EL MO­MEN­TO DE LA RE­CU­PE­RA­CIÓN

“Hay que re­pa­rar el te­cho cuan­do bri­lla el sol”. La fra­se ejem­pli­fi­ca el es­ta­do ac­tual de la eco­no­mía mun­dial. El tan an­he­la­do cre­ci­mien­to de­be per­mi­tir las in­ver­sio­nes y re­du­cir las deu­das.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

“La eco­no­mía mun­dial dis­fru­ta de una re­cu­pe­ra­ción sin­cro­ni­za­da, pe­ro re­sul­ta­rá in­sos­te­ni­ble si la in­ver­sión no au­men­ta, so­bre to­do en las eco­no­mías de al­tos in­gre­sos. Las enor­mes deu­das tam­bién ame­na­zan la sus­ten­ta­bi­li­dad de la re­cu­pe­ra­ción, co­mo lo ar­gu­men­ta la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­so­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) en su úl­ti­mo in­for­me.

La OCDE pro­nos­ti­ca un cre­ci­mien­to mun­dial de 3.6% es­te año, en com­pa­ra­ción con 3.1% en 2016. Se pre­vé que el cre­ci­mien­to al­can­ce a ser de 3.7% en 2018, cer­ca del pro­me­dio de 1990- 2007. El úni­co miem­bro de las gran­des eco­no­mías del Gru­po de los Sie­te (G7) cu­yo cre­ci­mien­to de es­te año no se es­pe­ra que sea más al­to que en 2016, es el Reino Uni­do. Chi­na y la In­dia mar­can el rit­mo mun­dial.

A lo lar­go del G7, las ta­sas de in­ver­sión ne­tas son más ba­jas que an­tes de la cri­sis fi­nan­cie­ra. Se pro­nos­ti­ca que el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral me­jo­ra­rá un po­co, pe­ro se man­ten­drá muy por de­ba­jo del pro­me­dio que al­can­zó en­tre 1995-2007; so­bre to­do, el al­to en­deu­da­mien­to si­gue ame­na­zan­do la re­cu­pe­ra­ción.

En al­gu­nos paí­ses de al­tos in­gre­sos, la re­la­ción de en­deu­da­mien­to cor­po­ra­ti­vo fren­te al Pro­duc­to In­terno Bru­to ( PIB) se es­ta­bi­li­zó des­de la cri­sis, pe­ro si­gue au­men­tan­do en otros ( co­mo Fran­cia). Una par­te de esa deu­da se con­tra­jo con el fin de re­com­prar ac­cio­nes y así ele­var sus pre­cios. La deu­da de los ho­ga­res si­gue sien­do al­ta en mu­chas eco­no­mías de al­tos in­gre­sos, in­clui­das las de los paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos ( EU) y el Reino Uni­do.

Las eco­no­mías emergentes al me­nos no tie­nen una al­ta deu­da en los ho­ga­res, pe­ro mu­chas acu­mu­la­ron un con­si­de­ra­ble en­deu­da­mien­to cor­po­ra­ti­vo en mo­ne­da ex­tran­je­ra. La re­la­ción de la deu­da cor­po­ra­ti­va con el PIB en Chi­na aho­ra es más al­ta que en prác­ti­ca­men­te to­das las eco­no­mías de al­tos in­gre­sos.

En­ton­ces, ¿cuá­les son los ries­gos aso­cia­dos con la deu­da per­sis­ten­te­men­te al­ta y en au­men­to? Por en­ci­ma de to­do, más allá de cier­to pun­to, te­ner más cré­di­to tien­de a re­du­cir el cre­ci­mien­to y au­men­tar la de­sigual­dad. El ries­go más in­me­dia­to es que ta­sas de in­te­rés más al­tas po­drían ha­cer que la deu­da que en la actualidad es ma­ne­ja­ble lle­gue a ser in­ma­ne­ja­ble. Es­to po­dría ge­ne­rar una se­gun­da ola de cri­sis.

Una ra­zón pa­ra creer que es­to no su­ce­de­rá es el cam­bio de los prés­ta­mos ban­ca­rios a los bo­nos cor­po­ra­ti­vos. La ca­pa­ci­dad de los in­ter­me­dia­rios al­ta­men­te apa­lan­ca­dos, co­mo los ban­cos, pa­ra so­por­tar pér­di­das es li­mi­ta­da. Una re­duc­ción en la im­por­tan­cia de ese ti­po de ins­ti­tu­cio­nes de­be­ría ha­cer que es­tas eco­no­mías al­ta­men­te apa­lan­ca­das sean más re­sis­ten­tes.

Una ma­yor de­pen­den­cia en los bo­nos crea sus pro­pios ries­gos. Las eco­no­mías de mer­ca­dos emergentes es­tán ex­pues­tas al ries­go de ti­po de cam­bio. Ade­más, si un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de em­pre­sas en­tra­ra en ban­ca­rro­ta, sus ban­cos tam­bién sen­ti­rían efec­tos ne­ga­ti­vos. Por lo tan­to, una tran­si­ción del fi­nan­cia­mien­to ban­ca­rio al de bo­nos tam­bién con­lle­va ries­gos en eco­no­mías con un al­to en­deu­da­mien­to.

Una pre­gun­ta cru­cial es por qué las ta­sas de in­te­rés po­drían au­men­tar. Si los ban­cos cen­tra­les tu­vie­ran que ajus­tar con­si­de­ra­ble­men­te la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, al­gu­nos deu­do­res po­drían caer en gra­ves di­fi­cul­ta­des. Un en­du­re­ci­mien­to co­mo res­pues­ta a la cre­cien­te in­fla­ción po­dría desatar una gran can­ti­dad de in­cu­pli­mien­tos de pa­gos y una des­ace­le­ra­ción ines­pe­ra­da­men­te fuer­te.

Aho­ra que es­tá en mar­cha una re­cu­pe­ra­ción, es esen­cial desapa­lan­car a las eco­no­mías. Los pa­gos re­la­cio­na­dos con las ac­cio­nes fo­men­tan el ex­ce­so de en­deu­da­mien­to: se de­be vol­ver a con­si­de­rar en to­do mo­men­to el tra­to que le da el sis­te­ma fis­cal de ca­da país.

Mien­tras tan­to, se de­ben ha­cer es­fuer­zos pa­ra au­men­tar la in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da. Una de las áreas más im­por­tan­tes pa­ra in­cre­men­tar las in­ver­sio­nes es la in­dus­tria de la vi­vien­da.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, es im­por­tan­te la in­ver­sión di­ri­ge el re­pun­te si se quie­re man­te­ner. La in­ver­sión pú­bli­ca ten­drá que par­ti­ci­par, so­bre to­do pa­ra me­jo­rar la in­fraes­truc­tu­ra y apo­yar los vi­ta­les avan­ces cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos.

Los ries­gos po­lí­ti­cos tam­bién son al­tos, al igual que las ame­na­zas al co­mer­cio li­be­ral. Pe­ro ele­var la in­ver­sión y re­du­cir la deu­da es la prio­ri­dad. Co­mo di­jo el pre­si­den­te John F. Ken­nedy en 1962, “el mo­men­to de re­pa­rar el te­cho es cuan­do bri­lla el sol”.

“El úni­co miem­bro del G7 cu­yo cre­ci­mien­to no se es­pe­ra que sea más al­to que en 2016, es el Reino Uni­do. Chi­na y la In­dia mar­can el rit­mo mun­dial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.