En el Tech Hub de Mas­te­rCard se co­ci­na el fu­tu­ro de los pa­gos di­gi­ta­les

La bi­lle­te­ra des­apa­re­ce­rá, pri­me­ro se in­te­gra­rá al ce­lu­lar y lue­go se­rá re­em­pla­za­da por una son­ri­sa, una pa­la­bra o in­clu­so un par­pa­deo.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - LEO­NAR­DO PE­RAL­TA

El nú­me­ro 114 de la Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York mues­tra un edi­fi­cio co­mo mu­chos en el barrio de Fla­ti­ron: con una im­po­nen­te entrada pe­ro al mis­mo tiem­po, inad­ver­ti­da en una de las ca­lles más lu­jo­sas del mun­do. En tres pi­sos del edi­fi­cio, desde el Mas­te­rCard NYC Tech­no­logy Hub se co­ci­na la evo­lu­ción de una em­pre­sa na­ci­da en la dé­ca­da de 1960 pa­ra pro­ce­sar pa­gos con tar­je­tas de cré­di­to, pe­ro que aho­ra se en­fren­ta a un fu­tu­ro don­de la gen­te po­drá com­prar lo que sea con cual­quier for­ma de pa­go.

Mas­te­rCard es uno de los más im­por­tan­tes pro­ce­sa­do­res de pa­go en el mun­do. Sus in­gre­sos pa­sa­ron de po­co más de 4,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) en 2007 has­ta su­pe­rar los 10,700 mdd en 2016. Sin em­bar­go, el mun­do de los pa­gos es­tá cam­bian­do rá­pi­do: más dis­po­si­ti­vos tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra re­ci­bir pa­gos mien­tras que em­pre­sas co­mo Ap­ple y com­pa­ñías Fin­tech, de­di­ca­das a la in­no­va­ción fi­nan­cie­ra, bus­can crear ex­pe­rien­cias de pa­go más sen­ci­llas y atrac­ti­vas, sa­can­do del ca­mino a ju­ga­do­res tra­di­cio­na­les en un mer­ca­do (pa­gos de pro­duc­tos y ser­vi­cios con me­dios no mo­ne­ta­rios) que se­gún la con­sul­to­ra Cap­ge­mi­ni su­peró en 2015 los 426,000 mdd.

En una sa­la del Tech Hub, un ro­bot Pep­per, desa­rro­lla­do por la em­pre­sa de tec­no­lo­gía ja­po­ne­sa Soft­bank, re­ci­be a los vi­si­tan­tes. Es­te pe­que­ño au­tó­ma­ta sa­lu­da y ven­de bo­le­tos de avión me­dian­te co­man­dos de voz y su pro­pó­si­to es pro­por­cio­nar in­for­ma­ción al via­je­ro y fa­ci­li­tar los pro­ce­sos de ven­ta. “En po­cos años Pep­per po­dría ron­dar los ae­ro­puer­tos en mer­ca­dos co­mo el asiá­ti­co, don­de es­tas so­lu­cio­nes son muy bien acep­ta­das por las per­so­nas”, di­jo Chai­ti Sen, lí­der en el Tech Hub.

Mas­te­rCard desea rein­ven­tar­se co­mo una em­pre­sa de ser­vi­cios de in­for­ma­ción, más allá de la ges­tión de transac­cio­nes de pa­go, se­gún Jorn Lam­bert, vi­ce­pre­si­den­te de ca­na­les di­gi­ta­les en la em­pre­sa. “La in­for­ma­ción ge­ne­ra­da al­re­de­dor de las transac­cio­nes de pa­go, tam­bién lla­ma­da me­ta­da­ta, se es­tá con­vir­tien­do en ex­tre­ma­da­men­te va­lio­sa. Tra­ba­ja­mos con so­cios co­mo los ban­cos pa­ra el desa­rro­llo de me­ca­nis­mos de pa­go más in­te­gra­dos al mun­do di­gi­tal, ade­más de abrir nue­vas for­mas pa­ra apro­ve­char es­ta nue­va ri­que­za de da­tos”. La em­pre­sa ges­tio­na hoy día más de 880 mi­llo­nes de tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to pe­ro el mer­ca­do po­ten­cial es in­men­so: Mas­te­rCard es­ti­ma que ha­cia 2020 has­ta 34,000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos ten­drán ca­pa­ci­dad de re­ci­bir al­gún tipo de pa­go elec­tró­ni­co.

