El tiem­po per­di­do

54,000 mdd se di­lu­yen al año en so­lo un pun­to de cru­ce de la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. El pro­ble­ma lo vi­ven seis mi­llo­nes de ca­mio­nes con fi­las de has­ta 14 ki­ló­me­tros.

Milenio - Mercados Milenio - - AGENDA - JU­DE WEBBER

Un día tí­pi­co pa­ra José Ma­nuel Acos­ta, un ca­mio­ne­ro me­xi­cano que re­co­rre la Ru­ta 57, una de las ca­rre­te­ras más tran­si­ta­das de Mé­xi­co pue­de in­cluir una fi­la de 14 ki­ló­me­tros en un pues­to de con­trol mi­li­tar o una co­lum­na igual­men­te lar­ga en el puen­te fron­te­ri­zo de Es­ta­dos Uni­dos (EU).

A ve­ces, el den­so trá­fi­co sig­ni­fi­ca que un via­je que de­be­ría tar­dar ocho ho­ras re­quie­re de 24. Además, se en­fren­ta a tra­mos que son “más ba­ches que ca­rre­te­ras”, gran­des ciu­da­des con­ges­tio­na­das y la po­si­bi­li­dad ca­da vez ma­yor de que lo de­ten­gan a pun­ta de pis­to­la en la au­to­pis­ta. “Na­da es­tá me­jo­ran­do”, di­ce Acos­ta.

El con­ges­tio­na­mien­to vehi­cu­lar es al­go tan ru­ti­na­rio co­mo cos­to­so pa­ra los ca­si seis mi­llo­nes de ca­mio­nes que cru­zan la fron­te­ra te­rres­tre más tran­si­ta­da del mun­do en­tre Mé­xi­co y EU ca­da año.

El trans­por­te por ca­rre­te­ra re­pre­sen­ta al­re­de­dor de 70% de la mer­can­cía, que se es­ti­ma con va­lor de 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), que cru­za la fron­te­ra con Mé­xi­co to­dos los días, se­gún ci­fras del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro pa­ra los ca­mio­nes que es­tán en las fi­las, el tiem­po es di­ne­ro. De acuer­do con un es­tu­dio, los tiem­pos de es­pe­ra po­drían cos­tar 54,000 mdd al año has­ta 2035, so­lo en el cru­ce en­tre Ciu­dad Juá­rez y El Pa­so.

Se­gún la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas de Trans­por­te de EU, el mo­vi­mien­to por ca­rre­te­ra es, en gran par­te, res­pon­sa­ble del au­men­to de 85.3% en va­lor de las im­por­ta­cio­nes de EU pro­ce­den­tes de Mé­xi­co en­tre 2000 y 2016. Des­afor­tu­na­da­men­te, pa­ra los con­duc­to­res de ca­mio­nes, más va­lor sig­ni­fi­ca más vo­lu­men y más con­ges­tio­na­mien­to.

Cre­ce el nú­me­ro de ca­mio­nes

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Ine­gi) di­ce que en la ac­tua­li­dad hay 10.4 mi­llo­nes de ca­mio­nes re­gis­tra­dos, 188% más que en 1994, año en que en­tró en vi­gor el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), cuan­do ha­bía 3.6 mi­llo­nes. In­clu­so, si EU lle­ga­ra a re­ti­rar­se del TLCAN, po­cos es­pe­ran una caí­da re­pen­ti­na en el con­ges­tio­na­mien­to fron­te­ri­zo.

No es so­lo el vo­lu­men de trá­fi­co el que cau­sa los re­tra­sos. Las ca­de­nas de su­mi­nis­tro trans­fron­te­ri­zas que se ge­ne­ra­ron por el TLCAN no so­lo con­vir­tie­ron a EU y a Mé­xi­co en clien­tes mu­tuos sino tam­bién en co­pro­duc­to­res de co­ches y bie­nes de con­su­mo. Sin em­bar­go, el vas­to co­mer­cio bi­la­te­ral ilí­ci­to de dro­gas y ar­mas sig­ni­fi­ca que no se pue­den eli­mi­nar las ins­pec­cio­nes fron­te­ri­zas.

En 2016, las adua­nas de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co y los fun­cio­na­rios de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za de EU pu­sie­ron en mar­cha un pro­gra­ma pi­lo­to que per­mi­te ins­pec­cio­nes con­jun­tas en so­lo un la­do de la fron­te­ra, en sie­te ubi­ca­cio­nes en EU y en al­gu­nos des­ti­nos me­xi­ca­nos. Los re­sul­ta­dos fue­ron bien re­ci­bi­dos, se­gún los ex­por­ta­do­res.

