Car­les Puig­de­mont, en­tre su re­tó­ri­ca se­pa­ra­tis­ta y el po­der de Ma­drid

Car­les Puig­de­mont evi­tó en­fren­tar­se con Ma­drid y no trai­cio­nar la cau­sa; sin em­bar­go, en al­gún mo­men­to de­be­rá to­mar nue­va­men­te las rien­das de su afren­ta.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - MI­CHAEL STOTHARD

Jus­to fren­te al im­po­nen­te edi­fi­cio del si­glo XVIII del par­la­men­to re­gio­nal de Cataluña, una gran mul­ti­tud se con­gre­gó pa­ra ver el na­ci­mien­to de una na­ción. Las ca­lles ale­da­ñas es­ta­ban lle­nas de mi­les de po­li­cías ar­ma­dos. El ru­mor era que el pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, es­ta­ba a pun­to de de­cla­rar la in­de­pen­den­cia, pa­ra des­pués ser arres­ta­do por las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las.

Al lle­gar, unos mi­nu­tos an­tes, Puig­de­mont ca­mi­nó ha­cia el re­cin­to par­la­men­ta­rio pa­ra rea­li­zar el dis­cur­so más im­por­tan­te de su vi­da, anun­ciar lo que la re­gión iba a ha­cer des­pués del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre. El vo­to, si bien ile­gal, ob­tu­vo una abru­ma­do­ra ma­yo­ría de par­ti­ci­pan­tes que se pre­sen­ta­ron a las ur­nas con una vo­ta­ción a fa­vor de se­pa­rar­se de Es­pa­ña y for­mar el es­ta­do 196 del mun­do.

Pe­ro Puig­de­mont sa­bía que si iba de­ma­sia­do le­jos al de­cla­rar la in­de­pen­den­cia, Ma­drid po­dría res­pon­der sus­pen­dien­do la autonomía de Cataluña. Si no iba lo su­fi­cien­te­men­te le­jos, la mul­ti­tud lo lla­ma­ría un trai­dor y las fuer­zas ra­di­ca­les de su go­bierno po­drían aban­do­nar­lo. El dis­cur­so ter­mi­nó sien­do una cla­se ma­gis­tral de re­tó­ri­ca con­fu­sa y sin de­ci­sión. Pri­me­ro di­jo que Cataluña ga­nó el de­re­cho a ser “un es­ta­do in­de­pen­dien­te en la for­ma de una re­pú­bli­ca”; des­pués di­jo que es­ta re­pú­bli­ca, que nun­ca exis­tió, que­da­ba “sus­pen­di­da” en es­pe­ra de las ne­go­cia­cio­nes.

Pa­ra los par­ti­da­rios, es­te mo­vi­mien­to de­li­ca­do fue tí­pi­co de un ope­ra­dor po­lí­ti­co in­ge­nio­so y as­tu­to que con­du­jo a la re­gión a es­tar más cer­ca de la se­ce­sión de Es­pa­ña que en cual­quier otro mo­men­to des­de la dé­ca­da de 1930. Sin em­bar­go, du­ran­te mu­cho tiem­po, a Puig­de­mont, con su es­pe­so ca­be­llo y an­te­ojos grue­sos, se le ri­di­cu­li­zó co­mo el pre­si­den­te “ac­ci­den­tal”. Fue una sor­pre­sa cuan­do lo eli­gie­ron pa­ra ser el pre­si­den­te de Cataluña, el sex­to en la re­gión des­de que Es­pa­ña re­gre­só a la de­mo­cra­cia en la dé­ca­da de 1970.

Asu­mió la pre­si­den­cia en enero de 2016, so­lo des­pués de que la an­ti­ca­pi­ta­lis­ta Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Po­pu­lar (CUP) se ne­gó a res­pal­dar co­mo lí­der a Ar­tur Mas, el com­pa­ñe­ro de par­ti­do de Puig­de­mont.

...es­ta re­pú­bli­ca, que nun­ca exis­tió, que­da­ba “sus­pen­di­da” en es­pe­ra de las ne­go­cia­cio­nes”.

Puig­de­mont fue un can­di­da­to de com­pro­mi­so. Sus enemi­gos di­cen que lo eli­gie­ron so­lo por­que es dé­bil, y Mas y el vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras, lo pue­den con­tro­lar tras bam­ba­li­nas. Otros di­cen que es un tí­te­re de la CUP, que lo uti­li­za pa­ra ha­cer avan­zar su sue­ño de una re­vo­lu­ción mar­xis­ta.

