JIM MAT­TIS, PA­RA PER­SO­NA DEL AÑO

A di­fe­ren­cia de los adu­la­do­res del ga­bi­ne­te es­ta­dou­ni­den­se, el se­cre­ta­rio de De­fen­sa se mues­tra con aga­llas fren­te a su je­fe, el pre­si­den­te Do­nald Trump.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS -

En con­tras­te con Do­nald Trump, quien afir­ma que re­cha­zó la so­li­ci­tud de una se­sión fo­to­grá­fi­ca pa­ra la re­vis­ta Ti­me pa­ra su pró­xi­ma edi­ción de la per­so­na del año, Jim Mat­tis, se­cre­ta­rio de De­fen­sa, no bus­ca la gra­ti­fi­ca­ción de los me­dios.

El ge­ne­ral ju­bi­la­do es un mo­de­lo de ego por una cau­sa más gran­de. Él es la se­gun­da per­so­na más im­por­tan­te en la ad­mi­nis­tra­ción Trump.

Su va­lor pro­vie­ne de su ca­rác­ter. En la pri­me­ra reunión de Trump con su ga­bi­ne­te, en ju­nio, los je­fes su­pe­ran en la adu­la­ción pre­si­den­cial. Mi­ke Pen­ce, el vi­ce­pre­si­den­te, di­jo que el ma­yor ho­nor de su vi­da era ser­vir a un hom­bre que “man­te­nía su pa­la­bra al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se”. Por su par­te, Rein­ce Prie­bus, el en­ton­ces je­fe de ga­bi­ne­te, agra­de­ció a Trump por la “ben­di­ción que nos da pa­ra ser­vir en su agen­da”.

To­dos hi­cie­ron su me­jor es­fuer­zo pa­ra so­nar co­mo los in­te­gran­tes del ga­bi­ne­te del pre­si­den­te nor­co­reano Kim Jong-un. Pa­ra ser jus­tos, Trump abrió la reunión al mo­do de Pyong­yang: “Nun­ca hu­bo un pre­si­den­te… que ha­ya apro­ba­do más le­gis­la­cio­nes, que ha­ya he­cho más co­sas de lo que he­mos he­cho”, di­jo Trump, a pe­sar de que aún no ha apro­ba­do un pro­yec­to de ley sig­ni­fi­ca­ti­vo.

En ese con­tex­to, Mat­tis mos­tró aga­llas al de­cla­rar su ver­da­de­ro pa­pel: “Es un ho­nor re­pre­sen­tar a los hom­bres y mu­je­res del De­par­ta­men­to de De­fen­sa”, di­jo. El ejér­ci­to dew Es­ta­do Uni­dos ( EU) exis­te pa­ra que “nues­tros di­plo­má­ti­cos siem­pre ne­go­cien des­de una po­si­ción de fuer­za”, agre­gó. No men­cio­nó a Trump.

Allí —en esa de­mos­tra­ción de la Ca­sa Blan­ca de Po­tem­kin— es­ta­ba el nú­cleo de có­mo se desa­rro­lla la pre­si­den­cia de Trump. El es­pec­tácu­lo es de un so­lo hom­bre. Los otros, con la ex­cep­ción de Mat­tis, son pres­cin­di­bles. De he­cho, Trump a me­nu­do se bur­la de su per­so­nal so­bre lo fá­cil que es po­der des­pe­dir­los. Los bu­llies nun­ca res­pe­tan a los adu­la­do­res. Sin em­bar­go, Trump no ha to­ma­do ese ries­go con Mat­tis ni una so­la vez. Las po­si­bi­li­da­des de desatar su re­nun­cia se­rían de­ma­sia­do al­tas.

Pe­ro su­pon­ga­mos que re­nun­cia­ra o que lo des­pi­die­ran. De he­cho, es po­si­ble en al­gún mo­men­to. Mat­tis con­tra­di­jo al pre­si­den­te en va­rias po­lí­ti­cas crí­ti­cas. Trump tui­teó en Co­rea del Nor­te: “Ha­blar no es la so­lu­ción”. Unas ho­ras des­pués, Mat­tis di­jo: “Nun­ca nos que­da­mos sin so­lu­cio­nes di­plo­má­ti­cas. Siem­pre bus­ca­mos más”.

