Có­mo fun­dar un te­qui­la de lujo

La maes­tra te­qui­le­ra, Bertha Gon­zá­lez, se arrai­ga con fir­me­za en un ne­go­cio con­si­de­ra­do, pa­ra mu­chos, de hom­bres ma­chos.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - JU­DE WEB­BER ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2017. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no

Bertha Gon­zá­lez, la pri­me­ra mu­jer que se con­vier­te en maes­tra te­qui­le­ra, es una du­ra em­pre­sa­ria y la co­fun­da­do­ra de una de las mar­cas más chic en un ne­go­cio que se arrai­ga con fir­me­za en el ma­chis­mo me­xi­cano. “Ca­si tu­ve que de­jar­me cre­cer un bi­go­te pa­ra que me acep­ta­ran”, re­cuer­da en bro­ma so­bre cuan­do ob­tu­vo su tí­tu­lo.

Nues­tra entrevista se lle­va a ca­bo vía te­le­fó­ni­ca. Gon­zá­lez di­vi­de su tiempo en­tre su na­tal Mé­xi­co y Nue­va York, mien­tras que yo es­toy en un bu­lli­cio­so res­tau­ran­te en la ciu­dad de Aran­das, en el co­ra­zón de la zo­na del te­qui­la. Los ma­ria­chis to­can can­cio­nes me­sa por me­sa; el li­cor na­cio­nal flu­ye; los som­bre­ros de cha­rro es­tán por to­das par­tes.

Ca­sa Dra­go­nes, el te­qui­la de lujo pro­du­ci­do en lo­tes pe­que­ños, cu­ya due­ña es Gon­zá­lez, tal vez per­te­ne­ce a un mun­do ca­da vez más en­ra­re­ci­do, pe­ro tie­ne sus raí­ces en las mis­mas tra­di­cio­nes que con or­gu­llo se mues­tran en el res­tau­ran­te. “Es un gran ro­man­ce”, así es có­mo lo ve Gon­zá­lez. “El te­qui­la es par­te del te­ji­do so­cial na­cio­nal”.

Sin em­bar­go, lan­zar otro te­qui­la pa­ra que se su­me a cien­tos de mar­cas que ya se ofre­cen nun­ca fue su ob­je­ti­vo, cuan­do co­men­zó Ca­sa Dra­go­nes, en 2008, con Bob Pitt­man, el crea­dor de MTV y em­pren­de­dor.

Co­mo si el te­qui­la no fue­ra un li­cor lo su­fi­cien­te­men­te par­ti­cu­lar — por ley so­lo se pue­de pro­du­cir en un pu­ña­do de lu­ga­res de Mé­xi­co a par­tir de uno de ca­si 200 ti­pos de aga­ve— Gon­zá­lez evi­tó pro­du­cir cual­quie­ra del trío tra­di­cio­nal de pre­sen­ta­cio­nes, el blan­co, re­po­sa­do y añe­jo. En su lu­gar, Ca­sa Dra­go­nes lan­zó una so­la mar­ca, un te­qui­la jo­ven.

Es lo que la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Ca­sa Dra­go­nes lla­ma un es­ti­lo “que se pa­sa por al­to”, que mez­cla el sa­bor cí­tri­co del te­qui­la blan­co con la dul­zu­ra y el pi­cor de un ex­tra añe­jo. “Pen­sa­mos en que la úni­ca for­ma que te­nía­mos pa­ra crear nues­tro lu­gar era con un pun­to de vis­ta au­daz; es una es­tra­te­gia muy arries­ga­da, po­dría re­sul­tar en que no ten­ga se­gui­do­res”, di­ce. Pe­ro “no es­ta­mos en el ne­go­cio de los es­ti­los. Real­men­te es­ta­mos en el ne­go­cio del gus­to y la ex­pe­rien­cia”.

