QUÉ SIG­NI­FI­CA PA­RA MÉ­XI­CO EL NUE­VO PRE­SI­DEN­TE DE LA FED

Po­well es una bue­na es­pe­ran­za pa­ra Mé­xi­co, por­que se es­pe­ra de él pru­den­cia, al igual que la que ha ejer­ci­do Ye­llen.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - MA­NUEL SO­MO­ZA

Tal y co­mo lo es­pe­rá­ba­mos, el pre­si­den­te Do­nald Trump nom­bró a Je­ro­me Po­well pa­ra di­ri­gir la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) en los pró­xi­mos cua­tro años. El pues­to es de la ma­yor im­por­tan­cia ya que es­te per­so­na­je se­rá el res­pon­sa­ble de con­du­cir la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del país más po­de­ro­so del or­be; sus de­ci­sio­nes ten­drán im­pac­to en las eco­no­mías de to­do el mun­do y se­rán en es­pe­cial im­por­tan­tes pa­ra Mé­xi­co.

Es­ta­dos Uni­dos ( EU) es­tá em­pe­zan­do un ci­clo de alza en las ta­sas de in­te­rés, des­pués de una dé­ca­da don­de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria fue en es­pe­cial blan­da, con el fin de ayu­dar a que la eco­no­mía más gran­de del mun­do sa­lie­ra de una cri­sis se­ve­ra en lo fi­nan­cie­ro y en lo eco­nó­mi­co, en los úl­ti­mos no­ven­ta años.

Des­de 1929 no se ha­bía vi­vi­do una si­tua­ción igual en EU y en el mun­do. Bas­ta re­cor­dar que en el 2008 nues­tros ve­ci­nos per­die­ron más de ocho mi­llo­nes de em­pleos en un año y la ta­sa de des­em­pleo subió a 10%, amén de que su sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­ta­ba que­bra­do. Los gran­des ban­cos es­ta­dou­ni­den­ses no hu­bie­ran po­di­do ha­cer fren­te a sus obli­ga­cio­nes si el go­bierno fe­de­ral no les hu­bie­ra pues­to ca­pi­tal. De ese ta­ma­ño fue la cri­sis del 2008. Se lo­gró sa­lir de ella por una rá­pi­da re­ca­pi­ta­li­za­ción de sus ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y por la opor­tu­na in­ter­ven­ción de la Re­ser­va Fe­de­ral.

El pa­pel de la Fed en la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía fue un factor de­ci­si­vo, al igual que en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro aho­ra que­da lo más di­fí­cil por ha­cer, y es re­gre­sar a la nor­ma­li­dad. Es­to quie­re de­cir que las ta­sas de in­te­rés vuel­van a su ni­vel de neu­tra­li­dad, mis­mo que sig­ni­fi­ca que ten­drán que lle­gar a 2.5% en un tiempo ra­zo­na­ble pa­ra así evi­tar que la in­fla­ción se pre­sen­te y arrui­ne el tra­ba­jo rea­li­za­do en los úl­ti­mos 10 años. Es­te tra­ba­jo, lo ten­drá que ha­cer el se­ñor Po­well.

Pa­ra Mé­xi­co es im­por­tan­tí­si­mo que el ca­mino que to­me la Re­ser­va ha­cia la nor­ma­li­za­ción de la ta­sa de in­te­rés, se ha­ga muy des­pa­cio y en for­ma or­de­na­da, pues de otra for­ma las­ti­ma­ría nues­tra es­truc­tu­ra fi­nan­cie­ra. Por su­pues­to, nues­tro país tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de se­guir tra­tan­do de me­jo­rar su es­truc­tu­ra de fi­nan­zas pú­bli­cas, que aún es muy dé­bil, pe­ro es vi­tal que lo po­da­mos ha­cer sin presiones in­ne­ce­sa­rias del ex­te­rior.

Po­well es una bue­na es­pe­ran­za pa­ra Mé­xi­co por­que se es­pe­ra que sea igual de pru­den­te que la se­ño­ra Ja­net Ye­llen, quien de­ja­rá el pues­to en fe­bre­ro.

MA­NUEL SO­MO­ZA Pre­si­den­te Es­tra­te­gias de CI Ban­co por So­mo­za Mu­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.