En Mé­xi­co, so­lo 39.1% de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad son eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­vas

So­lo 39.1% de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad tra­ba­jan en Mé­xi­co y es­ta ex­clu­sión cues­ta al país de 3 a 7% de su PIB.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - KA­TIA D’ARTIGUE

Ma­ria­na Díaz Fi­gue­roa es par­te de la éli­te de 5.25% de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad (PcD) en Mé­xi­co que tu­vo ac­ce­so a la uni­ver­si­dad. Cuan­do era estudiante de la ca­rre­ra de De­re­cho, an­tes de es­tu­diar dos maes­trías, so­li­ci­tó tra­ba­jo en una bol­sa uni­ver­si­ta­ria pa­ra un em­pleo que ne­ga­ba opor­tu- ni­da­des a PcD, sin co­no­cer­los si­quie­ra, en vio­la­ción a la Cons­ti­tu­ción me­xi­ca­na.

Lo li­ti­gó vía un am­pa­ro que lle­gó, seis años des­pués, has­ta la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción (SCJN) en 2014, ins­ti­tu­ción que sen­ten­ció a la em­pre­sa a pa­gar una in­dem­ni­za­ción por da­ño mo­ral. A cua­tro años de esa de­ci­sión, no ha re­ci­bi­do ni un pe­so, el pro­ce­so si­gue. “Han si­do 10 años muy com­pli­ca­dos”, acep­ta Ma­ria­na.

El ca­so de Díaz Fi­gue­roa, quien tie­ne pa­rá­li­sis ce­re­bral in­fan­til, y aho­ra tra­ba­ja en la mis­ma Cor­te en el equi­po del mi­nis­tro Fer­nan­do Fran­co, sen­tó un pre­ce­den­te im­por­tan­te: la no dis­cri­mi­na­ción en el em­pleo no es so­lo obli­ga­ción del Es­ta­do, sino de los par­ti­cu­la­res.

En Mé­xi­co no se sa­be con cer­te­za cuán­tas per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad hay, pe­ro se­gún ci­fras ofi­cia­les de 2014, son al me­nos 7.1 mi­llo­nes, 6% de la po­bla­ción. So­lo 39.1% en edad de tra­ba­jar tie­ne em­pleo. In­clu­so las que ac­ce­den a un em­pleo, pue­den te­ner una bre­cha sa­la­rial en­tre per­so­nas sin dis­ca­pa­ci­dad en el mis­mo tra­ba­jo, de has­ta 151%, eso sin con­tar que pue­den gas­tar has­ta 50% de su sa­la­rio en trans­por­te o apo­yos per­so­na­les.

So­lo 51% de PcD tie­nen se­gu­ri­dad so­cial, en com­pa­ra­ción con 68% sin dis­ca­pa­ci­dad. Los hom­bres tie­nen el do­ble de po­si­bi­li­da­des pa­ra en­con­trar em­pleo que las mu­je­res.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Internacional del Tra­ba­jo (OIT, 2009) ex­cluir a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad al tra­ba­jo cues­ta a un país de 3 a 7% de su Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB).

En­ton­ces, ¿ por qué pa­sa es­to? ¿ Qué es­tá ha­cien­do Mé­xi­co pa­ra re­ver­tir es­tas ci­fras?

Una con­ca­te­na­ción de ex­clu­sio­nes

Ale­xan­dra Haas, pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra Pre­ve­nir y Eli­mi­nar la Dis­cri­mi­na­ción

“La li­mi­tan­te de trans­por­te es uno de los ma­yo­res pro­ble­mas por los que una per­so­na, te­nien­do una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo, no se co­lo­ca”.

Do­na­ciano Do­mín­guez, del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Em­pleo.

(CO­NA­PRED), ex­pli­ca que to­do ini­cia cuan­do una PcD na­ce en Mé­xi­co: “Es una afec­ta­ción a to­do el ci­clo de la vi­da, un pro­ble­ma es­truc­tu­ral de falta de opor­tu­ni­da­des” y con­ti­núa: “las guar­de­rías del IMSS has­ta ha­ce po­co no ad­mi­tían a ni­ños ni con re­flu­jo, no hay ser­vi­cios pa­ra re­cién na­ci­dos con dis­ca­pa­ci­dad ni po­lí­ti­ca real de edu­ca­ción in­clu­si­va ni en es­cue­las pú­bli­cas ni pri­va­das. La falta de edu­ca­ción re­fuer­za el es­te­reo­ti­po a ni­vel la­bo­ral de que las PcD no tie­nen ca­li­fi­ca­cio­nes pa­ra tra­ba­jar”.

Las ci­fras lo gri­tan: el pro­me­dio de es­co­la­ri­dad es de 4.7 años con­tra 8.9 de sus pa­res sin dis­ca­pa­ci­dad. De ellos, 28.15% no tie­nen es­tu­dios y 24.8% de ma­yo­res de 15 años no sa­ben leer y es­cri­bir. Del to­tal que es­tu­dia­ron, 45.81% tie­nen un año de pri­ma­ria, 13.42 % un año de se­cun­da­ria, 7.37% un año de me­dia su­pe­rior y el em­bu­do se cie­rra a 5.25% con los que al­can­za­ron un año de edu­ca­ción su­pe­rior.

