En bus­ca del ver­da­de­ro Ma­cron

El li­bro The French Ex­cep­tion bus­ca en­ten­der lo que cree el re­cién ele­gi­do pre­si­den­te fran­cés, un hom­bre que se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo “ju­pi­te­riano”.

Milenio - Mercados Milenio - - PERFIL - JO­NAT­HAN DERBYSHIRE

En el ve­rano de 2015, cuan­do fue mi­nis­tro de Eco­no­mía en el tam­ba­lean­te go­bierno de Fra­nçois Ho­llan­de, Em­ma­nuel Ma­cron con­ce­dió una entrevista a la re­vis­ta Le 1. La dis­cu­sión no se cen­tró en la "Loi Ma­cron" (Ley Ma­cron), el po­lé­mi­co pa­que­te de re­for­mas li­be­ra­li­za­do­ras pa­ra el la­do de la ofer­ta de la eco­no­mía fran­ce­sa, que el jo­ven po­lí­ti­co, en­ton­ces de 37 años, aca­ba­ba de guiar a tra­vés de la Asam­blea Na­cio­nal, sino más bien su in­te­rés por la fi­lo­so­fía.

Ma­cron, quien es­cri­bió una te­sis so­bre He­gel y des­pués tra­ba­jó co­mo asis­ten­te del fi­ló­so­fo Paul Ri­coeur, re­cor­dó que asis­tió a un se­mi­na­rio so­bre Ma­quia­ve­lo di­ri­gi­do por Étien­ne Ba­li­bar. Es­te fue el mo­men­to, di­jo, en que “aban­do­nó la me­ta­fí­si­ca por la fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca”.

Lle­gó a ver las ideo­lo­gías po­lí­ti­cas co­mo “cons­truc­cio­nes in­te­lec­tua­les” que “cla­ri­fi­can lo real”. El pro­ble­ma, se que­jó Ma­cron, era que nin­guno de los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos de Fran­cia te­nía una “ba­se ideo­ló­gi­ca”, al­go que po­dría sor­pren­der a aque­llos que aún lo des­car­tan co­mo un tec­nó­cra­ta de­fi­ni­ti­va­men­te sin ideo­lo­gía; un “agra­da­ble Gis­card d'Es­taing” (ex­pre­si­den­te fran­cés) co­mo lo ex­pre­só el con­sul­tor po­lí­ti­co y em­pre­sa­rio Alain Minc.

Adam Plow­right, un pe­rio­dis­ta con se­de en Pa­rís, ha­bla so­bre es­ta re­ve­la­do­ra entrevista en la in­tro­duc­ción de The French Ex­cep­tion (La Ex

cep­ción Fran­ce­sa), la pri­me­ra bio­gra­fía en in­glés de Ma­cron. Se­ña­la có­mo el fu­tu­ro pre­si­den­te ar­gu­men­tó que hay una bre­cha o au­sen­cia en el co­ra­zón de la de­mo­cra­cia en Fran­cia. Ma­cron no so­lo ha­bló del des­con­ten­to ge­ne­ra­li­za­do con la cla­se po­lí­ti­ca que se apo­de­ró del país por lo me­nos du­ran­te dos dé­ca­das. Es­to da­ta des­de la re­vo­lu­ción de 1789.

El pue­blo fran­cés no que­ría ma­tar al rey, di­jo Ma­cron. El Te­rror creó un “va­cío emo­cio­nal e ima­gi­na­rio” (“¡el rey ya no es­ta­ba allí!”) que, ca­si dos si­glos más tar­de, Char­les de Gau­lle tra­tó de lle­nar cuan­do di­se­ñó la Quin­ta Re­pú­bli­ca

Lo más sor­pren­den­te de los pri­me­ros me­ses del rei­na­do de Ma­cron (y uno usa esa pa­la­bra con co­no­ci­mien­to de cau­sa) no es su agen­da po­lí­ti­ca (aun­que es­to em­pie­za a to­mar for­ma), sino su es­ti­lo".

pa­ra otor­gar­le a la ofi­ci­na del pre­si­den­te to­dos los po­de­res (y, lo más im­por­tan­te, to­da la gran­de­za) de un “mo­nar­ca re­pu­bli­cano”. Des­afor­tu­na­da­men­te, a pe­sar de los es­fuer­zos de De Gau­lle, la “nor­ma­li­za­ción de la fi­gu­ra del pre­si­den­te creó un lu­gar va­cío en el cen­tro de nues­tra vi­da po­lí­ti­ca”.