La iden­ti­dad fi­nan­cie­ra

La es­tra­te­gia de Mas­te­rCard se de­no­mi­na to­ke­ni­za­ción y con­sis­te en el uso de da­tos al­ma­ce­na­dos en un cen­tro de da­tos en re­em­pla­zo de me­ca­nis­mos co­mo la ban­da mag­né­ti­ca o el chip EMV de las tar­je­tas de dé­bi­to o cré­di­to.

Es­tos da­tos son ac­ce­sa­dos por me­dio de una app pa­ra smartp­ho­ne, pe­ro tam­bién desde al­gún elec­tro­do­més­ti­co, de un ro­bot co­mo Pep­per o al­gún dis­po­si­ti­vo de reali­dad vir­tual. En lu­gar de la fir­ma o la cla­ve PIN se usa al­gún me­ca­nis­mo bio­mé­tri­co co­mo la hue­lla dac­ti­lar, los ras­gos del iris o el ros­tro hu­mano.

La em­pre­sa lla­ma a es­ta ini­cia­ti­va Mas­ter­pass. “Crea­mos un eco­sis­te­ma don­de se com­bi­na in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios de se­gu­ri­dad di­gi­ta­les que per­mi­ten que la iden­ti­dad fi­nan­cie­ra de una per­so­na pue­da ser ac­ce­sa­da en una gran di­ver­si­dad de si­tua­cio­nes, fa­ci­li­tan­do la ex­pe­rien­cia de com­pra”, di­jo Lam­bert.

Ade­más de ges­tio­nar nue­vas for­mas de pa­go, Mas­te­rCard es­tá tra­ba­jan­do en nue­vas lí­neas de ne­go­cio co­mo la ges­tión de la iden­ti­dad per­so­nal, di­jo, Ed­ward McLaugh­lin, pre­si­den­te de ope­ra­cio­nes y tec­no­lo­gía en la em­pre­sa. “Los prin­ci­pios téc­ni­cos pa­ra ges­tión de iden­ti­dad fi­nan­cie­ra pue­den usar­se pa­ra el ma­ne­jo de la iden­ti­dad per­so­nal”. En Ni­ge­ria la em­pre­sa ayu­dó al Na­tio­nal Iden­tity Ma­na­ge­ment Com­mis­sion a pro­veer a más de 100 mi­llo­nes de tar­je­tas de iden­ti­dad a los ciu­da­da­nos ni­ge­ria­nos ma­yo­res de 16 años.

Ade­más de usar la tec­no­lo­gía de Mas­te­rCard co­mo he­rra­mien­ta de pa­gos y de ve­ri­fi­ca­ción de iden­ti­dad, otro uso que la em­pre­sa ex­plo­ra es ayu­dar al sec­tor pú­bli­co en la ges­tión de ser­vi­cios ur­ba­nos de acuer­do con Mi­tul De­sai, di­rec­ti­vo en el área de alian­zas glo­ba­les de la com­pa­ñía, “so­mos alia­dos de Trans­port for Lon­don y con el Sis­te­ma In­te­gra­do de Trans­por­te Pú­bli­co de Bo­go­tá pa­ra pro­veer a los usua­rios tar­je­tas de pa­go con ca­rac­te­rís­ti­cas avan­za­das co­mo el uso dual pa­ra transac­cio­nes co­mer­cia­les, pe­ro ade­más ofre­ce­mos ser­vi­cios de aná­li­sis de da­tos pro­ve­nien­tes del uso de es­tas tar­je­tas pa­ra la pla­nea­ción del trans­por­te en la ciu­dad”, di­jo el di­rec­ti­vo.

