Elon Musk ve un fu­tu­ro de cien­cia fic­ción

El mul­ti­mi­llo­na­rio idea­lis­ta de tec­no­lo­gía, op­ta por la ener­gía so­lar, te­ner au­tos sin con­duc­tor y has­ta lle­var­nos a Mar­te.

Milenio - Mercados Milenio - - YO DIGO - RI­CHARD WA­TERS

¿ Qué ha­ces cuan­do uno de tus cohe­tes ex­plo­ta en la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to de Ca­bo Ca­ña­ve­ral? ¿O cuan­do al­guien mue­re al vo­lan­te de uno de los co­ches de tu com­pa­ñía en mo­do de au­to­con­duc­ción? Si tu nom­bre es Elon Ree­ve Musk, no pier­des el rit­mo.

Las ca­tás­tro­fes que po­drían des­ca­rri­lar a un sim­ple mor­tal al pa­re­cer ape­nas las re­gis­tró el em­pre­sa­rio de tec­no­lo­gía de 45 años, quien di­ri­ge Tes­la Mo­tors, una com­pa­ñía de co­ches eléc­tri­cos, y la em­pre­sa es­pa­cial pri­va­da Spa­ceX, ade­más de ser pre­si­den­te de So­la­rCity de ener­gía so­lar.

Musk aún afir­ma que la tec­no­lo­gía de co­ches sin con­duc­tor sal­va más vi­das de las que po­ne en ries­go. Ade­más hi­zo a un la­do el re­vés del cohe­te y pre­sen­tó el plan más im­pro­ba­ble a la fe­cha: lle­var a se­res hu­ma­nos a Mar­te en 2025.

To­do está en ser­vi­cio de un pro­pó­si­to más ele­va­do. Para el hom­bre cu­yos ejer­ci­cios de pen­sa­mien­to pue­den so­nar de cien­cia fic­ción, po­blar otros pla­ne­tas es la úni­ca ma­ne­ra de ase­gu­rar el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad an­te el ries­go de un desas­tre en la Tie­rra que lle­ve a la ex­tin­ción.

“Has­ta cier­to pun­to so­mos agen­tes de vi­da”, di­jo en el anun­cio del plan. “Po­de­mos lle­var la vi­da co­mo la co­no­ce­mos y dar vi­da a Mar­te”.

Su pa­pel co­mo sal­va­dor de la hu­ma­ni­dad no le cae bien a to­do el mun­do. En un mo­men­to de cre­cien­te au­to­con­fian­za en Si­li­con Va­lley, la arro­gan­cia de Musk se cier­ne tan gran­de co­mo la de cual­quie­ra., y los ries­gos y con­se­cuen­cias de la tec­no­lo­gía que desa­rro­lla ge­ne­ran una se­rie de du­das.

“Elon Musk es un gran vi­sio­na­rio y un gran in­ven­tor, y tie­nes que ad­mi­rar su am­bi­ción y sus aga­llas”, di­ce Pa­trick Lin, pro­fe­sor de fi­lo­so­fía y jefe del gru­po de cien­cias emer­gen­tes del Po­li­téc­ni­co de Ca­li­for­nia. “Pe­ro pa­re­ce que tie­ne un pun­to ciego para las cues­tio­nes éti­cas y su im­pac­to”.

El em­pre­sa­rio de au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos y via­jes es­pa­cia­les no es del ti­po que se de­ten­ga an­te es­tas re­ser­vas. Co­mo el fa­lle­ci­do Ste­ve Jobs, quien era co­no­ci­do por su “cam­po de dis­tor­sión de la reali­dad”, Musk tie­ne una repu­tación de ins­pi­rar e im­pul­sar a sus tra­ba­ja­do­res a lo­grar lo im­pro­ba­ble.

“La cla­ve de la ma­gia de Elon es que pro­po­ne un ob­je­ti­vo au­daz y muy cla­ro”, di­ce Peter Dia­man­dis, un co­le­ga em­pre­sa­rio es­pa­cial. “Tie­ne la ri­que­za para com­ple­tar el pro­yec­to o echar a an­dar las co­sas”. ¿Al­go lo de­tie­ne? Qui­zá las le­yes de la fí­si­ca, di­ce Dia­man­dis.

Ayu­da te­ner un his­to­rial que in­clu­ye al­gu­nos de los hi­tos más im­por­tan­tes en los co­ches eléc­tri­cos y en vue­los es­pa­cia­les pri­va­dos, jun­to con una for­tu­na de unos 12,000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Musk es ca­si tan fa­mo­so por su com­ple­ja vi­da per­so­nal co­mo por su ri­que­za y am­bi­ción. Su se­gun­da es­po­sa, la ac­triz bri­tá­ni­ca Ta­lu­lah Ri­ley, so­li­ci­tó el di­vor­cio por se­gun­da oca­sión, y tie­ne cin­co hi­jos de su ma­tri­mo­nio an­te­rior.