Po­cos lec­to­res no vie­ron el gol­pe al en­ton­ces je­fe de Ma­cron. Ho­llan­de, des­pués de to­do, hi­zo su cam­pa­ña en 2012 con la pro­me­sa de que se­ría un “pre­si­den­te nor­mal” des­pués de la vul­ga­ri­dad y la hi­per­ac­ti­vi­dad de Ni­co­las Sar­kozy y su es­ta­día en el Pa­la­cio del Elí­seo. Co­mo se­ña­la Plow­right, des­de que re­em­pla­zó a Ho­llan­de en el “trono de la Re­pú­bli­ca”, Ma­cron mos­tró to­das las se­ña­les de “imi­tar el es­ti­lo real del que fue pio­ne­ro De Gau­lle con las que fu­sio­nó las tra­di­cio­nes mo­nár­qui­cas y de­mo­crá­ti­cas de Fran­cia”.

Hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra que Plow­right co­mien­ce el li­bro co­mo lo ha­ce, con una dis­cu­sión de la con­cep­ción “gau­llis­ta” de la pre­si­den­cia. Es cier­to, co­mo él su­gie­re, que lo más sor­pren­den­te de los pri­me­ros me­ses del rei­na­do de Ma­cron (y uno usa esa pa­la­bra con co­no­ci­mien­to de cau­sa) no ha si­do su agen­da po­lí­ti­ca (aun­que es­to em­pie­za a to­mar for­ma, tan­to en el ám­bi­to in­terno co­mo en el es­ce­na­rio de los asun­tos ex­te­rio­res ) sino su es­ti­lo, que el pro­pio pre­si­den­te des­cri­be, sin ru­bor, co­mo “ju­pi­te­riano”.

Sin em­bar­go, a Plow­right le in­tere­sa me­nos ex­plo­rar las in­fluen­cias in­te­lec­tua­les o po­lí­ti­cas que le die­ron for­ma a la com­pren­sión de Ma­cron del pa­pel del pre­si­den­te y de las ins­ti­tu­cio­nes de la Quin­ta Re­pú­bli­ca de ma­ne­ra ge­ne­ral, que con­tar la his­to­ria de su “ex­tra­or­di­na­rio as­cen­so y ries­go”, co­mo di­ce el sub­tí­tu­lo. El res­to del li­bro es un me­dio ga­lo­pe a tra­vés de una his­to­ria cu­yos con­tor­nos ge­ne­ra­les son bas­tan­te co­no­ci­dos, so­bre to­do gra­cias al pro­pio li­bro de Ma­cron,

Ré­vo­lu­tion, que se pu­bli­có an­tes de las elec­cio­nes. Des­de las pri­me­ras se­ña­les la pro­me­sa en la es­cue­la, se­gui­mos a Ma­cron a tra­vés de los in­ver­na­de­ros aca­dé­mi­cos de Pa­rís y un in­ter­lu­dio lu­cra­ti­vo co­mo ban­que­ro en Roths­child has­ta el mo­men­to en 2012 cuan­do con­si­guió un tra­ba­jo co­mo asesor de Ho­llan­de, lo que lle­vó a su sor­pre­si­vo nom­bra­mien­to co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía dos años más tar­de. Ma­cron re­nun­ció a ese car­go en 2016, des­pués de que for­mó una nue­va agru­pa­ción po­lí­ti­ca, En Mar­che, con lo que pre­pa­ró el ca­mino pa­ra un desenlace que po­cos pu­die­ron pre­de­cir: la vic­to­ria en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de ma­yo.

Plow­right in­for­ma que cuan­do Ma­cron se unió por pri­me­ra vez al equi­po de Ho­llan­de, se le lle­gó a co­no­cer co­mo “el ex­tra­te­rres­tre” de­bi­do a su bri­llan­tez in­te­lec­tual. Pe­ro a pe­sar de su lla­ma­ti­va aten­ción al detalle, The French

Ex­cep­tion no lo­gra traer a la tie­rra al pre­si­den­te “ju­pi­te­riano” y re­sol­ver el mis­te­rio de qué es lo que real­men­te cree.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.