Sin em­bar­go, no to­das las car­gas son ele­gi­bles. Además, “una de las ra­zo­nes del enor­me con­ges­tio­na­mien­to y los lar­gos tiem­pos de es­pe­ra pa­ra el cru­ce es la im­ple­men­ta­ción de una nue­va pla­ta­for­ma adua­ne­ra me­xi­ca­na”, se la­men­ta Gil­ber­to Vi­lle­gas, ge­ren­te de Lo­gís­ti­ca de G- Global Lo­gis­tics, em­pre­sa que trans­por­ta com­po­nen­tes pa­ra la fa­bri­ca­ción de plan­tas de en­sam­ble, pro­duc­tos elec­tró­ni­cos, plás­ti­cos, au­to­par­tes y tex­ti­les. “Nues­tro tiem­po pro­me­dio de es­pe­ra en la fron­te­ra es en­tre dos y me­dia a tres ho­ras, si no se ca­yó el sis­te­ma”, di­ce Vi­lle­gas. “Po­co des­pués de las va­ca­cio­nes de Na­vi­dad, el tiem­po de es­pe­ra fue de seis, ocho ho­ras. Si hay con­ges­tio­na­mien­to po­de­mos es­pe­rar cua­tro, cin­co o seis ho­ras”.

En­tra el análisis de da­tos

Juan Vi­lla, ge­ren­te pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na del Te­xas A&M Trans­por­ta­tion Ins­ti­tu­te, un gru­po de in­ves­ti­ga­ción afi­lia­do a la uni­ver­si­dad del mis­mo nom­bre, uti­li­za los da­tos de cru­ce fron­te­ri­zo pa­ra ana­li­zar el trá­fi­co en los pun­tos de en­tra­da y los flu­jos de los ca­mio­nes.

“Al me­dir los flu­jos, pue­des co­men­zar a es­ti­mar los tiem­pos de via­je y la con­fia­bi­li­dad del tiem­po de via­je, un ele­men­to muy im­por­tan­te”, di­ce. Sus ha­llaz­gos aún no se ha­cen pú­bli­cos.

In­clu­so, an­tes de te­ner que en­fren­tar las fi­las en la fron­te­ra, los ca­mio­nes en­fren­tan el con­ges­tio­na­mien­to en las ciu­da­des de Mé­xi­co. Fer­nan­do Domínguez, pro­pie­ta­rio de Sa­fe Link Lo­gis­tics, que trans­por­ta mer­can­cía de Ti­jua­na a Ca­li­for­nia, di­ce que los cue­llos de bo­te­lla en el trans­por­te pue­den al­te­rar el pro­gra­ma de sus 10 ca­mio­nes. “Te­ner ave­ni­das con glo­rie­tas ha­ce que las ciu­da­des se vean bo­ni­tas, pe­ro pa­ra no­so­tros sim­ple­men­te son nu­dos que pue­den to­mar tres cuar­tos de ho­ra pa­ra cru­zar”, di­ce. Pue­de sig­ni­fi­car que a ve­ces los ca­mio­nes no pue­den cru­zar la fron­te­ra ese mis­mo día.

El go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co —la ciu­dad más con­ges­tio­na­da del mun­do, de acuer­do con una cla­si­fi­ca­ción de To­mTom, la com­pa­ñía de na­ve­ga­ción por sa­té­li­te, que iden­ti­fi­ca em­bo­te­lla­mien­tos de trá­fi­co en tiem­po real— re­quie­re ho­ra­rios y ru­tas fi­jos pa­ra los vehícu­los pe­sa­dos de trans­por­te de mer­can­cías.

“Creo que mu­chos de es­tos pro­ble­mas se pue­den re­sol­ver me­dian­te el uso óp­ti­mo de los da­tos”, di­ce Gas­tón Ce­di­llo, del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Trans­por­te, quien tra­ba­ja en un pro­gra­ma pi­lo­to pa­ra la ciu­dad de Que­ré­ta­ro. Las em­pre­sas par­ti­ci­pan­tes en­tre­ga­rán los pro­duc­tos de las de­más com­pa­ñías del gru­po, re­du­cien­do el nú­me­ro de ca­mio­nes en ca­rre­te­ras.

Eu­ge­nio Ri­ve­roll, di­rec­tor de Sin Trá­fi­co, una com­pa­ñía de análisis de trá­fi­co, di­ce que el uso de da­tos per­mi­tió que al­gu­nos clien­tes, co­mo com­pa­ñías de se­gu­ros y flo­tas de asis­ten­cia por ca­rre­te­ra, au­men­ta­ra 12% los des­ti­nos vi­si­ta­dos en un día. Sin em­bar­go, pa­ra los ca­mio­ne­ros co­mo Acos­ta, un trá­fi­co rá­pi­do si­gue sien­do un sue­ño.

“A don­de quie­ra que va­yas por ca­rre­te­ra hay con­ges­tio­na­mien­to”, di­ce. “La era de oro del trans­por­te por ca­rre­te­ra se ter­mi­nó”.

El im­pac­to. El trans­por­te por ca­rre­te­ra re­pre­sen­ta al­re­de­dor de 70% de la mer­can­cía que cru­za la fron­te­ra nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.