Em­po­de­ra­mien­to, de mu­jer a mu­jer

Kris­ta­li­na Geor­gie­va, una de las mujeres más po­de­ro­sas del mun­do, tra­ba­ja pa­ra evi­tar una ca­tás­tro­fe en­tre las jó­ve­nes.

Milenio - Mercados Milenio - - PERFIL - SHAWN DONNAN ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2017. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd n

La con­ver­sa­ción con el pri­mer mi­nis­tro de Ni­ge­ria y su ga­bi­ne­te co­men­zó con un pun­to de re­fe­ren­cia. En 1960, Bul­ga­ria, el país na­tal de Kris­ta­li­na Geor­gie­va, se ubi­ca­ba en el mis­mo si­tio que Ke­nia en las lis­tas de población glo­bal, am­bos paí­ses con­ta­ban con al­re­de­dor de ocho mi­llo­nes. Pa­ra 2012, cuan­do Kris­ta­li­na co­men­zó a vi­si­tar Ni­ge­ria, la población de Ke­nia ha­bía au­men­ta­do a 44 mi­llo­nes, mien­tras que la de Bul­ga­ria ha­bía caí­do a po­co más de sie­te mi­llo­nes. En esa tran­si­ción, Geor­gie­va di­ce que vio un pre­ce­den­te preo­cu­pan­te pa­ra Ni­ge­ria si no co­men­za­ba a em­po­de­rar a sus mujeres y des­ple­gar po­lí­ti­cas más efec­ti­vas de planificación fa­mi­liar.

“Les di­je: ‘¡No pue­do ima­gi­nar a mi país con 44 mi­llo­nes de per­so­nas! No pue­den se­guir así’. Y eso —¡ bum!— abrió una con­ver­sa­ción que nun­ca voy a ol­vi­dar”, re­cuer­da Geor­gie­va. “El pri­mer mi­nis­tro di­jo: ‘Ni­ge­ria tie­ne mu­cho te­rri­to­rio. Po­de­mos te­ner mu­chas más per­so­nas. Ese no es un pro­ble­ma’”.

Co­mo la nú­me­ro dos de fac­to del Ban­co Mun­dial (BM), ex­co­mi­sio­na­da eu­ro­pea y can­di­da­ta a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU), Geor­gie­va per­te­ne­ce a un club se­lec­to de mujeres en la ta­bla su­pe­rior del desa­rro­llo mun­dial. Des­pués de años de tra­baj0 y es­cu­char a de­ma­sia­dos mi­nis­tros de fi­nan­zas y otros lí­de­res ig­no­rar la di­fí­cil si­tua­ción de las chi­cas ado­les­cen­tes, es­tá an­sio­sa por res­ta­ble­cer el equi­li­brio.

“Ha­cer que las mujeres par­ti­ci­pen nos ha­ce ha­blar de co­sas so­bre las cua­les los hom­bres nor­mal­men­te evi­tan ha­blar”, co­mo el ma­tri­mo­nio pre­coz, di­ce. El re­sul­ta­do “no es tri­vial”, agre­ga, y se­ña­la un es­tu­dio del BM que de­mo­rar el ma­tri­mo­nio pa­ra las chi­cas en el mun­do en desa­rro­llo agre­ga­ría más de 500,000 mi­llo­nes de dólares (mdd) a la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca mun­dial anual pa­ra 2030.

La pro­pia his­to­ria de Geor­gie­va es una de su­pera­ción de di­fi­cul­ta­des. Su prin­ci­pal ac­to de re­be­lión ado­les­cen­te, al cre­cer en Bul­ga­ria en la era co­mu­nis­ta, fue es­tu­diar a los fi­ló­so­fos oc­ci­den­ta­les en lu­gar de a Marx y En­gels. Pe­ro su éxi­to, di­ce la mu­jer de 64 años, se pro­du­jo por una tra­ge­dia fa­mi­liar.

Su pa­dre mu­rió jo­ven. La cri­sis fa­mi­liar lle­vó a Geor­gie­va a es­tu­diar mu­cho y con­se­guir un tra­ba­jo ven­dien­do co­mi­da en un mer­ca­do de So­fía, uno de los po­cos lu­ga­res don­de se per­mi­tía la em­pre­sa pri­va­da en el país.

“La otra co­sa que me en­se­ñó fue que cuan­to más di­fí­cil es la vi­da, más son­ríes. Ca­da vez que ten­go di­fi­cul­ta­des en la vi­da, así es co­mo reac­ciono. ¿Pá­ni­co? ¿Se­ría de ayu­da? No, eso me im­pul­só a ma­du­rar mu­cho más rá­pi­do”.

