El bu­zo de la CDMX

Ju­lio Cé­sar Cu des­ta­pa el enor­me, pe­li­gro­so y com­pli­ca­do sis­te­ma re­co­lec­tor de aguas ne­gras de una de las ciu­da­des más gran­des del mun­do.

Milenio - Mercados Milenio - - PERFIL - AMY GUTH­RIE

Ca­da in­mer­sión es una des­car­ga de adre­na­li­na pa­ra un hom­bre cu­yo sue­ño en la in­fan­cia era con­ver­tir­se en pi­lo­to de avión”.

El bu­zo des­cien­de len­ta­men­te, ves­ti­do co­mo un as­tro­nau­ta y con una res­pi­ra­ción pro­fun­da co­mo la de Darth Va­der. Su equi­po, que in­clu­ye un tra­je se­lla­do di­se­ña­do pa­ra in­mer­sio­nes sub­ma­ri­nas en el gé­li­do Mar del Nor­te, pesa 60 kg.

El ai­re fé­ti­do sur­ge a tra­vés de la plan­ta de bom­beo des­de aba­jo y pe­ne­tra las ca­vi­da­des na­sa­les. Apes­ta co­mo un hue­vo po­dri­do. Es el olor ran­cio del al­can­ta­ri­lla­do.

Las bo­te­llas de plás­ti­co se mue­ven de arri­ba a aba­jo jun­to a va­sos de po­li­es­ti­reno y una oca­sio­nal ra­ta muer­ta ya hin­cha­da. La pla­ta­for­ma de ace­ro que su­mer­ge al bu­zo es­tá cu­bier­ta con he­bras de un lo­do ne­gro. Él se su­mer­ge en el lí­qui­do co­lor ver­de, li­be­ran­do on­das a su pa­so.

Ju­lio Cé­sar Cu es un bu­zo de al­can­ta­ri­llas, se su­mer­ge en la os­cu­ri­dad ca­si to­dos los días pa­ra eli­mi­nar las obs­truc­cio­nes del enor­me sis­te­ma de aguas re­si­dua­les de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Gran par­te de es­ta in­fraes­truc­tu­ra de la me­ga­ló­po­lis tie­ne dé­ca­das de an­ti­güe­dad. Se di­se­ñó pa­ra ma­ne­jar los re­si­duos de tal vez cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, pe­ro en la ac­tua­li­dad vi­ven más de 20 mi­llo­nes de per­so­nas.

Los dre­na­jes tam­bién lle­van una enor­me car­ga de ba­su­ra. En al­gu­nas re­ser­vas, Cu se en­cuen­tra con ca­pas de ba­su­ra lo su­fi­cien­te­men­te grue­sas en las que es po­si­ble ca­mi­nar. Ha­ce unos años, las sa­li­das de una pre­sa que­da­ron blo­quea­das por una ver­da­de­ra pa­red de ba­su­ra de un me­tro de al­tu­ra y 50 cm de grue­so. Los in­ge­nie­ros eva­lua­ron el pro­ble­ma du­ran­te va­rios días an­tes de pe­dir que un equi­po de de­mo­li­ción hi­cie­ra es­ta­llar la ba­su­ra con di­na­mi­ta.

Ade­más de los re­si­duos que pro­du­ce la abun­dan­te po­bla­ción, las fuer­tes llu­vias abru­man las cu­ne­tas du­ran­te la tem­po­ra­da más in­ten­sa. El man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo es vi­tal pa­ra evi­tar el co­lap­so de la red.

A prin­ci­pios de sep­tiem­bre en­via­ron a Cu al sur de la CDMX, don­de las fuer­tes llu­vias pro­vo­ca­ron el des­bor­da­mien­to de un río, lo que hi­zo que las rá­pi­das co­rrien­tes de agua lle­ga­ran a las ca­lles, inun­da­ran ca­sas y los vehícu­los que­da­ran su­mer­gi­dos. A fi­na­les de ju­nio, las llu­vias abru­ma­ron la co­lo­nia Po­lan­co y crea­ron cue­llos de bo­te­lla en Re­for­ma. Las vías prin­ci­pa­les se con­vir­tie­ron en ca­na­les flu­via­les. El me­tro se inun­dó. Las ace­ras se lle­na­ron de per­so­nas que se re­fu­gia­ban de la llu­via.

Al­gu­nos días, co­mo hoy, Cu re­cu­pe­ra gran­des ro­cas que blo­quean las re­jas. En sus peo­res días, lo en­vían a bus­car cadáveres.

En el lo­do no hay vi­si­bi­li­dad. De­be con­fiar en su sen­ti­do del tac­to pa­ra dis­tin­guir una ra­ma de una tu­be­ría o una ex­tre­mi­dad hu­ma­na. Sus úni­cas co­ne­xio­nes con el mun­do ex­te­rior son el au­dio en el cas­co (pa­ra co­mu­ni­car­se con sus co­le­gas en tie­rra) y lo que Cu lla­ma “el cor­dón umbilical”, un tu­bo que le su­mi­nis­tra oxí­geno. Es vi­tal te­ner la ca­be­za fría cuan­do el tu­bo de oxí­geno se en­re­da o que­da atra­pa­do. De­sen­re­dar­lo re­quie­re que re­gre­se con con­fian­za so­bre sus pa­sos.

