EN­FO­CA­DA

IVAN­KA TRUP, UNA DE LAS ''PRI­ME­RAS HI­JAS'' MAS PO­DE­RO­SAS EN EU, HA­BLA DE SUS EXPECTATIV AS,LAS CRITICAS Y SUS PLA­NES

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - COURTNEY WEAVER

Me sen­té con Ivan­ka en su ofi­ci­na de la Ca­sa Blan­ca, es­tá de­co­ra­da con un im­pre­sio­nan­te to­que blan­co, don­de la asis­ten­te del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos (EU), Do­nald Trump, tie­ne que de­mos­trar que pue­de tra­ba­jar con el mis­mo áni­mo que la ca­rac­te­ri­za de au­to­con­trol. Afue­ra hay una sa­la re­ple­ta de asis­ten­tes

ju­nior pa­ra la Ca­sa Blan­ca. Des­de el in­te­rior se pue­den ver las ra­mas ver­des fren­te a la ven­ta­na, es un san­tua­rio de tran­qui­li­dad, hay mue­bles ele­gan­tes y mo­der­nos. No exis­te el des­or­den. No hay ob­je­tos per­so­na­les a la vis­ta, con una so­la ex­cep­ción: hay una fo­to­gra­fía gi­gan­te en­mar­ca­da de Ivan­ka y su es­po­so. Ella res­plan­de­cien­te en un bri­llan­te ves­ti­do y él con cor­ba­ta ne­gra, am­bos bai­lan­do. La fo­to­gra­fía tie­ne un ró­tu­lo don­de el pre­si­den­te de EU es­cri­bió: “La me­jor y más be­lla pa­re­ja del mun­do. Es­toy muy or­gu­llo­so de los dos. Con ca­ri­ño, pa­pá”.

De los Ken­nedy a los Bush, EU tie­ne una lar­ga tra­di­ción de di­nas­tías po­lí­ti­cas, e Ivan­ka no es la pri­me­ra per­so­na que re­ci­be un pa­pel den­tro de la ad­mi­nis­tra­ción de un pa­rien­te. Se dis­cu­te mu­cho so­bre los pe­li­gros de ins­ta­lar a miem­bros de la fa­mi­lia en po­si­cio­nes tan im­por­tan­tes, pe­ro Ivan­ka Trump es el ejem­plo más sor­pren­den­te des­de Hi­llary Clin­ton, quien en­tró en el de­ba­te de sa­lud en EU du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de su es­po­so, y Ro­bert F. Ken­nedy, quien tra­ba­jó co­mo fis­cal ge­ne­ral de su her­mano.

Co­no­ci­da por su apa­ci­ble ima­gen y au­to­con­trol, Ivan­ka es un es­tu­dio en con­tras­te con el caos que ge­ne­ra su pa­dre. En per­so­na, ella es cor­tés y en­can­ta­do­ra, un ac­ti­vo en la cam­pa­ña, don­de tra­ba­jó sin des­can­so por su pa­dre, en Was­hing­ton, DC, don­de los pri­me­ros cin­co me­ses fun­gió co­mo la pri­me­ra da­ma de fac­to mien­tras su ma­dras­tra, Me­la­nia Trump, per­ma­ne­ció ale­ja­da en gran me­di­da del ojo pú­bli­co neo­yor­quino.

Las res­pues­tas de Ivan­ka se dan con una ca­den­cia y una son­ri­sa, pa­ra que na­die se ofen­da. Cuan­do te sa­lu­da hay un apre­tón de ma­nos fir­me. Su pos­tu­ra es de­re­cha y ca­da fra­se la di­ce con tran­qui­li­dad y de for­ma de­li­be­ra­da.

En sus entrevistas te­le­vi­sa­das y en las re­des so­cia­les, la pri­me­ra hi­ja pue­de pa­re­cer al­go pre­fa­bri­ca­da y plás­ti­ca, sin em­bar­go, en per­so­na, es una ver­sión más au­daz de la mu­jer per­fec­ta; una ope­ra­do­ra que pa­só ca­si to­da su vi­da adul­ta tra­ba­jan­do en los me­dios, tra­ba­jan­do con su pa­dre y per­fec­cio­nan­do su mar­ca, tan­to pa­ra su per­so­na co­mo pa­ra sus ne­go­cios. Se sa­be que se mo­les­ta cuan­do se le lla­ma la “con­cien­cia” del pre­si­den­te.

