QUE SE HA­GA COS­TUM­BRE

Se aca­ba­ron los mer­ca­dos se­re­nos y es­ta­bles, la vo­la­ti­li­dad lle­gó pa­ra que­dar­se.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS -

To­men un vie­jo li­bro so­bre in­ver­sión, tal vez an­te­rior a la dé­ca­da de 1990. Re­co­rran el ín­di­ce con su de­do. En­con­tra­rán una in­fi­ni­dad de co­sas in­te­re­san­tes con la le­tra “v”, co­mo VAT (IVA), ven­dor pla­cing ( emi­sión de ac­cio­nes pa­ra la ad­qui­si­ción de otra so­cie­dad) y la men­ción de un ges­tor de fon­dos guns­lin­ger ( agre­si­vo) lla­ma­do Pe­ter de Vink.

Lo que no en­con­tra­rán es vo­la­ti­li­dad. No era al­go im­por­tan­te en ese en­ton­ces. Cla­ro, los co­rre­do­res de bol­sa se re­fe­rían a los días ex­cep­cio­na­les co­mo más vo­lá­ti­les que otros cuan­do en­tra­ban a las sa­las de jun­tas a las 10 de la ma­ña­na. Pe­ro no ope­ra­ban con es­te tér­mino; ellos no in­ver­tían en eso, no lo con­vir­tie­ron en la pie­za cen­tral de su es­tra­te­gia de in­ver­sión, no apostaban en cor­to y, cier­ta­men­te, no se re­fe­rían a eso co­mo vol.

Aho­ra, los tiem­pos son di­fe­ren­tes. Si la se­ma­na pa­sa­da le die­ron se­gui­mien­to a la co­ber­tu­ra de los me­dios so­bre la mi­ni­co­rrec­ción en los mer­ca­dos, es ca­si se­gu­ro que no es­cu­cha­ron ha­blar de otra co­sa. De for­ma in­ce­san­te, se in­for­mó de vo­la­ti­li­dad por aquí y por allá. En­ton­ces, ¿de qué se tra­ta?

Tras una dis­cu­sión a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, la Chica­go Board Op­tions Ex­chan­ge ( CBOE) lan­zó el Ín­di­ce de Vo­la­ti­li­dad CBOE, o Vix pa­ra abre­viar. Has­ta aho­ra, tan sen­ci­llo; pe­ro des­pués, co­mo lo ex­pre­só CBOE, “va­rios in­ver­sio­nis­tas mos­tra­ron su in­te­rés en ins­tru­men­tos de ope­ra­ción re­la­cio­na­dos con las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do de vo­la­ti­li­dad fu­tu­ra”.

Por su­pues­to que lo hi­cie­ron. En­tra­ron los fu­tu­ros de Vix (2004), las op­cio­nes de Vix (2006) y una va­rie­dad de tí­tu­los ne­go­cia­dos en bol­sa y fon­dos que se cen­tra­ron en esos de­ri­va­dos.

Cual­quie­ra que pen­sa­ra que los mer­ca­dos mun­dia­les se­rían se­re­nos y es­ta­bles po­dría to­mar una po­si­ción cor­ta res­pec­to de la vo­la­ti­li­dad (apos­tar a que ha­ya me­nos). Cual­quie­ra que pen­sa­ra que las co­sas iban a ser más ten­sas po­dría to­mar una po­si­ción lar­ga con res­pec­to a ella ( apos­tar a que ha­ya más). El es­ce­na­rio es­ta­ba lis­to.

En la ac­tua­li­dad, di­ce Dun­can Ma­cIn­nes de la fir­ma de ges­tión de in­ver­sio­nes Ruf­fer, es­ta “mé­tri­ca fi­nan­cie­ra, al­gu­na vez os­cu­ra” se trans­for­mó de un sim­ple ba­ró­me­tro de la ten­sión fi­nan­cie­ra en un “in­su­mo que se uti­li­za ampliamente pa­ra mu­chas es­tra­te­gias de in­ver­sión”.

