POR QUÉ AMLO NO LE GUS­TA A LOS IN­VER­SIO­NIS­TAS

El li­bre mer­ca­do y la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca no es­tán en­tre sus pro­pues­tas de go­bierno.

Milenio - Mercados Milenio - - AGENDA - MA­NUEL SO­MO­ZA

Al­gu­nos ana­lis­tas lo co­men­tan abier­ta­men­te y otros en for­ma ve­la­da, pe­ro la ma­yo­ría coin­ci­de en que si Ló­pez Obra­dor lle­ga a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, ten­dre­mos una fuer­te tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra.

Lo pri­me­ro que lo re­sen­ti­ría se­ría el ti­po de cam­bio y, se­gu­ra­men­te, nues­tra mo­ne­da per­de­ría te­rreno res­pec­to del dó­lar; el mo­vi­mien­to pue­de ser im­por­tan­te y equi­va­len­te a un par de pe­sos por dó­lar, en su im­pac­to ini­cial. Co­mo con­se­cuen­cia de lo an­te­rior, las ta­sas de in­te­rés no so­lo can­ce­la­rían su po­si­bi­li­dad de mo­de­rar­se y lo más se­gu­ro es que se in­cre­men­ta­rían, y la in­ver­sión de por sí ya muy de­te­ni­da, se se­gui­ría res­trin­gien­do.

Pue­de ha­ber fu­ga de ca­pi­ta­les, más de me­xi­ca­nos que de ex­tran­je­ros, pe­ro es­tos últimos re­cor­ta­rán el ho­ri­zon­te de los bo­nos de lar­go pla­zo del go­bierno fe­de­ral que hoy man­tie­nen en sus por­ta­fo­lios. En re­su­men el pa­no­ra­ma no se­rá bo­ni­to.

An­te es­te es­ce­na­rio es im­por­tan­te pre­gun­tar­nos el por­qué de es­tos mie­dos, si son ra­zo­na­bles o son in­ven­ta­dos. La res­pues­ta es­tá en el dis­cur­so siem­pre agre­si­vo de Ló­pez Obra­dor en re­la­ción con el or­den es­ta­ble­ci­do. Cri­ti­ca lo que se ha he­cho en el país des­de que Ló­pez Por­ti­llo de­jó la pre­si­den­cia; es más, ex­tra­ña esos años que pa­ra él fue­ron ma­ra­vi­llo­sos co­mo di­ri­gen­te del PRI, y es­tá cla­ro que su me­jor mo­de­lo de país se­ría el que im­pu­sie­ron Echeverría y Ló­pez Por­ti­llo en lo que se co­no­ce por el hu­mor me­xi­cano co­mo la “Do­ce­na trá­gi­ca”.

Ló­pez Obra­dor es de los po­cos ado­ra­do­res de los dos más ne­fas­tos pre­si­den­tes que ha te­ni­do nues­tro país en los últimos 70 años.

Es­tá en con­tra del li­bre mer­ca­do, quie­re im­po­ner pre­cios de ga­ran­tía en el sec­tor agrí­co­la, que tu­vie­ron re­sul­ta­dos desas­tro­sos cuan­do se apli­ca­ron en el pa­sa­do, es un aman­te de los sub­si­dios, es­tá en con­tra de la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca que es­tá dan­do mag­ní­fi­cos re­sul­ta­dos y de­fien­de con to­do a los pseu­do maes­tros de la CNTE, que han des­tro­za­do la edu­ca­ción de los ni­ños en Oa­xa­ca, en­tre otras tro­pe­lías. Tam­bién de­fien­de al Sin­di­ca­to de Elec­tri­cis­tas que tan­to da­ño le hi­zo a la in­dus­tria eléc­tri­ca na­cio­nal y aho­ra de­fien­de a un lí­der mi­ne­ro que es­tá acu­sa­do de des­viar 50 mi­llo­nes de dó­la­res de su sin­di­ca­to.

Su re­ve­ren­cia por Chá­vez y Ma­du­ro, que ocul­ta en pú­bli­co, que­da ma­ni­fies­ta cuan­do ha­blan sus co­le­gas que pro­mue­ven la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na en Mé­xi­co.

Es­tá en con­tra de to­do, pe­ro no pro­po­ne na­da y lo que pro­po­ne no tie­ne ni pies ni ca­be­za. Dar di­ne­ro a los “ni­nis” es ab­sur­do, pe­ro más es pre­ten­der per­do­nar a los nar­cos, eso es inau­di­to.

Los in­ver­sio­nis­tas son gen­te ra­zo­na­ble que tra­ta de pro­te­ger su pa­tri­mo­nio, pe­ro exis­ten mu­chos mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que aún no pue­den ser in­ver­sio­nis­tas y que es­tán ha­cien­do to­do lo po­si­ble por lo­grar sus am­bi­cio­nes. Es­tos desean un cam­bio y tie­nen ra­zón; un cam­bio que am­plíe las opor­tu­ni­da­des y les dé me­jo­res ho­ri­zon­tes y no un cam­bio que pro­po­ne un fal­so me­sías, que si en él es­tu­vie­ra se con­ver­ti­ría en un dic­ta­dor y tra­ta­ría de ha­cer de Mé­xi­co una Ve­ne­zue­la, don­de nun­ca lo­gra­ron erra­di­car la co­rrup­ción que pro­me­tió Chá­vez y aho­ra lo úni­co que tie­nen es ce­ro li­ber­ta­des y ham­bre.

MA­NUEL SO­MO­ZA Pre­si­den­te Es­tra­te­gias de CI Ban­co por So­mo­za Mu­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.