Pe­ro Puig­de­mont desafió a sus crí­ti­cos en sus ca­si dos años en el car­go. Pri­me­ro, po­cos en Ma­drid pen­sa­ban que su coa­li­ción —una mez­cla de aca­dé­mi­cos, em­pre­sa­rios y anar­quis­tas— du­ra­ría. Pe­ro lo ha he­cho, y con­so­li­dó las ba­ses de su au­to­ri­dad den­tro de ella. A prin­ci­pios de es­te año des­ti­tu­yó de su ga­bi­ne­te a cin­co miem­bros de cen­tro- de­re­cha por cues­tio­nar su en­fo­que pa­ra bus­car la in­de­pen­den­cia. Se­gun­do, no ha­bía mu­chos en la ca­pi­tal es­pa­ño­la que pen­sa­ran que po­dría lle­var a ca­bo el re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre con el es­ta­do en su con­tra. Pe­ro es­ta­ban equi­vo­ca­dos. La pla­nea­ción cui­da­do­sa y la mo­vi­li­za­ción de las ba­ses sig­ni­fi­có que la po­li­cía es­pa­ño­la so­lo ce­rró me­nos de 10% de las ca­si­llas de vo­ta­ción de Cataluña.

La ma­ña­na de la vo­ta­ción de in­de­pen­den­cia, la ca­si­lla en don­de se su­po­nía que Puig­de­mont iba a rea­li­zar su vo­to fue asal­ta­da por po­li­cías es­pa­ño­les ar­ma­dos, quie­nes con­fis­ca­ron las ur­nas. Tu­vo que en­con­trar un lu­gar pa­ra vo­tar sin que se die­ran cuen­ta las au­to­ri­da­des.

Pa­ra elu­dir a los he­li­cóp­te­ros que po­drían es­tar si­guién­do­lo, reali­zó una há­bil tác­ti­ca de es­pio­na­je. Se es­ta­cio­nó de­ba­jo de un puen­te y cam­bió de co­che. Des­pués con­du­jo en paz ha­cia una nue­va ca­si­lla de vo­ta­ción. Es­to fue un mo­vi­mien­to ágil pa­ra un pe­rio­dis­ta cu­yo tra­ba­jo an­tes de asu­mir el car­go era di­ri­gir una ciu­dad con una po­bla­ción de me­nos de 100,000 ha­bi­tan­tes.

Puig­de­mont na­ció en 1962 en Amer, cer­ca de Gi­ro­na, don­de su fa­mi­lia te­nía una pas­te­le­ría. En sus vein­te se con­vir­tió en un na­cio­na­lis­ta ca­ta­lán, cuan­do la se­ce­sión to­da­vía era un te­ma mar­gi­nal en la re­gión.

En 1983, a los 21 años, su­frió un gra­ve ac­ci­den­te de trán­si­to, que lo de­jó con ci­ca­tri­ces en su fren­te que ac­tual­men­te cu­bre con su cor­te de pe­lo al es­ti­lo de los Beatles. Des­pués del cho­que, Puig­de­mont de­jó sus es­tu­dios en len­gua ca­ta­la­na en la Uni­ver­si­dad de Gi­ro­na y co­men­zó a tra­ba­jar co­mo pe­rio­dis­ta en un dia­rio lo­cal que pos­te­rior­men­te edi­tó.

Los alia­dos di­cen que al­go cla­ve pa­ra su pers­pec­ti­va fue una vi­si­ta a Eslovenia des­pués de que se se­pa­ró de la an­ti­gua Yu­gos­la­via, en 1991. Que­dó fas­ci­na­do con la for­ma co­mo el país ob­tu­vo su in­de­pen­den­cia des­pués de un dispu­tado re­fe­rén­dum y un con­flic­to bre­ve, con la ayu­da y even­tual apo­yo de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Puig­de­mont, quien ha­bla cin­co idio­mas y tie­ne una es­po­sa pe­rio­dis­ta ru­mano-es­pa­ño­la, en­tró re­la­ti­va­men­te tar­de al ám­bi­to po­lí­ti­co. Pe­ro es­te po­dría ser su úl­ti­mo pues­to ofi­cial. Si bien su dis­cur­so le com­pró tiem­po, ya se le em­pie­za a aca­bar. Ma­drid le dio un pla­zo pa­ra que acla­re su po­si­ción so­bre la in­de­pen­den­cia. Va a ne­ce­si­tar to­das sus ha­bi­li­da­des po­lí­ti­cas que lo­gró per­fec­cio­nar en los úl­ti­mos dos años pa­ra man­te­ner­se en el po­der y lo­grar que avan­ce el mo­vi­mien­to de in­de­pen­den­cia.

La pró­xi­ma vez que Puig­de­mont en­tre en el Par­la­men­to, el acé­rri­mo se­pa­ra­tis­ta po­dría sa­lir es­po­sa­do. En una en­tre­vis­ta re­cien­te con el Fi­nan­cial Ti­mes, di­jo que es­tá más que dis­pues­to a pa­gar por la cau­sa, so­bre to­do si ins­pi­ra a otros a em­pren­der la lu­cha: “No hay na­da que pue­dan ha­cer (pa­ra que me rin­da), di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.