Adiós Ye­llen

El pre­si­den­te Do­nald Trump de­ci­dió nom­brar a Jay Po­well co­mo el nue­vo pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral. El con­sen­so es que la con­ti­nui­dad de las po­lí­ti­cas de­be ser prio­ri­dad.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2017. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta resp

Do­nald Trump, cu­yas ini­cia­ti­vas de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, en su gran ma­yo­ría, han lo­gra­do po­co o na­da, to­mó una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes de su pre­si­den­cia. El lí­der es­ta­dou­ni­den­se no­mi­nó a Jay Po­well co­mo nue­vo pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (EU). La me­jor op­ción, co­mo ar­gu­men­ta el Fi­nan­cial

Ti­mes, ha­bría si­do la re­elec­ción de Ja­net Ye­llen, quien es la pre­si­den­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral des­de 2014, des­pués de unir­se a la jun­ta de go­ber­na­do­res en 2010.

Con cer­te­za, Ye­llen con­ti­nuó con el plan­tea­mien­to de su pre­de­ce­sor, Ben Ber­nan­ke, de es­tar dis­pues­tos a uti­li­zar me­dios po­co or­to­do­xos pa­ra es­ti­mu­lar a la eco­no­mía. La po­lí­ti­ca de la Fed de re­ti­rar ese es­tí­mu­lo es más dis­cu­ti­ble, pe­ro al me­nos, has­ta la fe­cha, el mo­vi­mien­to ha si­do gra­dual. Pues­to que al pa­re­cer re­pre­sen­ta la con­ti­nui­dad del en­fo­que, Po­well era la se­gun­da me­jor op­ción en­tre los can­di­da­tos que en­tre­vis­tó Trump.

Des­pués de que el pre­si­den­te de EU no­mi­nó al nue­vo go­ber­na­dor de la Fed, Jay Po­well, Ye­llen lo fe­li­ci­tó y di­jo que es­tá com­pro­me­ti­da a que el es­pe­ra­do tras­pa­so sea una “tran­si­ción sin pro­ble­mas”. La de­cla­ra­ción com­ple­ta: “Fe­li­ci­to a mi co­le­ga Jay Po­well por su no­mi­na­ción pa­ra ser el pre­si­den­te de la Jun­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral. La lar­ga y dis­tin­gui­da ca­rre­ra de Jay es­tá mar­ca­da por su de­di­ca­ción al ser­vi­cio pú­bli­co y la se­rie­dad de pro­pó­si­to. Ten­go con­fian­za en su pro­fun­do com­pro­mi­so pa­ra lle­var a ca­bo la mi­sión pú­bli­ca vi­tal de la Re­ser­va Fe­de­ral. Me com­pro­me­to a tra­ba­jar con él pa­ra ga­ran­ti­zar una tran­si­ción sin pro­ble­mas”.

El Se­na­do tie­ne que con­fir­mar a Po­well. Él, por su par­te, ofre­ció pa­la­bras de elo­gio a Ye­llen y al anterior pre­si­den­te de la Fed, Ben Ber­nan­ke, con quie­nes tra­ba­jó.

“Tu­ve el gran pri­vi­le­gio de tra­ba­jar ba­jo la ges­tión del pre­si­den­te Ber­nan­ke y de la pre­si­den­ta Ye­llen, quie­nes guia­ron la eco­no­mía con in­tui­ción y va­lor a tra­vés de mo­men­tos di­fí­ci­les mien­tras mo­vían la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ha­cia una ma­yor trans­pa­ren­cia y pre­vi­si­bi­li­dad. Ca­da uno de ellos en­car­na los idea­les más ele­va­dos del ser­vi­cio pú­bli­co, in­te­gri­dad in­cues­tio­na­ble y un com­pro­mi­so in­que­bran­ta­ble pa­ra cum­plir con nues­tro man­da­to. Den­tro de la Re­ser­va Fe­de­ral en­ten­de­mos que las de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria son im­por­tan­tes pa­ra las familias y las co­mu­ni­da­des es­ta­dou­ni­den­ses. Com­par­to con fir­me­za ese sen­ti­do de mi­sión y me com­pro­me­to a to­mar de­ci­sio­nes con ob­je­ti­vi­dad y so­bre la ba­se de la me­jor evi­den­cia dis­po­ni­ble, en la lar­ga tra­di­ción de in­de­pen­den­cia de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria”.

