ES­TAR LIS­TOS

El fu­tu­ro del mer­ca­do la­bo­ral es in­cier­to, pe­ro hay dos áreas que per­mi­ti­rán en­fren­tar­se a él: las ha­bi­li­da­des STEM y la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal.

Milenio - Mercados Milenio - - AGENDA - MAR­TI­NA SPATARO

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos son un gui­ño al fu­tu­ro la­bo­ral, y la edu­ca­ción es una de las úni­cas vías pa­ra se­guir­le el pa­so a los cam­bios que es­tán por ve­nir. Ba­jo las ten­sio­nes del cli­ma po­lí­ti­co, los as­pi­ran­tes a la pre­si­den­cia de Mé­xi­co han he­cho hin­ca­pié en el com­ba­te a la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad y la in­se­gu­ri­dad. En ma­te­ria edu­ca­ti­va, los can­di­da­tos — que en­ca­be­zan las pre­fe­ren­cias en las en­cues­tas— han he­cho con­tri­bu­cio­nes un tan­to es­ca­sas. Res­pec­to a la Re­for­ma Edu­ca­ti­va, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es­tá en desacuer­do y con in­ten­cio­nes de echar­la pa­ra atrás jun­to con la eva­lua­ción obli­ga­to­ria a los maes­tros.

Por su par­te, Ri­car­do Ana­ya di­ce es­tar a fa­vor de la Re­for­ma Edu­ca­ti­va, aun­que con­si­de­ra que hay co­sas que de­ben re­vi­sar­se por­que son per­fec­ti­bles, co­mo la ca­pa­ci­ta­ción a los maes­tros pa­ra po­der ser eva­lua­dos. En el ca­so de Jo­se An­to­nio Mea­de la Re­fo­ma Edu­ca­ti­va es ne­ce­sa­ria y de­be po­ner­se en mar­cha.

Más allá de las po­si­cio­nes po­lí­ti­cas so­bre el fu­tu­ro de la edu­ca­ción en Mé­xi­co, sí hay un con­sen­so y es que los pla­nes edu­ca­ti­vos de­ben de apun­tar a las ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les del ma­ña­na.

Má­qui­nas por hom­bres

Pa­ra mu­chos, las má­qui­nas des­pla­za­rán al ser hu­mano de sus pues­tos de tra­ba­jo. Un ejem­plo que sos­tie­ne es­te su­pues­to es el ro­bot de la agen­cia de no­ti­cias The As­so­cia­ted Press (AP), el cual pue­de ge­ne­rar his­to­rias cor­tas en un pe­rio­do re­du­ci­do de tiem­po; de he­cho, el ro­bot pue­de pro­du­cir 4,400 his­to­rias por ca­da 300 que ha­ce un pe­rio­dis­ta, de acuer­do con la agen­cia de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na­cio­nal. Por otro la­do, Ri­chard Ei­sen­berg, edi­tor de

Mo­ney and Work Chan­nels for Nex­tA­ve­nue.org, afir­ma que el hu­mano no de­ja­rá de ser ne­ce­sa­rio, y coin­ci­de con Ja­mes Man­yi­ka, pre­si­den­te y di­rec­tor ge­ne­ral de McKin­sey Global Ins­ti­tu­te, quien di­ce que la tec­no­lo­gía no ha­rá que ha­ya me­nos tra­ba­jo, pe­ro sí que es­te sea dis­tin­to.

En paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos (EU), la au­to­ma­ti­za­ción y ro­bo­ti­za­ción de las in­dus­trias han si­do el prin­ci­pal fac­tor de la pér­di­da de em­pleos. Se­gún Fred Eco­no­mic Da­ta, EU aho­ra pro­du­ce 85% más bie­nes de los que fa­bri­ca­ba en 1987, pe­ro con un ter­cio me­nos de la plan­ta la­bo­ral. Aun­que la tec­no­lo­gía ha si­do se­ña­la­da co­mo la cul­pa­ble, el pro­ble­ma de fon­do es que a esa po­bla­ción no se le ha ca­pa­ci­ta­do pa­ra in­ser­tar­se en una pro­duc­ción au­to­ma­ti­za­da.