¿El pro­ble­ma? La ma­yo­ría de esas es­tra­te­gias tie­nen, des­de ha­ce tiem­po, el mis­mo ses­go de di­rec­ción in­te­gra­do a ellas. A prin­ci­pios de es­te mes, Ma­cIn­nes cal­cu­ló que se in­vir­tie­ron al­re­de­dor de 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) en ac­ti­vos en un sentido y otro uti­li­zan­do es­tra­te­gias “di­se­ña­das pa­ra ga­nar di­ne­ro a me­di­da que dis­mi­nu­ye la vo­la­ti­li­dad”. El mes pa­sa­do, el Vix al­can­zó mí­ni­mos his­tó­ri­cos.

Los ve­te­ra­nos de la in­dus­tria, abu­rri­dos de de­cir­le a to­dos que el bit­coin era una bur­bu­ja, co­men­za­ron a se­ña­lar que tam­bién se es­ta­ba en una bur­bu­ja de baja vo­la­ti­li­dad. El Vix caía des­de ha­cía tan­to tiem­po que es­ta va­ria­ción bur­sá­til real­men­te no te­nía a dón­de ir, pe­ro si re­gre­sa­ba a ni­ve­les nor­ma­les (la “ines­ta­bi­li­dad sus­tan­cial” es al­go nor­mal pa­ra el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos (EU), se­ña­la­ron Bren­ner y Ga­lai en 1989) una gran can­ti­dad de per­so­nas per­de­rían mu­chí­si­mo di­ne­ro.

En­ton­ces se de­mos­tró. El só­li­do cre­ci­mien­to de los sa­la­rios en EU y los fuer­tes da­tos del mer­ca­do la­bo­ral se combinaron pa­ra ha­cer que los mer­ca­dos se preo­cu­pa­ran por­que las ta­sas de in­te­rés po­drían su­bir más rá­pi­do y a un ni­vel más al­to de lo es­pe­ra­do. La vo­la­ti­li­dad se dis­pa­ró (el Vix se du­pli­có); los ope­ra­do­res, que en los úl­ti­mos años se la pa­sa­ron ga­nan­do for­tu­nas y apos­tan­do que na­da cam­bia­ría en una ven­ta rá­pi­da, se sor­pren­die­ron: to­do ti­po de ins­tru­men­tos vin­cu­la­dos al Vix tu­vie­ron una caí­da de más de 80%.

La es­ta­bi­li­dad de los mer­ca­dos en los úl­ti­mos ocho años, más o me­nos —lo que hi­zo que te­ner una po­si­ción cor­ta con la vo­la­ti­li­dad fue­ra tan lu­cra­ti­va— en gran me­di­da se im­pul­só con­fia­dos en el res­pal­do de los ban­cos cen­tra­les. An­te la más mí­ni­ma se­ñal de pro­ble­mas, los que es­tán en la ci­ma de­ja­ron en cla­ro que es­ta­ban dis­pues­tos a usar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­ra ase­gu­rar­se de que na­die per­die­ra di­ne­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de qué tan sobrevaloradas es­ta­ban las ac­cio­nes o la can­ti­dad de deu­da que exis­te en el sis­te­ma.

Si, a me­di­da que los mer­ca­dos la­bo­ra­les se en­du­re­cen (co­mo em­pe­zó a ocu­rrir), los sa­la­rios suben (co­mo co­mien­zan a ha­cer­lo) y el ries­go de in­fla­ción real au­men­ta más rá­pi­do de lo que to­dos es­pe­ran, en­ton­ces la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ten­drá que en­du­re­cer­se más rá­pi­do de lo que to­dos es­pe­ran.

De­pen­dien­do de la se­rie­dad con la que los ban­que­ros cen­tra­les to­men sus in­for­mes de com­ba­te con­tra la in­fla­ción, tal vez lle­gó el fin del mer­ca­do al­cis­ta.

“Los ve­te­ra­nos de la in­dus­tria, abu­rri­dos de de­cir que el bit­coin era una bur­bu­ja, co­men­za­ron a se­ña­lar que tam­bién se es­ta­ba en una bur­bu­ja de baja vo­la­ti­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.