Así que en lu­gar de que se sir­va en los bu­lli­cio­sos al­muer­zos fa­mi­lia­res, Ca­sa Dra­go­nes se con­vir­tió en un te­qui­la pa­ra acom­pa­ñar una co­mi­da ex­qui­si­ta en res­tau­ran­tes con es­tre­llas Mi­che­lin, al­go que ad­mi­te es un “lu­gar ines­pe­ra­do pa­ra la ca­te­go­ría”.

Des­pués del debut de Jo­ven de Ca­sa Dra­go­nes en Es­ta­dos Uni­dos (EU) (2009), la fir­ma lan­zó Ca­sa Dra­go­nes Blan­co, un te­qui­la pla­tea­do. La com­pa­ñía se nie­ga a dar ci­fras, pe­ro di­ce que las ven­tas se cua­dru­pli­ca­ron en cua­tro años. Pe­ro a pe­sar de que Gon­zá­lez bus­ca am­pliar los lí­mi­tes del li­cor, es­te no es el co­mien­zo de una fie­bre por di­ver­si­fi­car­se en, di­ga­mos el mez­cal, el pa­rien­te del te­qui­la, que en la actualidad es­tá de mo­da: “No di­go que nun­ca; en es­te mo­men­to te­ne­mos las ma­nos lle­nas”.

Ca­sa Dra­go­nes so­lo em­plea a 25 per­so­nas. Cer­ca de 45% de sus ven­tas se pro­du­cen en Mé­xi­co y 51% en EU. Ha­ce po­co abrió la dis­tri­bu­ción en Ita­lia, Fran­cia, y Es­pa­ña. Chi­na es­tá en es­pe­ra de­bi­do a los obs­tácu­los re­gu­la­to­rios.

La agu­da in­tui­ción de Gon­zá­lez pa­ra los ne­go­cios — el te­qui­la en par­ti­cu­lar— se per­fec­cio­nó cuan­do tra­ba­jó co­mo con­sul­to­ra de ad­mi­nis­tra­ción, y por una dé­ca­da de tra­ba­jar co­mo eje­cu­ti­va de Jo­sé Cuer­vo, la ca­sa te­qui­le­ra más an­ti­gua de Mé­xi­co, in­clu­yen­do su pues­to co­mo di­rec­to­ra Glo­bal de In­no­va­ción y Desa­rro­llo de Nue­vos Ne­go­cios.

Pe­ro “eso se sien­te co­mo que ocu­rrió ha­ce cinco mi­llo­nes de años”, se ríe la em­pre­sa­ria de 46 años. “Vi mu­chas mar­cas ir y ve­nir. El con­su­mi­dor cam­bió más”. Gon­zá­lez quie­re que el te­qui­la de lujo lo be­ban los aman­tes del co­ñac o del whisky y cree que pue­de ga­nar 15% del seg­men­to de li­co­res del lujo en el mun­do. “La gen­te bus­ca te­ner un re­per­to­rio de li­co­res, no so­lo un re­per­to­rio de sin­gle malts”, di­ce.

Pa­ra ayu­dar a edu­car las pa­pi­las gus­ta­ti­vas, Ca­sa Dra­go­nes abrió un sa­lón de de­gus­ta­ción de seis asien­tos en la pin­to­res­ca ciu­dad de San Mi­guel de Allen­de don­de se pre­pa­ran in­no­va­do­ras mez­clas crea­das por ex­per­tos coc­te­le­ros in­ter­na­cio­na­les.

El di­mi­nu­to es­pa­cio es­tá de­co­ra­do con ob­si­dia­na, un cris­tal vol­cá­ni­co cor­ta­do con mi­nu­cio­si­dad en 4,000 frá­gi­les azu­le­jos .” Que­ría traer el te­rroir a la sa­la de de­gus­ta­ción”, di­ce Gon­zá­lez. “Es un es­pa­cio pa­ra sen­tar­se, to­mar un sor­bo y apren­der”.

La ex­pe­rien­cia va­le. Ha­ber tra­ba­ja­do una dé­ca­da en Jo­sé Cuer­vo le per­mi­tió a Bertha Gon­zá­lez afi­nar la pun­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.