Ve­ró­ni­ca Baz, di­rec­to­ra de Pro­fe­sio­nis­tas. org.mx, es­cri­be en Mi­le­nio “que la fal­ta de ha­bi­li­da­des ade­cua­das ten­drá un pre­cio ca­da vez más al­to” por­que 40% de los em­pleos en Mé­xi­co son au­to­ma­ti­za­bles. Pa­ra Baz el pro­ce­so de au­to­ma­ti­za­ción de­ri­va­rá en la ne­ce­si­dad de de­sa­rro­llar ha­bi­li­da­des que las má­qui­nas y ro­bots no pue­den lle­var a ca­bo, ta­les co­mo li­de­raz­go, tra­ba­jo en equi­po y po­der de ne­go­cia­ción, ge­ne­ra­ción de ideas y to­ma de de­ci­sio­nes.

En una en­tre­vis­ta so­bre es­te te­ma, el di­rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Va­lle de Mé­xi­co (UVM), Luis Du­rán, di­jo que “de­be­mos en­fo­car­nos más en crear es­ce­na­rios de apren­di­za­je prác-

ti­co y en de­sa­rro­llar ha­bi­li­da­des así co­mo ofre­cer es­pa­cios pa­ra la re­fle­xión crí­ti­ca”.

Además ha­bría que con­si­de­rar los es­tu­dios rea­li­za­dos por Ro­bert D. At­kin­son y John Wu, de la Fun­da­ción de Tec­no­lo­gía de la In­for­ma­ción e In­no­va­ción, don­de afir­man que so­lo 10% de los tra­ba­jos de las 702 ocu­pa­cio­nes es­tán en ries­go de­bi­do a la au­to­ma­ti­za­ción.

El re­to

Fren­te a un pa­no­ra­ma la­bo­ral po­co cla­ro, ¿có­mo edu­car a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes? Hay dos áreas del co­no­ci­mien­to que no son cen­tra­les en los pla­nes de es­tu­dio ac­tua­les y que se­rán ne­ce­sa­rios pa­ra que en un fu­tu­ro, los ni­ños pue­dan in­te­grar­se al ám­bi­to la­bo­ral, se­gún da­tos de es­tu­dios co­mo The fu­tu­re is Emo­tio­nal de Aeon y The Fu­tu­re of Jobs and Jobs Trai­ning del Pew Re­search Cen­ter. Es­tas son: cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas, co­no­ci­das por sus si­glas en in­glés co­mo ha­bi­li­da­des STEM y la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, que im­pli­ca au­to­co­no­ci­mien­to, au­to­es­ti­ma y se­gu­ri­dad. Hoy en día, mu­chas ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res se en­fo­can en es­tas áreas. Son tan ne­ce­sa­rias, que las nue­vas pro­pues­tas del plan aca­dé­mi­co de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (SEP) tam­bién con­tem­plan el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des so­cio­emo­cio­na­les y me­ca­nis­mos de apren­di­za­je sus­ten­ta­bles que in­te­gran a las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra las fu­tu­ras em­pre­sas.

Mark Solms, doc­tor en psi­coa­ná­li­sis y fun­da­dor de la Aso­cia­ción de Neu­ro­psi­coa­ná­li­sis, ha de­di­ca­do su in­ves­ti­ga­ción a es­tu­diar la men­te y el rol que jue­gan las emo­cio­nes. Pa­ra él, las emo­cio­nes no son lo irra­cio­nal, sino el re­fle­jo del es­ta­do del mun­do in­terno de ca­da per­so­na y ter­mi­nan sien­do el pri­mer fil­tro a tra­vés del cual per­ci­bi­mos la reali­dad que nos ro­dea.

Si se quie­ren ni­ños lí­de­res, di­ce Henry Doss, uno de los di­rec­to­res de Rain­fo­rest Stra­te­gies, fir­ma de­di­ca­da a la in­no­va­ción en es­tra­te­gias y li­de­raz­go, es­tos de­ben te­ner cin­co ha­bi­li­da­des: la he­rra­mien­ta del len­gua­je; li­de­raz­go y lo que el fra­ca­so im­pli­ca en es­to; la im­por­tan­cia de la au­ten­ti­ci­dad en el tra­ba­jo y del au­to­co­no­ci­mien­to; am­pli­tud, te­ner la ca­pa­ci­dad de cu­brir te­mas en los que no se es­tá es­pe­cia­li­za­do; y re­si­lien­cia o adap­ta­ción al cam­bio cons­tan­te.