To­da­vía se tie­ne la per­cep­ción de que la in­clu­sión de PcD es un ac­to ca­ri­ta­ti­vo y que ellos de­ben es­tar a car­go de sus fa­mi­lias ( quie­nes, por cui­dar­los tam­bién re­du­cen su in­gre­so) y, en to­do ca­so, del Es­ta­do.

“Ha­bla­mos mu­cho de in­ver­sión ex­tran­je­ra en Mé­xi­co y del va­lor de nues­tro bono de­mo­grá­fi­co. Pe­ro si em­pie­zas a ex­cluir a PcD, mu­je­res, jó­ve­nes, per­so­nas de di­ver­si­dad se­xual y adul­tos ma­yo­res, ¿ en dón­de que­dó el bono de­mo­grá­fi­co?”, di­ce Haas.

Pe­se a es­te pa­no­ra­ma, en los úl­ti­mos años se han da­do es­fuer­zos por lo­grar que más PcD tra­ba­jen aun­que los em­pleos si­guen sien­do, en su ma­yo­ría, de po­cos in­gre­sos.

Se­gún da­tos del INE­GI en 2013, 57.6% de las PcD re­ci­ben en­tre 0 y 2 sa­la­rios mí­ni­mos mien­tras que 37.9% de la po­bla­ción sin dis­ca­pa­ci­dad gana eso. So­lo 2% de la po­bla­ción con dis­ca­pa­ci­dad ga­nan más de 10 sa­la­rios mí­ni­mos en Mé­xi­co, en com­pa­ra­ción con 4.3% de la po­bla­ción sin dis­ca­pa­ci­dad.

Lo pri­va­do

Una ini­cia­ti­va que na­ció den­tro del Con­se­jo Me­xi­cano de Negocios ( CMN) en 2015 con­tri­bu­ye a cam­biar pa­ra­dig­mas: “Én­tra­le, Alian­za por la In­clu­sión La­bo­ral de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”. Tie­ne ya 241 em­pre­sas aso­cia­das (las fun­da­do­ras fue­ron Te­le­vi­sa, Ci­né­po­lis, Bim­bo, Ce­mex y La­la) y han da­do em­pleo a ca­si 4,532 per­so­nas. Hoy tie­nen 866 va­can­tes, sin em­bar­go, hay 9,234 per­so­nas re­gis­tra­das en su bol­sa de tra­ba­jo, la mitad de ellas con li­cen­cia­tu­ra u otro gra­do más.

“Los nú­me­ros son gran­des, pe­ro po­cos fren­te a la ne­ce­si­dad”, di­ce Fer­nan­do Es­tra­da Fran­co, su di­rec­tor. Com­par­te que una de las prin­ci­pa­les lec­cio­nes en es­tos ca­si tres años de tra­ba­jo es que no hay que abrir “em­pleos es­pe­cia­les”, sino to­das las va­can­tes pa­ra PcD pe­se a re­sis­ten­cias ini­cia­les de las em­pre­sas. Una vez que hay un ca­so de éxi­to, es mu­cho más fá­cil que otras si­gan.

“Tris­te­men­te la in­clu­sión no es prio­ri­dad pa­ra na­die, aun­que es­té den­tro de los va­lo­res de la em­pre­sa”, di­ce. Aña­de que hay mu­chas PcD que se que­dan cor­tos en ha­bi­li­da­des, por eso tam­bién im­pul­san ca­pa­ci­ta­cio­nes es­pe­cí­fi­cas con or­ga­ni­za­cio­nes de PcD, uni­ver­si­da­des y cen­tros de tra­ba­jo. Un buen ejem­plo es Fha­di con la Uni­ver­si­dad del Va­lle de Mé­xi­co en HSBC.

Ellos crea­ron los pro­to­co­los de in­clu­sión pa­ra las em­pre­sas que in­di­can cuál es el camino co­rrec­to pa­ra avan­zar y mo­ti­var­los. Con­fía en que en­tre más PcD ha­ya en una em­pre­sa ellos mis­mos pue­den lu­char por su in­clu­sión y las de otros. “Im­pli­ca cam­biar la cul­tu­ra de la em­pre­sa pri­me­ro, por eso so­mos afor­tu­na­dos de ha­ber na­ci­do den­tro del CMN: ayu­da que los je­fes es­tén con­ven­ci­dos”.

En Mé­xi­co se ha dis­cu­ti­do en po­ner una cuo­ta obli­ga­to­ria de con­tra­ta­ción pa­ra PcD en em­pre­sas, sin em­bar­go no se ha le­gis­la­do y so­lo que las ins­ta­la­cio­nes sean ac­ce­si­bles pa­ra em­pre­sas de 50 em­plea­dos o más. Es­tra­da no es­tá de acuer­do, po­dría ser con­tra­pro­du­cen­te: “Pri­me­ro hay que dar ca­pa­ci­ta­ción pa­ra que sea al­go na­tu­ral, sin mie­dos y lue­go po­ner la cuo­ta”.

