LOS DOS NEGRITOS EN EL ARROZ

Pe­se a la ge­ne­ra­ción his­tó­ri­ca de em­pleo, la in­for­ma­li­dad y los ba­jos sa­la­rios son los dos gran­des re­tos la­bo­ra­les.

Milenio - Mercados Milenio - - BAJO LA LUPA - FER­NAN­DO FRAN­CO

En la lla­ma­da eco­no­mía sub­te­rrá­nea se en­cuen­tra 56.5% de la po­bla­ción ocu­pa­da, es­to mien­tras Mé­xi­co ex­pe­ri­men­ta uno de sus me­jo­res mo­men­tos en la ge­ne­ra­ción de em­pleo.

De igual ma­ne­ra, si bien el sa­la­rio mí­ni­mo se in­cre­men­tó a ini­cios de no­viem­bre 80.04 pe­sos a 88.36 pe­sos, el sa­la­rio real pro­me­dio cre­ció 0.7% en­tre 2013 y 2016, se­gún las ci­fras pro­por­cio­na­das por el BID y Mé­xi­co, ¿có­mo va­mos?

La in­for­ma­li­dad y los ba­jos sa­la­rios son dos de los re­tos más apre­mian­tes del mer­ca­do la­bo­ral me­xi­cano ex­pli­ca Da­vid Ka­plan, es­pe­cia­lis­ta

se­nior en la Di­vi­sión de Mer­ca­dos La­bo­ra­les y Se­gu­ri­dad So­cial del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo (BID).

La ace­le­ra­da for­ma­li­za­ción de em­pleo que se registra en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción dis­mi­nu­yó la in­for­ma­li­dad, sin em­bar­go, se man­tie­ne en ni­ve­les ele­va­dos.

Hay ci­fras muy po­si­ti­vas, se­gún los da­tos más re­cien­tes del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS), de enero a oc­tu­bre se crea­ron 1,007,050 fuen­tes de em­pleo, 10.2% más que el año an­te­rior, lo que sig­ni­fi­ca el au­men­to más ele­va­do pa­ra un mis­mo pe­rio­do des­de que se tie­ne re­gis­tro.

De for­ma acu­mu­la­da, en lo que va del ac­tual se­xe­nio, su­man 3.3 mi­llo­nes de tra­ba­jos, 2.3 ve­ces más que lo re­gis­tra­do en la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción. Más de 80% es de ti­po per­ma­nen­te.

Con­si­de­ran­do que en di­ciem­bre exis­te tí­pi­ca­men­te un ajus­te en el mer­ca­do la­bo­ral, Mikel Arrio­la, di­rec­tor ge­ne­ral del IMSS, es­ti­ma que en 2017 se ha­brán ge­ne­ra­do 900,000 pla­zas, que son in­su­fi­cien­tes pa­ra las ne­ce­si­da­des de un país co­mo Mé­xi­co, que re­quie­re de 1.2 mi­llo­nes de nue­vos em­pleos al año.

Pe­se a los re­sul­ta­dos his­tó­ri­cos, la in­for­ma­li­dad es “al­ta”, di­ce Ka­plan. Aña­de que “la ele­va­da in­for­ma­li­dad re­fle­ja el pro­ble­ma es­truc­tu­ral que tie­ne Mé­xi­co en su mer­ca­do la­bo­ral, que se ca­rac­te­ri­za por em­pleos mal pa­ga­dos, sin se­gu­ri­dad so­cial, con una ele­va­da subocu­pa­ción (ne­ce­si­dad de te­ner un se­gun­do tra­ba­jo) y jor­na­das ex­te­nuan­tes”, co­men­ta Fla­via Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de la con­sul­to­ría Are­gio­nal.

¿In­for­ma­li­dad?

“Son em­pre­sas pri­va­das no in­cor­po­ra­das, es­to es, per­te­ne­cien­tes a in­di­vi­duos u ho­ga­res que no es­tán cons­ti­tui­das co­mo en­ti­da­des le­ga­les se­pa­ra­das de sus due­ños y pa­ra las cua­les no se dis­po­ne de una con­ta­bi­li­dad com­ple­ta que per­mi­ta la se­pa­ra­ción financiera de las ac­ti­vi­da­des de pro­duc­ción de la em­pre­sa de otras ac­ti­vi­da­des de sus due­ños”, así de­fi­ne el INE­GI la in­for­ma­li­dad.

De acuer­do con una pre­sen­ta­ción del BID y la or­ga­ni­za­ción Mé­xi­co ¿ có­mo va­mos?, den­tro de es­te con­cep­to exis­ten cua­tro di­fe­ren­cias im­por­tan­tes en­tre tra­ba­ja­do­res su­bor­di­na­dos e in­de­pen­dien­tes.