A pe­sar de la pes­te y la in­cer­ti­dum­bre, Cu en­cuen­tra que su­mer­gir­se en el agua es una ex­pe­rien­cia si­mi­lar al zen. Se sien­te tran­qui­lo y se­gu­ro, en con­tac­to con­si­go mis­mo. Pe­ro el mie­do siem­pre es­tá ahí.

Una voz ás­pe­ra sa­le de la con­so­la de co­mu­ni­ca­cio­nes. “Ya es­toy en el fon­do”, les in­for­ma Cu des­de cua­tro me­tros ba­jo el agua. “So­lo ten­ga cui­da­do, ten­ga mu­cho cui­da­do”, ins­ta un co­le­ga.

Cu, de 57 años, bu­cea pa­ra la ciu­dad des­de 1983. El tra­ba­jo es­tá lleno de pe­li­gros. La ma­yor amenaza es re­ci­bir una cor­ta­da que po­dría ex­po­ner al bu­zo a bac­te­rias no­ci­vas. Los seis mi­lí­me­tros del tra­je de hu­le lo pro­te­gen de po­si­bles con­ta­mi­nan­tes.

Cu es el úni­co bu­zo que tra­ba­ja pa­ra la com­pa­ñía de ser­vi­cios de agua. Otros ya se ju­bi­la­ron o cam­bia­ron de pro­fe­sión, mien­tras que el agua arras­tró a un co­le­ga cuan­do una pre­sa ta­pa­da con ba­su­ra de ma­ne­ra re­pen­ti­na se des­ta­pó. Esa muer­te con­ven­ció a Cu pa­ra for­ta­le­cer sus me­di­das se­gu­ri­dad, pe­ro nun­ca con­si­de­ró re­nun­ciar. Ca­da in­mer­sión es una des­car­ga de adre­na­li­na pa­ra un hom­bre cu­yo sue­ño en la in­fan­cia era con­ver­tir­se en pi­lo­to de avión.

No exis­te un ma­nual, per se, pa­ra bu­cear en las al­can­ta­ri­llas. La ca­pa­ci­ta­ción de Cu con­sis­tió en cur­sos de bu­ceo con­ven­cio­nal e in­dus­trial pa­ra apren­der ha­bi­li­da­des co­mo la sol­da­du­ra sub­ma­ri­na, ade­más de mu­cha prác­ti­ca. En la ac­tua­li­dad le en­se­ña a dos apren­di­ces con la es­pe­ran­za de au­men­tar las fi­las del bu­ceo.

Cu pue­de pen­sar en otras pro­fe­sio­nes pe­li­gro­sas, co­mo tra­ba­jar en una mi­na, pe­ro no pue­de pen­sar en na­die con un tra­ba­jo más su­cio que el su­yo.

Cu li­be­ra con ra­pi­dez los es­com­bros ba­jo el agua y emer­ge de nue­vo; pe­que­ñas bur­bu­jas de ai­re anun­cian su re­gre­so a la su­per­fi­cie. Un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo arro­ja una cu­be­ta de 19 li­tros de agua con ja­bón so­bre él pa­ra eli­mi­nar al­gu­nas de las bac­te­rias an­tes de que otro lo ayu­de a qui­tar­se el tra­je.

La su­cie­dad es pe­li­gro­sa. Er­nes­to Huer­ta, un ope­ra­dor de es­ta plan­ta, ha­bla de un hom­bre que con­tra­jo una in­fec­ción mor­tal mien­tras lim­pia­ba el mis­mo tan­que. El hom­bre de lim­pie­za se pu­so su equi­po de pro­tec­ción —ga­fas de pro­tec­ción, una más­ca­ra y guan­tes— pe­ro no lim­pió una go­ta de agua que ca­yó en su me­ji­lla. Pa­ra el mo­men­to que in­gre­só a un hos­pi­tal, días des­pués, “la bac­te­ria ya se ha­bía co­mi­do los in­tes­ti­nos”, di­ce Huer­ta.

Cu en­cien­de un ci­ga­rro pa­ra des­com­pri­mir des­pués de la in­mer­sión y re­fle­xio­na so­bre el pa­pel que desem­pe­ña su tra­ba­jo en la CDMX. Los ha­bi­tan­tes no tie­nen idea de que los em­plea­dos de ges­tión del agua tra­ba­jan a to­da ho­ra en un es­fuer­zo por evi­tar las inun­da­cio­nes. “El agua po­ta­ble y el dre­na­je son las ve­nas de la ciu­dad”, di­ce. “Si fa­llan, la ciu­dad mue­re”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.