Tiem­po ex­tra

Mu­chos de los ni­ños que hoy es­tán en prees­co­lar y pri­ma­ria ocu­pa­rán pues­tos que aún no exis­ten, además de que “en pro­me­dio, pa­ra 2020, más de un ter­cio de los con­jun­tos bá­si­cos de ha­bi­li­da­des desea­das por la ma­yo­ría de las ocu­pa­cio­nes es­ta­rán for­ma­das por ha­bi­li­da­des que aún no se con­si­de­ran cru­cia­les pa­ra el tra­ba­jo ac­tual”, es­ta­ble­ce un es­tu­dio so­bre el fu­tu­ro la­bo­ral del World Eco­no­mic Fo­rum.

El análisis pre­di­ce las con­di­cio­nes del mer­ca­do y las ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des que se ne­ce­si­ta­rán pa­ra par­ti­ci­par en él. Den­tro de es­tas, las más po­pu­la­res pa­ra el año 2020 se­rán las cog­ni­ti­vas, que in­clu­yen crea­ti­vi­dad y ra­zo­na­mien­to ma­te­má­ti­co, y las so­cia­les, que con­si­de­ran a la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y coor­di­na­ción de otros. Mien­tras que, las ha­bi­li­da­des fí­si­cas, se es­ti­ma que ten­drán so­lo 4% de cotización en el mer­ca­do la­bo­ral.

En Mé­xi­co, las ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res res­pon­den de for­ma es­pe­cí­fi­ca al fo­men­to de es­tas ha­bi­li­da­des del fu­tu­ro. Cur­sos co­mo los que ofre­cen Ro­boKids, I. D. R, In­tel­kids o Troo­nic unas de las mu­chas es­cue­las de ro­bó­ti­cas son evi­den­cia de que el sec­tor pri­va­do co­mien­za a in­ver­tir tiem­po y di­ne­ro en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Es­tas ini­cia­ti­vas fo­men­tan ha­bi­li­da­des co­mo la crea­ti­vi­dad, la re­so­lu­ción de pro­ble­mas com­ple­jos y el pen­sa­mien­to ma­te­má­ti­co a tra­vés de la pro­gra­ma­ción el di­se­ño y la crea­ción de di­fe­ren­tes ro­bots.

En cuan­to a la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, hay pro­yec­tos que ofre­cen ser­vi­cios pa­ra aten­der es­ta área, co­mo es el ca­so de Switch, una ini­cia­ti­va que ofre­ce cur­sos y es­pa­cios ex­tra­cu­rri­cu­la­res pa­ra que des­de una edad tem­pra­na los ni­ños tra­ba­jen y desa­rro­llen sus emo­cio­nes. Hay or­ga­ni­za­cio­nes en el mun­do, co­mo El Ar­te de Vi­vir, que im­par­ten pro­gra­mas en di­ver­sos paí­ses, in­clui­do Mé­xi­co, pa­ra que ado­les­cen­tes desa­rro­llen la au­to­con­fian­za, pue­dan ar­ti­cu­lar el diá­lo­go y, tam­bién, ma­ne­jen sus emo­cio­nes.

El fu­tu­ro tan so­lo se aso­ma y la tec­no­lo­gía mo­di­fi­ca­rá nues­tros es­ti­los de vi­da. Se­gún María Te­re­sa Ar­nal, la di­rec­to­ra de Goo­gle Mé­xi­co, 70% de los tra­ba­jos es­ta­rán re­la­cio­na­dos con las ha­bi­li­da­des STEM, mien­tras que, co­mo di­ce Marc Brac­kett, di­rec­tor del Cen­tro de In­te­li­gen­cia Emo­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Ya­le, la edu­ca­ción emo­cio­nal es fun­da­men­tal pa­ra im­pul­sar y me­jo­rar al apren­di­za­je, a las re­la­cio­nes hu­ma­nas, la ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes, la sa­lud de ca­da in­di­vi­duo y has­ta la crea­ti­vi­dad. Es­tas dos áreas pa­re­cen ser una bue­na apues­ta pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes del fu­tu­ro y aun­que en Mé­xi­co la ten­den­cia ape­nas ini­cie, ya em­pie­za a trans­for­mar los cen­tros edu­ca­ti­vos tan­to pri­va­dos, co­mo la vi­sión edu­ca­ti­va del Es­ta­do.

“La fal­ta de ha­bi­li­da­des ade­cua­das ten­drá un pre­cio ca­da vez más al­to”.

Ve­ró­ni­ca Baz, di­rec­to­ra de pro­fe­sio­nis­tas.org.mx

El fu­tu­ro aquí. La Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra se con­vir­tió en alia­do es­tra­té­gi­co pa­ra la in­clu­sión de ni­ñas en la ro­bó­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.