Chi­le, con el mag­na­te

Se­bas­tián Pi­ñe­ra se co­lo­ca de nue­vo, des­pués de sie­te años, co­mo el can­di­da­to más cer­cano a ocu­par la pre­si­den­cia en el país an­dino, gra­cias al apo­yo del sec­tor empresarial.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - BE­NE­DICT MAN­DER

Cuan­do to­do el ga­bi­ne­te eco­nó­mi­co de la pre­si­den­ta chi­le­na, Mi­che­lle Ba­che­let, re­nun­ció des­pués de que ines­pe­ra­da­men­te re­cha­zó un pro­yec­to de mi­ne­ría por 2,500 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), los in­ver­sio­nis­tas tu­vie­ron una nue­va ra­zón pa­ra es­pe­rar la po­si­ble re­elec­ción del can­di­da­to pre­si­den­cial Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

Con las en­cues­tas que mues­tran al mul­ti­mi­llo­na­rio ex­pre­si­den­te co­mo el fuer­te fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar las elec­cio­nes en no­viem­bre, Chi­le se pre­pa­ra pa­ra con­ver­tir­se en el pró­xi­mo país la­ti­noa­me­ri­cano que gi­ra ha­cia la de­re­cha a me­di­da que re­tro­ce­de la “ma­rea ro­sa” de los lí­de­res de iz­quier­da, quie­nes lle­ga­ron al po­der des­de prin­ci­pios de si­glo.

Des­pués de un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de­cep­cio­nan­te ba­jo el go­bierno de Ba­che­let, de­bi­do a la caí­da de los pre­cios en las ma­te­rias pri­mas, lo cual em­peo­ró por un mal cli­ma empresarial y el re­cha­zo a su pro­gra­ma de re­for­mas, hay mu­chas po­si­bi­li­da­des de que la vic­to­ria de Pi­ñe­ra re­vi­ta­li­ce la eco­no­mía de Chi­le que es­tá a la de­ri­va. Es­ta si­tua­ción im­pul­só un au­men­to de 28% en el mer­ca­do de va­lo­res lo­cal es­te año, su­peran­do a la ma­yo­ría de los pa­res re­gio­na­les, con ex­cep­ción de Ar­gen­ti­na.

“Pi­ñe­ra ga­na­rá. Tie­ne mu­chos pun­tos ne­ga­ti­vos, pe­ro sus ri­va­les son de­ma­sia­do dé­bi­les y muy di­vi­di­dos”, di­ce Pa­tri­cio Na­via, ana­lis­ta po­lí­ti­co, al ex­pli­car por qué es­tá con­ven­ci­do de que los chi­le­nos es­tán a pun­to de re­ele­gir a Pi­ñe­ra, quien cons­tru­yó un im­pe­rio empresarial que abarca una lí­nea aé­rea, una es­ta­ción de te­le­vi­sión y el equi­po de fut­bol más im­por­tan­te de Chi­le, an­tes de lle­gar a la pre­si­den­cia de 2010 a 2014.

En un gi­ro del des­tino, si Pi­ñe­ra ga­na, se uni­ría a Mau­ri­cio Ma­cri de Ar­gen­ti­na co­mo otro exi­to­so em­pre­sa­rio que se con­vier­te en pre­si­den­te. Se­ría la se­gun­da oca­sión que lo­gra su­pe­rar a Ba­che­let. Su man­da­to si­guió des­pués del pri­mer go­bierno de Ba­che­let de 2005 a 2010, de­rro­tan­do a un par­ti­do que en ese en­ton­ces se con­si­de­ra­ba co­mo es­tan­ca­do y pla­ga­do por las lu­chas in­ter­nas, pa­ra con­ver­tir­se en el pri­mer lí­der con­ser­va­dor de Chi­le des­de la dic­ta­du­ra mi­li­tar del ge­ne­ral Au­gus­to Pi­no­chet.

En es­ta oca­sión, Pi­ñe­ra bus­ca re­pe­tir el tru­co des­pués de la nue­va desilusión con la frac­tu­ra­da coa­li­ción de Ba­che­let, que pre­sen­ta tres can­di­da­tos por se­pa­ra­do pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes, y las es­pe­ran­zas ge­ne­ra­li­za­das de que el em­pre­sa­rio ha­rá un me­jor tra­ba­jo en el ma­ne­jo de la eco­no­mía.

