Un em­pre­sa­rio pun­to­com

Marcos Gal­pe­rín, de Mer­ca­do Li­bre, con­ver­sa so­bre el au­ge de las ven­tas en lí­nea en AL y de su se­gun­do pa­so: el cré­di­to.

Milenio - Mercados Milenio - - PERFIL - BENEDICT MANDER

Marcos Gal­pe­rín no es un hom­bre ven­ga­ti­vo. Aún así, el em­pre­sa­rio es­tá con­ten­to. En 1999 fun­dó Mer­ca­do Li­bre, la res­pues­ta la­ti­noa­me­ri­ca­na a eBay.

Des­pués de per­der su em­pleo en la em­pre­sa es­ta­tal ar­gen­ti­na de ener­gía YPF, hoy Mer­ca­do Li­bre es la com­pa­ñía más gran­de de ese país en tér­mi­nos de ca­pi­ta­li­za­ción, su­peran­do a la pro­pia es­ta­tal YPF.

“To­do lo que hi­ce no sir­vió de na­da”, bro­mea al re­fe­rir­se a su pri­mer tra­ba­jo que con­sis­tía en di­se­ñar ope­ra­cio­nes com­ple­jas pa­ra YPF en el área de fi­nan­zas cor­po­ra­ti­vas has­ta que pa­só a ma­nos de la es­pa­ño­la Rep­sol en 1999.

Gra­cias, en par­te, a sus co­no­ci­mien­tos en fi­nan­zas que per­fec­cio­nó en YPF, el si­tio de com­pras con se­de en Bue­nos Aires se con­vir­tió en una de las po­cas star­tups de tec­no­lo­gía en la re­gión que so­bre­vi­vie­ron al fi­nal de la bur­bu­ja de las pun­to­com en 2000.

Aho­ra, con un va­lor de 11,600 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), en tér­mi­nos de ca­pi­ta­li­za­ción de mer­ca­do — ca­si el do­ble que ha­ce dos años—, Mer­ca­do Li­bre se con­vir­tió en un nom­bre fa­mi­liar en to­da Amé­ri­ca La­ti­na, y en el lí­der in­dis­cu­ti­ble del co­mer­cio elec­tró­ni­co.

En ju­nio, la com­pa­ñía en­tró en la lis­ta de las 100 em­pre­sas más gran­des del Nas­daq, re­em­pla­zan­do a Yahoo. “Eso es sim­bó­li­co”, di­ce es­te hom­bre de 46 años que, en 2017, apa­re­ció por pri­me­ra vez en la lis­ta de los más ri­cos que ela­bo­ra la re­vis­ta For­bes, con una for­tu­na cal­cu­la­da en 1,300 mdd.

Pa­ra ser jus­tos, Gal­pe­rín ape­nas se re­la­ja. Mer­ca­do Li­bre ge­ne­ra sus in­gre­sos me­dian­te el co­bro de car­gos por pu­bli­ca­ción de ar­tícu­los y ven­tas, pu­bli­ci­dad en lí­nea y co­mi­sio­nes que pro­vie­nen de su pro­pio sis­te­ma de pa­gos. La com­pa­ñía cal­cu­la que, al fi­na­li­zar 2017, co­nec­tó a 55 mi­llo­nes de di­fe­ren­tes com­pra­do­res y ven­de­do­res de cual­quier co­sa des­de compu­tado­ras has­ta au­tos. Esa ci­fra se com­pa­ra con los 38 mi­llo­nes del año an­te­rior.

Gal­pe­rín aho­ra in­cur­sio­na en el sec­tor ban­ca­rio. Cer­ca de la mi­tad de los 650 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en la re­gión no tie­nen cuen­ta ban­ca­ria. “De­mo­cra­ti­za­mos el co­mer­cio, aho­ra que­re­mos de­mo­cra­ti­zar el di­ne­ro”, ase­gu­ra y em­pie­za a des­apa­re­cer la hu­mil­dad.

Sin em­bar­go, se resiste an­te la su­ge­ren­cia de que se pro­po­ne ser dis­rup­ti­vo en el sec­tor ban­ca­rio. “No, no, no” pro­tes­ta. “No com­pe­ti­mos con los ban­cos, más bien nos di­ri­gi­mos a 50% de la gen­te, la que no tie­ne cuen­ta, o cu­yas ne­ce­si­da­des no es­tán sien­do sa­tis­fe­chas”.

Gal­pe­rín afir­ma que la po­si­ción de Mer­ca­do Li­bre es úni­ca pa­ra ha­cer eso, lo que le per­mi­te a sus clien­tes re­ci­bir prés­ta­mos con so­lo ha­cer dos clics, an­tes de que lle­gue su pro­pio mo­ne­de­ro di­gi­tal.