Lo pú­bli­co

Du­ran­te es­te se­xe­nio, la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial (STPS) ha aten­di­do a 211,000 per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, de los cua­les han co­lo­ca­do a 75,592 en un em­pleo me­dian­te la es­tra­te­gia “Abrien­do Es­pa­cios”.

Ro­ber­to Cam­pa, ti­tu­lar de la se­cre­ta­ría, ex­pli­ca en una me­sa con un equi­po de co­la­bo­ra­do­res que hay dos par­tes: la pri­me­ra, la crea­ción de Cen­tros de Eva­lua­ción pa­ra ha­bi­li­da­des la­bo­ra­les que es­tán en 30 es­ta­dos y la Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de psi­có­lo­gos es­pe­cia­li­za­dos diag­nos­ti­can ha­bi­li­da­des pa­ra el tra­ba­jo. La se­gun­da es una es­tra­te­gia de sen­si­bi­li­za­ción ha­cia em­pre­sas pa­ra in­cluir a to­do gru­po en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y que pue­den re­sul­tar en un re­co­no­ci­mien­to: el Dis­tin­ti­vo Em­pre­sa In­clu­yen­te Gil­ber­to Rin­cón Ga­llar­do.

A par­tir del mes de oc­tu­bre de es­te año, la STPS pla­nean ha­cer 64 fe­rias del em­pleo pa­ra PcD, dos por ca­da en­ti­dad fe­de­ra­ti­va en el país.

“Ha­ce­mos ver a las em­pre­sas que la in­clu­sión de una PcD no re­pre­sen­ta un cos­to ni per­der ca­li­dad y pro­duc­ti­vi­dad”, di­ce Glen­da Ar­güe­lles, di­rec­to­ra ge­ne­ral de in­clu­sión y tra­ba­jo de me­no­res. Les cuen­tan de los be­ne­fi­cios fis­ca­les que tie­nen al con­tra­tar­los y que in­clu­so la in­ver­sión en ins­ta­la­cio­nes adap­ta­das es 100% de­du­ci­ble, al­go que, acep­ta, se co­no­ce po­co.

Sin em­bar­go, tras la sen­si­bi­li­za­ción no hay in­di­ca­do­res de in­clu­sión en Mé­xi­co, ni se­gui­mien­to de per­ma­nen­cia o as­cen­so den­tro de la em­pre­sa. Uno de los dos por­ta­les in­for­ma­ti­vos, www. ca­pa­ci­da­des­yem­pleo. stps.gob. mx, es ac­ce­si­ble so­lo en 28.3%, se­gún la em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da Hear Co­lors, y no lo sa­bían.

“La li­mi­tan­te de trans­por­te es uno de los ma­yo­res pro­ble­mas por los que una per­so­na, te­nien­do una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo, no se co­lo­ca”, di­ce Do­na­ciano Do­mín­guez, del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Em­pleo. Men­cio­na co­mo bue­nos ejem­plos los co­rre­do­res ac­ce­si­bles he­chos en Gua­na­jua­to y Yu­ca­tán.

Por eso, mu­chas per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad op­tan por el au­to­em­pleo y la se­cre­ta­ría ha im­pul­sa­do 7,500 pro­yec­tos de ese ti­po. Ofre­cen de 25 a 125,000 pe­sos pa­ra com­pra de ma­qui­na­ria ( en al­gu­nos ca­sos tam­bién ca­pa­ci­ta­ción) y si la Py­me si­gue fun­cio­nan­do des­pués de 12 me­ses, re­ci­ben la fac­tu­ra de los equi­pos.

Hay más opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo que per­so­nas pre­pa­ra­das o con po­si­bi­li­dad de lle­gar al cen­tro de tra­ba­jo, acep­ta Do­mín­guez. “Re­cién es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do con la Fun­da­ción Man­po­wer y Slim y nos de­cían: ‘te­ne­mos va­can­tes, mán­den­me gen­te’, pe­ro vol­tea­mos y no hay per­so­na con ese perfil”.

De acue­dor con el go­bierno hay 5,176 fun­cio­na­rios con dis­ca­pa­ci­dad, pe­ro den­tro de un uni­ver­so de 2.3 mi­llo­nes de per­so­nas son so­lo 0.22%.

En Mé­xi­co exis­te la Ley Ge­ne­ral pa­ra la In­clu­sión de las PcD, ade­más fir­mó y ra­ti­fi­có, des­de ha­ce 10 años, la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos de las PcD de la ONU. Va­ya, in­clu­so la pro­pu­so al mun­do.

Cá­ma­ra in­clu­yen­te. La Dipu­tada Federal, Clau­dia Ana­ya, subió a la tribuna du­ran­te una se­sión en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.