Una per­so­na su­bor­di­na­da y re­mu­ne­ra­da se cla­si­fi­ca co­mo for­mal si tie­ne se­gu­ri­dad so­cial; el in­de­pen­dien­te (em­plea­dor o por cuen­ta pro­pia) fue­ra del sec­tor agro­pe­cua­rio se cla­si­fi­ca co­mo for­mal si tra­ba­ja en un ne­go­cio con re­gis­tros con­ta­bles; los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia en el sec­tor agro­pe­cua­rio son in­for­ma­les, pe­ro los em­plea­do­res de es­ta ra­ma son for­ma­les y, fi­nal­men­te, to­dos los tra­ba­ja­do­res no re­mu­ne­ra­dos son in­for­ma­les.

A par­tir de es­tas de­fi­ni­cio­nes, de acuer­do con Ka­plan, 56.5% de la po­bla­ción ocu­pa­da en Mé­xi­co (po­co más de 29 mi­llo­nes de per­so­nas) vi­ve en la in­for­ma­li­dad. De es­tos, 31% son per­so­nas su­bor­di­na­das, con una re­mu­ne­ra­ción, pe­ro sin se­gu­ri­dad so­cial; 20.8% es in­de­pen­dien­te, con una re­mu­ne­ra­ción, pe­ro tam­bién sin se­gu­ri­dad so­cial, y 4.8%, es no re­mu­ne­ra­da y sin se­gu­ri­dad so­cial.

El pro­ble­ma, aco­ta el es­pe­cia­lis­ta, es que no to­dos los for­ma­les tie­nen se­gu­ri­dad so­cial. Se­gún ci­fras del INE­GI, 43.5% de los tra­ba­ja­do­res es­tá en la le­ga­li­dad la­bo­ral: 37.4% con se­gu­ri­dad so­cial y 6.1% no la tie­ne.

Pa­ra Jo­sé Luis de la Cruz, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to pa­ra el De­sa­rro­llo In­dus­trial y el Cre­ci­mien­to Eco­nó­mi­co ( IDIC), to­da per­so­na que no tie­ne ac­ce­so a la se­gu­ri­dad so­cial de­be­ría ser in­clui­do en la in­for­ma­li­dad, ya que es­te te­ma es con­si­de­ra­do co­mo una pres­ta­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra el tra­ba­ja­dor.

El re­za­go

Mé­xi­co su­pera a otros paí­ses con un Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) per cá­pi­ta si­mi­lar al nues­tro.

La de­fi­ni­ción in­ter­na­cio­nal del sec­tor in­for­mal, re­fie­re Ka­plan, es no co­ti­zar pa­ra la pen­sión. Ba­jo es­te es­ce­na­rio, Mé­xi­co tie­nen ma­yo­res ni­ve­les de in­for­ma­li­dad de paí­ses co­mo Co­lom­bia, Bra­sil, Cos­ta Ri­ca, Panamá, Ar­gen­ti­na, Chi­le y Uru­guay.

Es­te te­ma se recrudece cuan­do se ha­bla úni­ca­men­te de tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes in­for­ma­les, don­de “ca­si 100% es in­for­mal, por­que ca­si nin­guno de ellos se in­cor­po­ra a la for­ma­li­dad”.

“Aun­que el mer­ca­do la­bo­ral me­xi­cano con­ti­núa mos­tran­do un me­jor desem­pe­ño que el de la ma­yo­ría de los paí­ses de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OC­DE) en tér­mi­nos de des­em­pleo, la pre­va­len­cia de la in­for­ma­li­dad si­gue sien­do un desafío im­por­tan­te”, se­ña­la la OC­DE.

El “al­to” gra­do de in­for­ma­li­dad obs­ta­cu­li­za la pro­duc­ti­vi­dad y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Tam­bién re­pre­sen­ta una im­por­tan­te ba­rre­ra

“La ele­va­da in­for­ma­li­dad re­fle­ja el pro­ble­ma es­truc­tu­ral que tie­ne Mé­xi­co en su mer­ca­do la­bo­ral… em­pleos mal pa­ga­dos, sin se­gu­ri­dad so­cial, con una ele­va­da subocu­pa­ción y jor­na­das ex­te­nuan­tes”,

Fla­via Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de la con­sul­to­ría Are­gio­nal.

pa­ra el de­sa­rro­llo de ha­bi­li­da­des en el país, men­cio­na el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal en su es­tu­dio bi­a­nual so­bre la eco­no­mía na­cio­nal.

Sí hay avan­ces

De acuer­do con el es­pe­cia­lis­ta del BID, en 2012 la in­for­ma­li­dad re­pre­sen­tó 59.6% de la po­bla­ción ocu­pa­da, la cual dis­mi­nu­yó a 56.5%, al se­gun­do tri­mes­tre de es­te año.