Cuan­do Trump di­jo que el acuer­do nu­clear de Irán fue un desas­tre, Mat­tis le di­jo al Con­gre­so que le re­co­men­da­ría al pre­si­den­te que cum­plie­ra con el tra­to. Cuan­do Trump di­jo que los es­ta­dou­ni­den­ses trans­gé­ne­ro ya no se­rían ele­gi­bles pa­ra ser­vir en el ejér­ci­to de EU, Mat­tis ma­tó la ini­cia­ti­va al so­li­ci­tar una re­vi­sión. Lo más re­ve­la­dor es que lo es­cu­cha­ron tran­qui­li­zan­do a un gru­po de sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses en el ex­tran­je­ro pa­ra que se man­tu­vie­ran fuer­tes mien­tras la tor­men­ta azo­ta­ba en ca­sa. “Sim­ple­men­te man­ten­gan la lí­nea has­ta que nues­tro país re­gre­se a la com­pren­sión y al res­pe­to en­tre sí”, di­jo Mat­tis. “Va­mos a re­cu­pe­rar el po­der de la ins­pi­ra­ción”.

Es­pe­re­mos que su pro­nós­ti­co sea el co­rrec­to. Mien­tras tan­to, los alia­dos de EU se con­vier­ten en ex­per­tos en di­so­nan­cia cog­ni­ti­va. Por un la­do, es­cu­chan que el pre­si­den­te de EU de­gra­da su va­lor mien­tras ala­ba a los ad­ver­sa­rios de EU. Por otro el je­fe de la De­fen­sa le di­ce a los alia­dos lo que quie­ren es­cu­char. EU no ha cam­bia­do, di­ce. La fra­se: “Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro” nun­ca ha sa­li­do de la bo­ca de Mat­tis.

Las per­so­nas que ro­dean al se­cre­ta­rio de De­fen­sa no evi­tan ha­blar so­bre cuál es su pa­pel. En el ex­te­rior, eso sig­ni­fi­ca se­gu­ri­dad es­tra­té­gi­ca. En ca­sa sig­ni­fi­ca cui­dar a Trump.

Cuan­do le pre­gun­té a un al­to fun­cio­na­rio del Pen­tá­gono que enu­me­ra­ra las tres prio­ri­da­des es­tra­té­gi­cas del de­par­ta­men­to, es­pe­ra­ba que Co­rea del Nor­te en­ca­be­za­ra la lis­ta. La res­pues­ta fue: “Edu­car al pre­si­den­te, edu­car al pre­si­den­te y edu­car al pre­si­den­te”. Los alia­dos de EU sa­ben que Mat­tis ha­ce es­to, al igual que la gen­te en Was­hing­ton.

¿ Pe­ro qué pa­sa­ría si el se­cre­ta­rio de De­fen­sa tu­vie­ra que de­jar su car­go? Ima­gi­nen si Rudy Giu­lia­ni, el exal­cal­de de Nue­va York, o Ch­ris Ch­ris­tie, el go­ber­na­dor sa­lien­te de Nue­va Jer­sey, sus­ti­tu­ye­ran a Mat­tis. Cual­quie­ra de los dos no du­da- ría en acep­tar el tra­ba­jo. Una de las ra­zo­nes por las que to­da­vía duer­mo por las no­ches, es por­que Trump ne­ce­si­ta­rá pa­sar por en­ci­ma de Mat­tis pa­ra usar ar­mas nu­clea­res. Mat­tis les acon­se­ja a los sol­da­dos “ac­ti­ven su ce­re­bro an­tes de usar sus ar­mas”.

En un mo­men­to en que se des­man­te­la el ser­vi­cio de re­la­cio­nes ex­te­rio­res de EU, Mat­tis ar­gu­men­ta cuan­to más gas­te EU en di­plo­má­ti­cos me­nos ten­drá que gas­tar en mu­ni­cio­nes. Es­tas son en­se­ñan­zas sa­bias. Su apo­do pue­de ser “Mad Dog”. En reali­dad, Mat­tis es un ser hu­mano ra­cio­nal. En es­tos mo­men­tos, y tan so­lo por eso, me­re­ce una me­da­lla, co­mo el hom­bre del año.

“Trump a me­nu­do se bur­la de su per­so­nal so­bre lo fá­cil que es po­der des­pe­dir­los. Los nun­ca res­pe­tan a los adu­la­do­res. Sin em­bar­go, Trump no ha to­ma­do ese ries­go con Mat­tis”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.