AL­TO A LA PLA­GA DE ACO­SO SE­XUAL

Se desata una re­vo­lu­ción cul­tu­ral li­de­ra­da por una mi­nis­tra en Igual­dad de Gé­ne­ro, la fran­ce­sa Mar­lè­ne Schiap­pa. Su me­jor ar­ma, las re­des so­cia­les con

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS -

Des­de que es­ta­lló el es­cán­da­lo de Har­vey Weins­tein en Es­ta­dos Uni­dos, el país de Si­mo­ne de Beau­voir tu­vo su pro­pia ver­sión más cru­da de la cam­pa­ña # MeToo que lle­vó a las mujeres de to­do el mun­do a com­par­tir en las re­des so­cia­les sus ex­pe­rien­cias per­so­na­les de aco­so se­xual.

#Ba­lan­ce­ton­por — li­te­ral­men­te “de­la­ta a tu cer­do”— alen­tó a las mujeres a dar el nom­bre y aver­gon­zar a sus acosadores y agre­so­res.

Ade­más de la pro­li­fe­ra­ción de cuen­tas anó­ni­mas que su­gie­ren un se­xis­mo ge­ne­ra­li­za­do y peor en la vi­da cor­po­ra­ti­va en Fran­cia, los me­dios, la po­lí­ti­ca y el mun­do del ar­te, un pu­ña­do de fi­gu­ras pú­bli­cas — en­tre ellas dos par­la­men­ta­rios y un ex­mi­nis­tro del in­te­rior du­ran­te el go­bierno de Fra­nçois Mit­te­rrand— fue­ron ex­pues­tos y se fi­jó la mi­ra en ellos pa­ra to­mar ac­cio­nes le­ga­les. La ma­yo­ría ne­gó las acu­sa­cio­nes. Un par­la­men­ta­rio se dis­cul­pó.

La ini­cia­ti­va fue cri­ti­ca­da por ser de­ma­sia­do agre­si­va. Al in­te­lec­tual Ber­nard-Hen­ri Lévy le dis­gus­tó la pa­la­bra “cer­do”. Tal vez lo más preo­cu­pan­te es que des­ta­ca­dos miem­bros del go­bierno de Em­ma­nuel Ma­cron re­cal­ca­ron el gran desafío cul­tu­ral en Fran­cia res­pec­to de abor­dar el te­ma con se­rie­dad, in­clu­so des­pués de que las mujeres fran­ce­sas sa­lie­ron en gran­des nú­me­ros a com­ba­tir la ma­la con­duc­ta se­xual su­fri­da en los úl­ti­mos años.

Cuan­do se le pre­gun­tó si los acosadores se­xua­les de­be­rían ser ex­pues­tos, el mi­nis­tro del In­te­rior, Gé­rard Co­llomb, res­pon­dió: “sí, de­pen­de”, y agre­gó que el co­que­teo y el aco­so se­xual son dos co­sas dis­tin­tas. Bruno Le Mai­re, mi­nis­tro fran­cés de Fi­nan­zas, di­jo en la ra­dio que nun­ca de­nun­cia­ría a un aco­sa­dor se­xual si se en­con­tra­ra con uno por­que “la de­nun­cia no es par­te de mi his­to­ria po­lí­ti­ca”.

En cues­tión de se­gun­dos, en las re­des so­cia­les se le re­cor­dó a Le Mai­re que te­nía la obli­ga­ción le­gal de de­nun­ciar a cual­quier aco­sa­dor, en cues­tión de ho­ras. Des­pués pu­bli­có un vi­deo en don­de di­ce que “se ex­pre­só mal”. Co­llomb, tam­bién, des­de en­ton­ces co­rri­gió su res­pues­ta ini­cial.

Los erro­res re­ve­lan el es­ta­do de con­fu­sión que hay en Fran­cia so­bre lo que re­pre­sen­ta el aco­so se­xual. En una en­cues­ta de 2014 se mos­tró que tres cuar­tas par­tes de los fran­ce­ses no po­dían di­fe­ren­ciar en­tre “se­duc­ción” y “aco­so”.