¿A qué se de­ben los avan­ces? Uno de ellos es la Re­for­ma La­bo­ral, que en­tró en vi­gor en di­ciem­bre de 2012. En­tre sus ob­je­ti­vos es­tá la for­ma­li­za­ción del em­pleo. “Des­de 2013 se re- gis­tró un au­men­to en la ge­ne­ra­ción del em­pleo atí­pi­co, qui­zá por la mis­ma Re­for­ma La­bo­ral”, men­cio­na Ka­plan.

Otros po­si­bles fac­to­res que ayu­da­ron fue­ron las ins­pec­cio­nes de fis­ca­li­za­ción, las cua­les au­men­tan en­tre 14 y 20% las pro­ba­bi­li­da­des de for­ma­li­za­ción, así co­mo el im­pac­to del Ré­gi­men de In­cor­po­ra­ción Fis­cal ( RIF), que en­tró en vi­gor en enero de 2014, y cu­yo be­ne­fi­cio prin­ci­pal es el des­cuen­to de 100% en el pa­go del Im­pues­to So­bre la Ren­ta en el pri­mer año.

Otro ele­men­to que even­tual­men­te con­tri­bu­yó fue el Ré­gi­men de In­cor­po­ra­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial, que em­pe­zó a ope­rar en ju­lio de 2014. Su prin­ci­pal be­ne­fi­cio es un des­cuen­to de 50% en las cuo­tas del IMSS e In­fo­na­vit en los pri­me­ros dos años.

¿Y los sa­la­rios?

El otro gran re­to es me­jo­rar los sa­la­rios. El cre­ci­mien­to del in­gre­so real en­tre 2013 y 2016 fue ba­jo, pe­ro al al­za. En 2017, sin em­bar­go, se arro­jó un sal­do ro­jo. En el úl­ti­mo año, se re­gis­tró una con­trac­ción de 1.3%. “Sí pen­sa­mos que uno de los pro­ble­mas en Mé­xi­co son los ba­jos sa­la­rios, no se ob­ser­va mu­cha me­jo­ría. Que­da pen­dien­te es­ta ta­rea”, ma­ni­fies­ta Ka­plan.

Uno de los re­tos en el mer­ca­do la­bo­ral es me­jo­rar el po­der ad­qui­si­ti­vo. En­tre 2013 y 2016 el sa­la­rio real pro­me­dio cre­ció 0.7%, se­gún las ci­fras pro­por­cio­na­das por el BID y Mé­xi­co, ¿có­mo va­mos?, mien­tras que en 2017 arro­ja un sal­do ro­jo. De sep­tiem­bre a igual mes de 2016, es­te re­gis­tró una con­trac­ción de 1.3%. “Sí pen­sa­mos que uno de los pro­ble­mas en Mé­xi­co son los ba­jos sa­la­rios, no se ob­ser­va mu­cha me­jo­ría. Que­da pen­dien­te es­ta ta­rea”, ma­ni­fies­ta Ka­plan.

De acuer­do con Sa­muel Váz­quez, eco­no­mis­ta prin­ci­pal de BBVA Ban­co­mer, a pe­sar de que la for­ma­li­za­ción del em­pleo cre­ce a ta­sas de 4%, el seg­men­to que con­si­de­ra las fuen­tes de tra­ba­jo con una re­mu­ne­ra­ción su­pe­rior a cin­co sa­la­rios mí­ni­mos (más de 12,000 pe­sos al mes) registra una caí­da cer­ca­na a 1%.

Es­te fe­nó­meno, au­na­do a un in­cre­men­to en la in­fla­ción, re­per­cu­te en la caí­da ob­ser­va­da en el sa­la­rio real. De acuer­do con el INE­GI, la in­fla­ción, en la pri­me­ra quin­ce­na de no­viem­bre, lle­gó a 6.59%, un ni­vel ma­yor al es­pe­ra­do y uno de los más al­tos en los úl­ti­mos años. “Sin em­bar­go, se es­pe­ra una re­cu­pe­ra­ción de es­ta ca­pa­ci­dad de com­pra a me­di­da que la in­fla­ción ce­da”, se­ña­la.

Si bien la in­for­ma­li­dad mos­tró un des­cen­so en es­ta ad­mi­nis­tra­ción, aún se man­tie­ne en ni­ve­les ele­va­dos, los cua­les im­pi­den, en­tre otras co­sas, avan­zar en te­mas cla­ve có­mo el aho­rro pa­ra el re­ti­ro, el ac­ce­so a la sa­lud y la dis­mi­nu­ción de la po­bre­za que, jun­to con los ba­jos ni­ve­les sa­la­ria­les, son con­si­de­ra­dos co­mo re­tos pri­mor­dia­les pa­ra el pró­xi­mo go­bierno.

Mu­cho no sig­ni­fi­ca bueno. En los úl­ti­mos cin­co años se ge­ne­ra­ron más de 3.3 mi­llo­nes de em­pleos en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.