Pa­ra al­gu­nas per­so­nas aje­nas, la de­ci­sión de Ivan­ka de po­ner en ries­go su repu­tación y unir­se a una de las ad­mi­nis­tra­cio­nes presidenciales más po­lé­mi­cas en la his­to­ria de EU es des­con­cer­tan­te.

Uni­da a su pa­dre des­de el na­ci­mien­to, eli­gió la fama, la in­fluen­cia y la for­tu­na que sur­gie­ron al atar su ca­rre­ra a la de su pa­dre, al­go que to­da­vía ha­ce en su nue­vo pa­pel en la Ca­sa Blan­ca. “No hay nin­gu­na du­da en mi men­te de que es­toy aquí por­que eli­gie­ron a mi pa­dre”, di­ce con fir­me­za.

Ama­da por la fran­ja de es­ta­dou­ni­den­ses que com­pran los za­pa­tos y bol­sos que lle­van su nom­bre y que crean cuen­tas de Ins­ta­gram en su ho­nor, Ivan­ka Trump es vi­li­pen­dia­da por otro sec­tor, los que la con­si­de­ran co­mo un sín­to­ma de los peo­res as­pec­tos de la pre­si­den­cia de su pa­dre. Pa­ra el pri­mer gru­po, ella es Ca­me­lot: son­ri­sa blan­ca de anun­cio de pas­ta de dien­tes, pe­lo ru­bio li­so, gra­cia so­cial y pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas inofen­si­vas. Pa­ra el otro gru­po, es una neó­fi­ta po­lí­ti­ca que uti­li­za el ne­po­tis­mo pa­ra pro­mo­ver su fu­tu­ra mar­ca co­mer­cial y su es­ta­tus po­lí­ti­co y so­cial.

“Cual­quier co­sa que pen­sa­mos ha­ce unos me­ses acer­ca de có­mo iba a ser una in­fluen­cia mo­de­ra­do­ra en Trump no se ha cum­pli­do”, di­ce Dou­glas Brin­kley, his­to­ria­dor pre­si­den­cial. “Si tie­ne una im­por­tan­te in­fluen­cia po­lí­ti­ca, se ha­ce de ma­ne­ra sub­te­rrá­nea, por­que no hay se­ña­les cla­ras de ello”.

En sus con­ver­sa­cio­nes con FT, la pri­me­ra hi­ja in­sis­te, una y otra vez, en que sa­be que se en­cuen­tra en una po­si­ción de gran pri­vi­le­gio y gran opor­tu­ni­dad. Su pa­pel en la Ca­sa Blan­ca, di­ce ella, es co­mo al­guien que le pue­de ofre­cer al pre­si­den­te con­se­jo e in­ves­ti­ga­ción pa­ra res­pal­dar las po­si­cio­nes que tie­ne so­bre cier­tos asun­tos. “Creo que be­ne­fi­cia al pre­si­den­te po­der es­cu­char a per­so­nas que es­tán de acuer­do y en desacuer­do con él so­bre

cual­quier te­ma”, di­ce. “Y lue­go, al fi­nal, el pre­si­den­te to­ma su pro­pia de­ci­sión”.

Los alia­dos de Ivan­ka ar­gu­men­tan que es in­jus­to cul­par­la a ella y a su es­po­so por asun­tos po­lé­mi­cos, co­mo la de­ci­sión del pre­si­den­te de re­ti­rar­se del acuer­do so­bre el cam­bio cli­má­ti­co de Pa­rís, al­go a lo que se­gún se in­for­mó, se de­cla­ró en con­tra. Si bien ella cul­ti­vó la con­fian­za de su pa­dre, y él en ge­ne­ral la va a es­cu­char, eso no sig­ni­fi­ca que él se va­ya a po­ner de su la­do, ar­gu­men­ta un buen ami­go de la pri­me­ra hi­ja.

Su ma­ri­do tie­ne una opi­nión si­mi­lar. “Ella tra­ta de apo­yar a su pa­dre y creo que en pri­va­do es ca­paz de es­tar de acuer­do y en desacuer­do con él y com­par­tir sus co­men­ta­rios con él con ho­nes­ti­dad y res­pe­to", di­ce Ja­red Kush­ner, quien pla­ti­có con FT.

