu­las co­mo Girl, In­te­rru­ped (Inocen­cia In­te­rrum­pi­da) y La­ra Croft: Tomb Rai­der, du­ran­te su di­vor­cio del ac­tor Billy Bob Thornton.

Was­ser lle­gó a su ne­go­cio de la ma­ne­ra an­ti­gua: na­ció en él. Cuen­ta que la con­ci­bie­ron la no­che que su pa­dre, Den­nis, apro­bó el exa­men de la ba­rra de abo­ga­dos, lo que in­clu­so ins­pi­ró su nom­bre, Laura Allison Was­ser, cu­yas ini­cia­les de­le­trean L. A.W. ( L. E.Y.).

“Mi ma­má que­ría lla­mar­me Re­bec­ca”, di­jo Was­ser a CNN en 2010.

Des­pués de ca­sar­se y di­vor­ciar­se de “un ti­po es­pa­ñol”, co­mo lo lla­mó du­ran­te una en­tre­vis­ta con Bloom­berg, Was­ser se unió al bu­fe­te de abo­ga­dos de su pa­dre: Was­ser, Coo­per­man & Mand­les. Den­nis Was­ser desa­rro­lló su des­pa­cho de di­vor­cios al re­pre­sen­tar a los abo­ga­dos de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to en sus rom­pi­mien­tos. Esas co­ne­xio­nes le lle­va­ron a los clien­tes de los abo­ga­dos. “Si una per­so­na no tie­ne por lo me­nos 10 mdd ge­ne­ral­men­te los en­via­mos a otro lu­gar”, di­jo a Bloom­berg.

Was­ser, quien tie­ne dos hi­jos con dos hom­bres, nin­guno de ellos el ti­po es­pa­ñol, se mue­ve có­mo­da­men­te en los círcu­los de las ce­le­bri­da­des co­mo una más: es una exins­truc­to­ra de ae­ró­bi­cos con una gran son­ri­sa y bri­llan­te ca­be­llo. Los co­men­ta­ris­tas del pro­gra­ma de te­le­vi­sión de TMZ, la des­cri­bie­ron co­mo “sú­per gua­pa”, “la abo­ga­da más sexy que he vis­to” y “la abo­ga­da más sexy en la his­to­ria”.

Co­bra 850 dó­la­res por ho­ra y las ce­le­bri­da­des tie­nen fe en su tra­ba­jo. Kar­das­hian, aho­ra en su ter­cer ma­tri­mo­nio, di­jo: “Con­fío en Laura co­mo en na­die más. Es la voz de la ra­zón du­ran­te una épo­ca de in­cer­ti­dum­bre”.

Co­mo co­rres­pon­de a una per­so­na que se ga­na la vi­da del ma­tri­mo­nio, pe­ro que aho­ra lo evi­ta, Was­ser re­co­mien­da to­mar un en­fo­que de ti­po em­pre­sa­rial en los asun­tos ma­tri­mo­nia­les. Los acuer­dos pre­nup­cia­les son bue­na idea, di­ce, al igual que las con­ver­sa­cio­nes an­tes y des­pués el ma­tri­mo­nio so­bre asun­tos prác­ti­cos que pue­den des­ca­rri­lar una re­la­ción, “so­bre to­do, los as­pec­tos fi­nan­cie­ros, un te­ma que no es muy sexy o ro­mán­ti­co”.

Lo que pien­sa so­bre el di­vor­cio se re­su­me en su li­bro de 2013: It Doesn’t Ha­ve to Be That Way: How To Di­vor­ce Wit­hout Des­tro­ying Your Fa­mily or Ban­krup­ting Your­self (No tie­ne que ser de esa ma­ne­ra: Có­mo di­vor­ciar­se sin des­truir tu fa­mi­lia o lle­var­te a la quie­bra). Pe­ro, al me­nos en pú­bli­co, su con­se­jo es man­te­ner la cal­ma. “Tra­tar es­to co­mo una transac­ción de ne­go­cios”, di­jo. “In­clu­so si la otra per­so­na se com­por­ta un po­co co­mo un im­bé­cil, no tie­nes que ba­jar a ese ni­vel”.

La di­fe­ren­cia de li­diar con ce­le­bri­da­des, di­ce, es su ne­ce­si­dad de dis­cre­ción. Una tác­ti­ca que fun­cio­na es con­tra­tar un juez pri­va­do, - con un cos­to de 1,000 dó­la­res por ho­ra, se­gún con Bloom­berg, pa­ra que re­suel­va los ca­sos en pri­va­do.

La iro­nía es que la ca­pa­ci­dad de Was­ser de pro­te­ger a sus clien­tes de los me­dios la con­vier­te a ella en una ce­le­bri­dad.

A pe­sar de to­do, la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio es bue­na pa­ra la se­ño­ra L.A.W.

Co­mo co­rres­pon­de a quien se ga­na la vi­da del ma­tri­mo­nio, pe­ro lo evi­ta, Was­ser re­co­mien­da to­mar un en­fo­que em­pre­sa­rial. Los acuer­dos pre­nup­cia­les son bue­na idea, igual que ha­blar de ‘los as­pec­tos fi­nan­cie­ros, un te­ma que no es muy sexy o ro­mán­ti­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.