En la actualidad, es­ta­ble­ce una co­ne­xión en­tre los fra­ca­sos ins­ti­tu­cio­na­les ge­ne­ra­li­za­dos en la edu­ca­ción de las jó­ve­nes y lo que ella con­si­de­ra co­mo una cri­sis de­mo­grá­fi­ca que se desa­rro­lla a nues­tro al­re­de­dor. Es­ta cri­sis, di­ce, jun­to con el cam­bio cli­má­ti­co, es la cau­sa sub­ya­cen­te de gran par­te de lo que aque­ja al mun­do en desa­rro­llo, des­de las se­quías has­ta las re­vo­lu­cio­nes y el te­rro­ris­mo.

Geor­gie­va des­cri­be una fran­ja que se ex­tien­de des­de la región de Sahel en Áfri­ca (el área del con­ti­nen­te des­de Mau­ri­ta­nia en el oes­te has­ta el nor­te de Etio­pía en el es­te) has­ta Si­ria e Irak. Ca­si to­dos los paí­ses en es­ta par­te, di­ce, es­tán pla­ga­dos de un “coc­tel ex­plo­si­vo” de con­flic­tos y desas­tres na­tu­ra­les que se vuel­ven más tó­xi­cos por las al­tas ta­sas de na­ta­li­dad, el cre­cien­te des­em­pleo ju­ve­nil y las po­bla­cio­nes jó­ve­nes que ba­ta­llan pa­ra en­con­trar ca­mi­nos pro­duc­ti­vos en la vi­da.

Lo que tie­nen en co­mún es­tos paí­ses, di­ce, es que “las presiones de­mo­grá­fi­cas son es­pan­to­sas”.

In­clu­so las his­to­rias de éxi­to de desa­rro­llo que se ci­tan con fre­cuen­cia, co­mo la de Ruan­da, ar­gu­men­ta, se re­tra­san por la lu­cha que tie­nen con el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal. Si bien el por­cen­ta­je de per­so­nas que vi­ven en la po­bre­za en Ruan­da dis­mi­nu­yó en los úl­ti­mos años, el nú­me­ro ab­so­lu­to de per­so­nas po­bres en el país si­gue cre­cien­do.

En el mun­do “los nú­me­ros son im­pac­tan­tes”, di­ce Geor­gie­va. “Ha­brá 1,000 mi­llo­nes de jó­ve­nes bus­can­do tra­ba­jo en la pró­xi­ma dé­ca­da y no veo 1,000 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo es­pe­rán­do­los”.

Sin em­bar­go, tie­ne mo­ti­vos pa­ra te­ner es­pe­ran­za. Un pro­gra­ma pi­lo­to del BM que bus­ca em­po­de­rar a las ado­les­cen­tes y que se lan­zó en 2008 en Af­ga­nis­tán, Hai­tí, Jordania, Laos, Li­be­ria, Ne­pal, Ruan­da y Su­dán del Sur ob­tu­vo un fi­nan­cia­mien­to de 20 mi­llo­nes de dólares, di­ce. Pe­ro en una cum­bre en Lon­dres, es­te año, paí­ses co­mo Ban­gla­desh, la In­dia y el Reino Uni­do, así co­mo im­por­tan­tes fi­lán­tro­pos pro­me­tie­ron au­men­tar los fon­dos pa­ra pro­yec­tos di­ri­gi­dos a las ado­les­cen­tes en más de 2,500 mdd.

En Ni­ge­ria y otros paí­ses del Sahel, el BM des­ple­gó al­re­de­dor de 200 mdd en los úl­ti­mos años en pro­yec­tos que se con­cen­tran en “to­dos los fac­to­res que ayu­dan a re­du­cir el cre­ci­mien­to de la población”, di­ce Geor­gie­va, des­de la edu­ca­ción y la planificación fa­mi­liar has­ta con­ven­cer a las mujeres del va­lor de ca­sar­se más tar­de.

Ban­gla­desh, se­ña­la Geor­gie­va, lo­gró su re­la­ti­vo éxi­to eco­nó­mi­co re­cien­te a par­tir de una in­dus­tria tex­til que de­pen­de de le­gio­nes de mujeres jó­ve­nes pa­ra com­pe­tir en el mun­do. Edu­car a las mujeres jó­ve­nes pa­ra que to­men esos tra­ba­jos “creó es­te gran ren­di­mien­to eco­nó­mi­co”, di­ce. “La gen­te aho­ra es­tu­dia el caso de Ban­gla­desh”.

Geor­gie­va quie­re que las mujeres en su vi­da apren­dan es­tas lec­cio­nes. Ade­más de ser una de las mujeres más po­de­ro­sas del mun­do, es ma­dre y abue­la de una ni­ña de sie­te años, a la que ya pre­pa­ran pa­ra una vi­da que va más allá de Bul­ga­ria. “Es fan­tás­ti­co te­ner una fa­mi­lia y un es­po­so”, di­ce. “Pe­ro mi nie­ta tie­ne que de­fen­der­se por sí mis­ma”.

Un es­tu­dio del BM se­ña­la que de­mo­rar el ma­tri­mo­nio pa­ra las chi­cas en paí­ses en desa­rro­llo agre­ga­ría más de 500,000 mdd a la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca mun­dial anual pa­ra 2030”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.