Cuan­do él fue pre­si­den­te, el cre­ci­mien­to anual pro­me­dio en su pri­mer man­da­to fue ca­si de 5%, con el im­pul­so de los al­tos pre­cios del co­bre, que re­pre­sen­ta la mi­tad de las ex­por­ta­cio­nes de Chi­le; ba­jo el man­da­to de Ba­che­let, el pro­me­dio es de me­nos de 2% al año.

Una vic­to­ria pa­ra Pi­ñe­ra ya se va­lo­ra en los mer­ca­dos al­cis­tas, di­ce Ana Ma­dei­ra, eco­no­mis­ta de Bank of America Me­rrill Lynch, que es­pe­ra que el cre­ci­mien­to se ace­le­re a 2.6%, en 2018, a par­tir de 1.4% de es­te año en me­dio de la re­cu­pe­ra­ción de los pre­cios del co­bre.

Aun­que el apo­yo a Pi­ñe­ra, de al­re­de­dor de 35% que es­tá por de­ba­jo de 50% que ne­ce­si­ta pa­ra triun­far en la pri­me­ra ron­da, dis­fru­ta de una ven­ta­ja de dos dí­gi­tos so­bre su opo­nen­te más fuer­te, Ale­jan­dro Gui­llier, un ex­terno, ex­pe­rio­dis­ta y pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión que in­cur­sio­nó por pri­me­ra vez en la po­lí­ti­ca en 2013 co­mo se­na­dor.

Po­cos creen que Gui­llier pue­da ce­rrar lo su­fi­cien­te la di­fe­ren­cia en una se­gun­da ron­da. Los ana­lis­tas es­pe­ran que mu­chos vo­tan­tes de cen­tro-iz­quier­da se abs­ten­gan en la se­gun­da ron­da o in­clu­so op­ten por Pi­ñe­ra, quien tam­bién se be­ne­fi­cia­rá de una ba­ja par­ti­ci­pa­ción.

Tam­bién se evi­ta­rá que el pén­du­lo os­ci­le de­ma­sia­do de­bi­do a las re­for­mas del sis­te­ma elec­to­ral de Ba­che­let, lo que sig­ni­fi­ca que es po­co pro­ba­ble que Pi­ñe­ra ten­ga ma­yo­ría en el Con­gre­so y que ne­ce­si­te el apo­yo de la opo­si­ción pa­ra go­ber­nar de ma­ne­ra efec­ti­va, una ten­den­cia emer­gen­te en el re­gión, so­bre to­do en Ar­gen­ti­na y Bra­sil.

Pe­ro qui­zás la ma­yor de­bi­li­dad del ex­mag­na­te de líneas aé­reas sea las acu­sa­cio­nes de con­flic­tos de in­te­rés. Aun­que lo­gró des­viar exi­to­sa­men­te las acu­sa­cio­nes re­la­cio­na­das con sus in­ver­sio­nes en el ex­tran­je­ro, el mes pa­sa­do se abrió una in­ves­ti­ga­ción so­bre si re­ci­bió fon­dos ile­ga­les de cam­pa­ña en su apues­ta pre­si­den­cial de 2009 por par­te de la con­tro­ver­ti­da com­pa­ñía mi­ne­ra, SQM.

“Pi­ñe­ra tie­ne una bue­na ex­pli­ca­ción pa­ra ca­si to­do, in­clui­dos los orí­ge­nes de la hu­ma­ni­dad”, di­ce un ana­lis­ta bien re­la­cio­na­do. “Pe­ro en al­gún mo­men­to, el rui­do al­re­de­dor de las elec­cio­nes an­te­rio­res y las fi­nan­zas de la cam­pa­ña pue­den ha­cer­le da­ño”.

Las opor­tu­ni­da­des. Una de las ar­mas de cam­pa­ña pa­ra Pi­ñe­ra es el de­cep­cio­nan­te cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ba­jo el go­bierno de Ba­che­let.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.