Es­to tam­bién re­quie­re un po­co de tra­ba­jo mental por par­te de las mujeres, en­tre ellas me in­clu­yo. Me to­mó más de una dé­ca­da, — y una lla­ma­da pú­bli­ca el año pa­sa­do por par­te de co­le­gas fe­me­ni­nas pa­ra que se ter­mi­na­ra una ma­la con­duc­ta ge­ne­ra­li­za­da en la po­lí­ti­ca fran­ce­sa—, pa­ra dar­me cuen­ta de que yo, tam­bién, tu­ve que aguan­tar con­duc­tas inapro­pia­das co­mo pe­rio­dis­ta de ne­go­cios.

Es­cri­bí una co­lum­na don­de da­ba de­ta­lles de los avan­ces se­xua­les, in­clu­yen­do el de un im­por­tan­te ban­que­ro fran­cés y el de un eje­cu­ti­vo del mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas des­pués de nues­tra pri­me­ra reunión de tra­ba­jo. Du­ran­te mu­cho tiempo tra­té a la li­ge­ra esos in­ci­den­tes, co­mo pe­que­ñas mo­les­tias.

Al cre­cer y tra­ba­jar en Fran­cia, su­pu­se que ese ti­po de ac­tos no eran tan re­pro­ba­bles. Mien­tras que mis co­le­gas bri­tá­ni­cos y es­ta­dou­ni­den­ses que­da­ban — con to­da ra­zón— im­pac­ta­dos, me mo­les­ta­ban y apren­dí a ig­no­rar­los.

La se­ma­na pa­sa­da reali­cé una prue­ba en lí­nea so­bre aco­so y agre­sión se­xual. Lo­gré me­nos de la mi­tad de las res­pues­tas correctas. Con no­to­rie­dad, con­si­de­ré co­mo aco­so un caso que des­de el pun­to de vis­ta le­gal se con­si­de­ró co­mo agre­sión se­xual.

Es­toy evo­lu­cio­nan­do, al igual que Fran­cia, en par­te, gra­cias a otro miem­bro del go­bierno de Ma­cron; Mar­lè­ne Schiap­pa, la mi­nis­tra de igual­dad de gé­ne­ro. La mu­jer de 34 años de edad, que ga­nó no­to­rie­dad por su blog so­bre ma­dres tra­ba­ja­do­ras, pre­pa­ra una le­gis­la­ción en con­tra del aco­so ca­lle­je­ro y nom­bró y pu­so en ver­güen­za a em­pre­sas que no pro­mue­ven a las mujeres.

Ha­ce po­co anun­ció una cam­pa­ña en lí­nea lla­ma­da “¡Hay que de­te­ner­los!”, con ejem­plos co­mo el si­guien­te: “Se fro­tó con­tra una chi­ca jo­ven en el au­to­bús,. En­fren­ta cinco años de pri­sión y una mul­ta de 75,000 eu­ros”. “Pu­bli­có en las re­des so­cia­les una fo­to de su ex­no­via des­nu­da. En­fren­ta dos años de pri­sión y una mul­ta de 60,000 eu­ros”. Ob­ser­vé a Schiap­pa pre­sen­tar sus pla­nes a los par­la­men­ta­rios en la Asam­blea Na­cio­nal, aho­ra, ca­si la mi­tad de ellos gra­cias a los no­va­tos po­lí­ti­cos del par­ti­do de Ma­cron, son mujeres. Un hom­bre gri­tó en el fon­do. “¡ Cal­ma tus ner­vios!”, ella res­pon­dió de golpe y pu­so los ojos en blan­co con una son­ri­sa. Des­pués de su dis­cur­so, el sa­lón se llenó de aplau­sos. Su sen­ti­do del hu­mor seguro es la me­jor de­fen­sa, pen­sé.

Desea­ría ha­ber re­ci­bi­do las ad­ver­ten­cias y los con­se­jos so­bre có­mo com­ba­tir el se­xis­mo cuan­do es­ta­ba cre­cien­do. Aho­ra las chi­cas fran­ce­sas podrán re­ci­bir­los de mujeres co­mo Schiap­pa.

“Me to­mó más de una dé­ca­da... dar­me cuen­ta de que yo, tam­bién, tu­ve que aguan­tar con­duc­tas inapro­pia­das co­mo pe­rio­dis­ta de ne­go­cios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.