Cam­bios que re­tan

To­dos es­tos cam­bios res­pon­den a un mer­ca­do que cam­bia ver­ti­gi­no­sa­men­te. Un re­por­te del De­par­ta­men­to de Co­mer­cio de los Es­ta­dos Uni­dos, re­gis­tró en Nue­va York, 21 ope­ra­cio­nes

star­tups y com­pa­ñías de­di­ca­das solo a in­no­var sis­te­mas de pa­go. Más re­le­van­te ha si­do la apa­ri­ción de una nue­va ge­ne­ra­ción de em­pre­sas y ser­vi­cios des­ti­na­dos a com­ple­men­tar y, en oca­sio­nes, re­em­pla­zar al­gu­nas pie­zas del sis­te­ma de pa­gos.

Pa­yPal, que na­ció en 1998 pa­ra me­jo­rar las trans­fe­ren­cias de pa­go, y en 2008 al­guien ba­jo el seu­dó­ni­mo Sa­tos­hi Na­ka­mo­to pu­bli­có un do­cu­men­to con los fun­da­men­tos téc­ni­cos de la mo­ne­da vir­tual Bit­coin y de la tec­no­lo­gía que la ha­ce fun­cio­nar lla­ma­da block­chain. Fi­nal­men­te, ha­cia 2010, apa­re­ció en Sue­cia iZettle, un sis­te­ma de re­cep­ción de pa­gos con tar­je­ta que re­em­pla­za las ter­mi­na­les de re­cep­ción de pa­go con tar­je­ta con un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo com­pa­ti­ble con smartp­ho­nes y ta­blets.

Pe­ro no son los úni­cos. Em­pre­sas de tec­no­lo­gía han in­cur­sio­na­do en el mun­do de los sis­te­mas de pa­go por me­dio de ser­vi­cios co­mo Ap­ple Pay, Goo­gle Wa­llet e in­clu­so ca­de­nas co­mer­cia­les tie­nen sis­te­mas de pa­go co­mo Star­bucks Card de la ca­de­na ho­mó­ni­ma de ca­fe­te­rías.

De acuer­do con un re­por­te de la agen­cia de aná­li­sis bur­sá­til Mor­nings­tar, el cam­bio tec­no­ló­gi­co en los sis­te­mas de pa­go re­pre­sen­tan una es­pa­da de do­ble fi­lo pa­ra Mas­te­rCard, “sis­te­mas al­ter­na­ti­vos de pa­go po­drían re­pre­sen­tar una po­ten­cial pér­di­da de mer­ca­do pa­ra la em­pre­sa pe­ro la tran­si­ción ha­cia solo in­cre­men­ta­rá la can­ti­dad de transac­cio­nes que pa­san por la red de Mas­te­rCard”.

Jus­to por ello, la em­pre­sa no des­car­ta mer­ca­dos ni mo­de­los de ne­go­cio, se­gún John Shel­don, vi­ce­pre­si­den­te de Mas­te­rCard Labs, su área de es­tu­dio de ideas vi­sio­na­rias y mer­ca­dos no aten­di­dos. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do en Áfri­ca pa­ra ha­bi­li­tar so­lu­cio­nes de in­clu­sión fi­nan­cie­ra con el pro­yec­to de co­mer­cio 2KUZE que usa men­sa­jes SMS y tam­bién desa­rro­lla­mos la so­lu­ción IdeaBox, don­de bá­si­ca­men­te pro­vee­mos nues­tras me­to­do­lo­gías de in­no­va­ción a otras em­pre­sas”. Pa­ra Mas­te­rCard, la di­ver­si­fi­ca­ción in­clu­ye co­la­bo­rar con em­pre­sas en ru­bros muy di­fe­ren­tes co­mo em­pre­sas de elec­tro­do­més­ti­cos y des­pa­cha­do­res de be­bi­das, “es­ta­mos desa­rro­llan­do con Sam­sung una nue­va ge­ne­ra­ción de re­fri­ge­ra­do­res con pan­ta­lla tác­til desde don­de se pue­den com­prar ví­ve­res y con Cra­ne Mer­chan­di­sing Sys­tems tra­ba­ja­mos en el desa­rro­llo de má­qui­nas des­pa­cha­do­ras de re­fres­cos que in­te­gren Mas­ter­pass”, di­jo Chai­ti Sen, lí­der en Tech Hub.