Po­well vie­ne con dos des­ven­ta­jas. Abo­gó por la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra, re­vir­tien­do par­te de las res­tric­cio­nes im­pues­tas a las con­duc­tas arries­ga­das des­pués de la cri­sis mun­dial. Sin em­bar­go, tie­ne una gran ex­pe­rien­cia en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y se le con­si­de­ra co­mo una per­so­na prag­má­ti­ca y no co­mo un des­re­gu­la­dor ideo­ló­gi­co.

En se­gun­do lu­gar, el pro­ba­ble nue­vo pre­si­den­te es más abo­ga­do que eco­no­mis­ta, y co­mo tal sus jui­cios so­bre la eco­no­mía siem­pre es­ta­rán su­je­tos a cuestionamientos. El anterior pre­si­den­te que no era eco­no­mis­ta fue Wi­lliam Miller, quien so­lo du­ró po­co más de un año. Fue un desas­tre, pues se ne­gó a en­du­re­cer la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria an­te la ele­va­da in­fla­ción.

Hay po­cas pro­ba­bi­li­da­des de que Po­well sea otro Miller. En pri­mer lu­gar, apo­yó fir­me­men­te la es­tra­te­gia de la Re­ser­va Fe­de­ral de los úl­ti­mos años: se­ría una sor­pre­sa si de pron­to lle­ga­ra a to­mar un rum­bo ra­di­cal de lí­nea du­ra. En se­gun­do lu­gar, el co­mi­té de mer­ca­do abier­to de la Fed se vol­vió mu­cho más abier­to ba­jo el man­da­to de Ye­llen y de Ber­nan­ke, más dis­pues­to a to­le­rar el di­sen­so du­ran­te la ges­tión del pre­de­ce­sor de Ber­nan­ke, Alan Greens­pan.

Con un abo­ga­do en la pre­si­den­cia, la com­po­si­ción del res­to de la jun­ta de la Fed es inusual­men­te im­por­tan­te. Si Trump ro­dea a Po­well con go­ber­na­do­res de lí­nea du­ra, pue­de ser más di­fí­cil pa­ra él ar­gu­men­tar a favor de una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria fá­cil.

En es­te con­tex­to, se­ría pru­den­te que Ye­llen con­ti­núe co­mo go­ber­na­do­ra, in­clu­so cuan­do ter­mi­ne su pe­río­do co­mo pre­si­den­ta en fe­bre­ro del pró­xi­mo año. Ella tie­ne derecho a con­ser­var su asien­to en la jun­ta has­ta 2024. Es­to se­ría inusual, pe­ro no es al­go sin pre­ce­den­tes, y es­tos son los mo­men­tos en los que la ne­ce­si­dad de un sa­bio con­se­jo se­rán par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­tes. Si la eco­no­mía de EU se en­fren­ta a otra cri­sis y vuel­ve a sur­gir la ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a me­di­das ex­tra­or­di­na­rias, co­mo un nue­vo pro­gra­ma de ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va, su ex­pe­rien­cia y aná­li­sis se­rían muy va­lio­sos.

A con­tra­co­rrien­te. Ja­net Ye­llen fue la pri­me­ra mu­jer en ocu­par el pues­to prin­ci­pal en la Fed, aho­ra su si­lla le co­rres­pon­de­rá a Jay Po­well una vez que ha­ya si­do apro­ba­do por el Con­gre­so de EU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.