La com­pa­ñía tie­ne gran ri­que­za de da­tos so­bre sus usua­rios, des­de su repu­tación en­tre otros com­pra­do­res y ven­de­do­res has­ta cuán­to tiem­po les lle­va pa­gar. Por esa ra­zón se pue­de re­cu­rrir a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra ha­cer los aná­li­sis cre­di­ti­cios y evi­tar el frau­de.

Ar­gen­ti­na ofre­ce una se­rie de opor­tu­ni­da­des muy par­ti­cu­la­res. Gal­pe­rín co­men­ta, por ejem­plo, que el país se ubi­ca en­tre Ugan­da y Tan­za­nia en la cla­si­fi­ca­ción glo­bal de la re­la­ción del cré­di­to en pro­por­ción al Pro­duc­to In­terno Bru­to. Por lo tan­to, aun­que Mer­ca­do Li­bre otor­gue prés­ta­mos por 5,000 mdd en la pró­xi­ma dé­ca­da — en me­nos de un año dio cré­di­tos por un va­lor de al­re­de­dor de 100 mdd a pe­que­ñas em­pre­sas que uti­li­zan su pla­ta­for­ma de ven­tas— se­gui­ría sien­do “irre­le­van­te” en el mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano de cré­di­to.

In­clu­so, aun­que Mer­ca­do Li­bre no ten­ga la in­ten­ción de ser dis­rup­ti­va, ya se en­fren­ta a la com­pe­ten­cia de otros que sí lo son. En oc­tu­bre, cuan­do Ama­zon anun­ció que am­plia­ba su pre­sen­cia en Bra­sil, el pre­cio de las ac­cio­nes de Mer­ca­do Li­bre ca­yó más de 10% (aun­que des­de en­ton­ces se re­cu­pe­ró). Gal­pe­rín se­ña­ló con to­tal tran­qui­li­dad: “Du­ran­te los úl­ti­mos 18 años nues­tra úni­ca cons­tan­te ha si­do la com­pe­ten­cia”.

En cual­quier ca­so, hay es­pa­cio pa­ra am­bas com­pa­ñías, afir­ma y men­cio­na que el cre­ci­mien­to in­ter­anual de Mer­ca­do Li­bre es cer­cano a 50%. “Nun­ca ha­bía­mos cre­ci­do tan­to co­mo aho­ra”. Él cree que hay lu­gar pa­ra que el co­mer­cio elec­tró­ni­co se ex­pan­da. Di­ce que en Mé­xi­co, Mer­ca­do Li­bre tie­ne un cre­ci­mien­to de tres dí­gi­tos gra­cias a los nue­vos in­cen­ti­vos que brin­da la com­pa­ñía, co­mo la en­tre­ga gra­tui­ta, los pro­gra­mas de fi­de­li­dad y las de­vo­lu­cio­nes sin car­go.

“Las ten­den­cias son tan po­si­ti­vas pa­ra el co­mer­cio elec­tró­ni­co y los pa­gos elec­tró­ni­cos, que el cre­ci­mien­to de­pen­de de las nue­vas ini­cia­ti­vas”, agre­ga.

El año pa­sa­do, Gal­pe­rín re­gre­só a Ar­gen­ti­na des­pués de vi­vir 14 años al otro la­do del Río de la Pla­ta, en Mon­te­vi­deo.

Aho­ra es lo su­fi­cien­te­men­te op­ti­mis­ta co­mo pa­ra de­cir que, si tal co­mo se pre­vé, el Con­gre­so ar­gen­tino aprue­ba una nue­va ley de mer­ca­dos de ca­pi­ta­les, es­tá pen­san­do en ha­cer una ofer­ta pú­bli­ca ini­cial de ac­cio­nes en el mer­ca­do bur­sá­til de su país.

“De­fi­ni­ti­va­men­te no lo ha­ce­mos pa­ra ob­te­ner más li­qui­dez”, ex­pli­ca pa­ra des­pués se­ña­lar que ca­da día en Es­ta­dos Uni­dos, las ac­cio­nes de Mer­ca­do Li­bre ope­ran en­tre tres y cua­tro ve­ces más que to­da la bol­sa de va­lo­res de Bue­nos Aires.

Gal­pe­rín aho­ra in­cur­sio­na en el sec­tor ban­ca­rio. Cer­ca de la mi­tad de los 650 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en la re­gión no tie­nen cuen­ta ban­ca­ria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.