Es­ta for­ma de res­guar­dar­se del fu­tu­ro es fun­da­men­tal pa­ra la em­pre­sa, se­gún Ja­mes Si­ne­gal, ana­lis­ta de Mor­nings­tar. “Ajay Ban­ga (CEO de Mas­te­rCard) ha ex­pre­sa­do que las prio­ri­da­des de la em­pre­sa se re­par­ti­rán de la si­guien­te ma­ne­ra: 50% en el cre­ci­mien­to del ne­go­cio prin­ci­pal, 25% di­ver­si­fi­can­do la ba­se de clien­tes y 25% cons­tru­yen­do nue­vos ne­go­cios”. De he­cho, en los úl­ti­mos años, la ca­te­go­ría de “otros in­gre­sos” que com­pren­den ser­vi­cios de con­sul­to­ría, se­gu­ri­dad di­gi­tal y nue­vas lí­neas de ne­go­cio re­pre­sen­tó el año pa­sa­do 22.6% de sus in­gre­sos to­ta­les, cuan­do en 2014 es­ta por­ción era de ape­nas 17.9%.

Mas­te­rcard tra­ta­rá de evi­tar los erro­res de em­pre­sas en in­dus­trias co­mo la dis­que­ra, que des­es­ti­ma­ron el cam­bio tec­no­ló­gi­co y fue­ron arra­sa­das por ello, se­gún el ana­lis­ta de Mor­nings­tar, “de­bi­do a que la com­pa­ñía em­pie­za con una po­si­ción de mer­ca­do fuer­te, tie­ne tiem­po y di­ne­ro dis­po­ni­ble pa­ra so­bre­pa­sar a po­ten­cia­les com­pe­ti­do­res. La fir­ma ha en­con­tra­do que una de sus prio­ri­da­des gi­ra al­re­de­dor de los da­tos, pro­duc­to de las transac­cio­nes co­mer­cia­les, por lo que Mas­te­rCard es­tá bien po­si­cio­na­da pa­ra en­con­trar va­lor en el aná­li­sis de sus da­tos”.

El fu­tu­ro de la bi­lle­te­ra pa­re­ce que se­gui­rá un ca­mino ha­cia su desaparición, pri­me­ro su plena in­te­gra­ción ha­cia el ce­lu­lar y pos­te­rior­men­te se­rá re­em­pla­za­da por una son­ri­sa, una pa­la­bra o in­clu­so un par­pa­deo. El co­mer­cio se con­ver­ti­rá en al­go muy se­me­jan­te a una emo­ción y pa­ra Mas­te­rCard, un océano de in­for­ma­ción.

“La em­pre­sa ges­tio­na hoy día más de 880 mi­llo­nes de tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to pe­ro el mer­ca­do po­ten­cial es in­men­so: Mas­te­rCard es­ti­ma que ha­cia 2020 has­ta 34,000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos ten­drán ca­pa­ci­dad de re­ci­bir al­gún tipo de pa­go elec­tró­ni­co.”

El Tech Hub en NYC. Mas­te­rCard, em­pre­sa de tar­je­tas plás­ti­cas, se pre­pa­ra pa­ra el fu­tu­ro de transac­cio­nes fi­nan­cie­ras di­gi­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.