Se mu­dó a Ca­na­dá a los 18 años y pos­te­rior­men­te ad­qui­rió la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se. Des­pués de dos tí­tu­los, uno en fí­si­ca y otro en eco­no­mía, lle­gó a Ca­li­for­nia a me­dia­dos de 1990 para es­tu­diar un doc­to­ra­do, pe­ro lo aban­do­nó en unos días para en­trar­le a las star­tups du­ran­te el au­ge de las pun­to­com.

Musk lo­gró gran éxi­to co­mo fun­da­dor de la com­pa­ñía de pa­gos en lí­nea Pa­yPal, y su for­tu­na de esa com­pa­ñía pa­só al lan­za­mien­to de Spa­ceX en 2002, que desa­rro­lló uno de los prin­ci­pa­les sis­te­mas co­mer­cia­les de lan­za­mien­tos.

Más re­cien­te­men­te, en Tes­la, en­con­tró otras sa­li­das para su idea­lis­mo tec­no­ló­gi­co. En su bús­que­da por un fu­tu­ro pos­te­rior al car­bono, Musk abrió la plan­ta de ba­te­rías más gran­de el mun­do y así apo­yar el lan­za­mien­to en 2017 del pri­mer co­che eléc­tri­co para el mer­ca­do ma­si­vo. Tra­ta de fu­sio­nar So­la­rCity con Tes­la para crear el pri­mer con­glo­me­ra­do de ener­gía al­ter­na­ti­va, que abar­ca los pa­ne­les so­la­res con al­ma­ce­na­mien­to in­te­gra­do de elec­tri­ci­dad y co­ches que con­su­men ese ti­po de ener­gía.

En to­do es­to, Musk nun­ca du­dó en ir en con­tra de las con­ven­cio­nes so­cia­les o em­pre­sa­ria­les. El plan de So­la­rCity, por ejem­plo, es un pun­to de desacuer­do con Wall Street por­que a los in­ver­sio­nis­tas les preo­cu­pa que la fu­sión so­lar lo dis­trai­ga mien­tras tra­ta de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de pro­duc­ción en Tes­la.

Lo gran­dio­so del ob­je­ti­vo del es­pa­cio ten­drá sus de­trac­to­res, con­ce­de Dia­man­dis.

“La po­bla­ción se­rá crítica acer­ca de to­do: ¿por qué arries­gar es­to en el es­pa­cio cuan­do hay tan­tos pro­ble­mas en la tie­rra por so­lu­cio­nar?”, di­ce. Pe­ro ar­gu­men­ta que Musk re­ci­bi­rá el apo­yo que ne­ce­si­ta, si es “muy cla­ro acer­ca del gran va­lor que tie­ne es­to para la hu­ma­ni­dad”.

Las fa­ta­li­da­des en los au­to­mó­vi­les plan­tean otras du­das. Cuan­do Musk pre­sen­tó su tec­no­lo­gía sin con­duc­tor, otros en el mun­do de la tec­no­lo­gía se ho­rro­ri­za­ron: aun­que no es un sis­te­ma to­tal­men­te au­tó­no­mo, fue un pa­so más arries­ga­do del que otros es­ta­ban dis­pues­tos a to­mar.

Sin em­bar­go, en el uni­ver­so mo­ral de Musk, los ma­yo­res ob­je­ti­vos ga­nan, y no hay uno más gran­de que pro­te­ger el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad al echar raí­ces en Mar­te. En Lo and Behold, una pe­lí­cu­la so­bre tec­no­lo­gía del ci­neas­ta Wer­ner Her­zog, Musk ex­pli­ca la for­ma de pen­sar para su mi­sión a Mar­te, y el di­rec­tor, atra­pa­do en la idea, se ofre­ce a ir, si es ne­ce­sa­rio, con un via­je de ida.

“Creo que lo que va­mos a ofre­cer son via­jes de ida y vuel­ta”, di­ce Musk. “Así mu­cho más gen­te es­ta­rá dis­pues­ta a ir, y si creen que no les gus­ta, en­ton­ces re­gre­sar”.

Co­mo el fa­lle­ci­do Ste­ve Jobs, co­no­ci­do por su ‘cam­po de dis­tor­sión de la reali­dad’, Musk tie­ne una repu­tación de ins­pi­rar e im­pul­sar a sus tra­ba­ja­do­res a lo­grar lo im­pro­ba­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.