Su de­ci­sión de no rom­per pú­bli­ca­men­te con su pa­dre in­dig­na a los crí­ti­cos quie­nes creen que no quie­re que se le re­la­cio­ne con sus po­lí­ti­cas más ex­tre­mas, a pe­sar de be­ne­fi­ciar­se de su po­si­ción.

Ivan­ka re­cha­za gran par­te de las crí­ti­cas ha­cia ella y las ca­li­fi­ca co­mo in­me­re­ci­das o se­xis­tas. Ella di­ce que quie­re ser juz­ga­da so­lo en las áreas de po­lí­ti­cas de ni­cho que es­ta­ble­ció co­mo sus prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des: es­ta­ble­cer un per­mi­so de li­cen­cia fa­mi­liar re­mu­ne­ra­do, la pro­mo­ción de las mu­je­res en la cien­cia y el es­pí­ri­tu em­pren­de­dor así co­mo la crea­ción de pro­gra­mas de apren­di­za­je so­bre la fuer­za la­bo­ral.

Sin em­bar­go, ella es­tá dis­pues­ta a ir más allá de esas áreas de ni­cho cuan­do le con­ven­ga, lo que pro­vo­ca la es­pe­cu­la­ción de que su pa­dre le ha­ce una au­di­ción pa­ra una ca­rre­ra po­lí­ti­ca pro­pia. Si es­ta­ble­ce una re­la­ción per­so­nal con An­ge­la Mer­kel o es­tá pre­sen­te en las reunio­nes con Shin­zo Abe y Xi Jin­ping, la pri­me­ra hi­ja co­men­za­rá a apren­der el jue­go.

Du­ran­te la Cum­bre del G20, en Ham­bur­go, Trump la ani­mó a que se sen­ta­ra a la me­sa, ro­dea­da por lí­de­res mun­dia­les, cuan­do él sa­lió bre­ve­men­te. Los mi­nu­tos que pa­só en la si­lla pre­si­den­cial eclip­sa­ron la pre­sen­ta­ción de su nue­va ini­cia­ti­va con el Ban­co Mun­dial ( BM), cu­yo ob­je­ti­vo es ob­te­ner más de 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd) dis­po­ni­bles pa­ra mu­je­res em­pren­de­do­ras de paí­ses en de­sa­rro­llo.

Du­ran­te sus pri­me­ros me­ses en la Ca­sa Blan­ca, Ivan­ka ba­ta­lló pa­ra apren­der a usar su nue­vo po­der en el eco­sis­te­ma de Was­hing­ton. Co­mo di­jo un al­to fun­cio­na­rio de la Ca­sa Blan­ca, lle­gó “sú­per idea­lis­ta” so­bre sus pro­pias ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des pa­ra in­fluen­ciar a los ve­te­ra­nos po­lí­ti­cos. Pe­ro ella se vol­vió más cí­ni­ca, y en pri­va­do ad­mi­tió que con­si­de­ra que la po­lí­ti­ca de DC es pun­zan­te.

Por el la­do de la de­re­cha, Ivan­ka re­ci­be crí­ti­cas de quie­nes creen que ella y su es­po­so tra­tan de so­ca­var la agen­da na­cio­na­lis­ta del pre­si­den­te. “Ella se re­fle­ja muy bien en el pre­si­den­te Trump, sin em­bar­go, no sé cuá­les son sus ca­li­fi­ca­cio­nes pa­ra ser ase­so­ra de al­to ni­vel en el Ala Oes­te”, di­ce Alex Mar­low, edi­tor de Breit­bart, el po­lé­mi­co si­tio de no­ti­cias de alt-right, que ca­da vez se mues­tra más hos­til ha­cia ella.

El cen­tro de la agen­da de Ivan­ka es un man­da­to fe­de­ral pa­ra un per­mi­so fa­mi­liar re­mu­ne­ra­do pa­ra los nue­vos pa­dres, al­go que EU nun­ca ha te­ni­do, in­clu­so pa­ra los em­plea­dos fe­de­ra­les.

Si tie­ne éxi­to en el per­mi­so fa­mi­liar pa­ga­do, se­rá un hi­to im­por­tan­te tan­to pa­ra el país co­mo pa­ra Ivan­ka, ele­van­do su es­ta­tus de un miem­bro de la fa­mi­lia del es­ti­lo de pri­me­ra da­ma a una fuer­za po­lí­ti­ca con un se­rio lo­gro po­lí­ti­co de­trás de ella.

Ivan­ka, la hi­ja de en me­dio, la pa­ci­fi­ca­do­ra, se con­vir­tió en la fa­vo­ri­ta de su pa­dre, quien nom­bró un ya­te en su ho­nor “Trump Prin­cess” y más tar­de bro­meó que si Ivan­ka no fue­ra su pro­le qui­zá es­ta­ría sa­lien­do con ella.

Tam­bién el de­sa­rro­llo de la mar­ca Trump de Ivan­ka se ex­ten­dió a su pro­pia lí­nea de jo­yas, que co­men­zó en 2007, y más tar­de a la ro­pa y los ac­ce­so­rios. Hoy no tie­ne nin­gu­na co­ne­xión apa­ren­te con la mar­ca que lle­va su nom­bre, des­pués de que en­tre­gó las de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas del ne­go­cio a Abi­gail Klem, la pre­si­den­ta de la com­pa­ñía, y el con­trol del ne­go­cio a un fideicomiso con­tro­la­do por el her­mano y la hermana de Kush­ner.

La pre­si­den­cia de Trump ha te­ni­do un efec­to mix­to en su mar­ca. Se­gún Sli­ce In­te­lli­gen­ce, que le da se­gui­mien­to a cin­co mi­llo­nes de com­pra­do­res en lí­nea, las ven­tas de Ivan­ka Trump subie­ron 332% en enero y fe­bre­ro. En oto­ño la com­pa­ñía abrió una tien­da fí­si­ca den­tro de la Trump To­wer. Sin em­bar­go, tam­bién tu­vo pro­ble­mas. En fe­bre­ro, Nords­trom anun­ció que de­ja­ría de ma­ne­jar la lí­nea, ar­gu­men­tan­do que las ven­tas ha­bían ba­ja­do, pe­ro le­van­tó sos­pe­chas de que la mar­ca era ma­la ima­gen pa­ra los ne­go­cios de la de­par­ta­men­tal. La fir­ma tam­bién tu­vo que dis­cul­par­se por la pro­mo­ción de un bra­za­le­te Ivan­ka Trump de 10,000 dó­la­res que Ivan­ka usó en una en­tre­vis­ta de te­le­vi­sión y por la fa­bri­ca­ción de sus pro­duc­tos fue­ra de EU, al­go que no iba bien con el le­ma del pre­si­den­te de “Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro”.

En Ja­red Kush­ner, Ivan­ka en­con­tró un so­cio igual de am­bi­cio­so con un li­na­je fa­mi­liar si­mi­lar, los dos son hi­jos de au­da­ces mag­na­tes de las bie­nes raí­ces, que a ve­ces se vie­ron in­vo­lu­cra­dos en escándalos pú­bli­cos.

Aho­ra, la Ca­sa Blan­ca in­ter­fie­re en sus vi­das per­so­na­les. Des­de que Trump asu­mió el car­go, Ivan­ka y Kush­ner se man­tie­nen co­mo un equi­po, ha­cen es­tra­te­gias so­bre có­mo lo­grar el fa­vor del pre­si­den­te so­bre cier­tos te­mas. Sus días se es­truc­tu­ran: ha­cen ejer­ci­cio por la ma­ña­na, lue­go to­do un día en el tra­ba­jo, don­de a ve­ces ter­mi­nan en las mis­mas reunio­nes o se ven pa­sar en el pa­si­llo.

La pa­re­ja aho­ra tie­ne ac­ce­so a las per­so­nas más in­flu­yen­tes del mun­do. En Sun Va­lley, los re­ci­bió una mul­ti­tud de ti­ta­nes tec­no­ló­gi­cos, en­tre ellos el je­fe eje­cu­ti­vo de Ap­ple, Tim Cook. Hay po­cos lí­de­res mun­dia­les que no re­ci­bi­rían una lla­ma­da de es­tos per­so­na­jes.

En la Ca­sa Blan­ca, Ivan­ka pro­te­ge su ima­gen, to­ma dis­tan­cia de las de­cla­ra­cio­nes más po­lé­mi­cas de su pa­dre y tras bas­ti­do­res se de­fien­de de las su­ge­ren­cias de que ella y su es­po­so es­tán per­dien­do in­fluen­cia.

Po­los opues­tos. La mo­de­ra­ción de Ivan­ka Trump con­tras­ta con las dia­rias de­cla­ra­cio­nes po­lé­mi­cas de su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.