Sha­ni Dhan­da brin­ca los obs­tácu­los la­bo­ra­les

Sha­ni Dhan­da en­fren­tó gran­des obs­tácu­los pa­ra ase­gu­rar y man­te­ner su em­pleo por su con­di­ción ge­né­ti­ca; es­tas di­fi­cul­ta­des le ayu­da­ron a sa­lir ade­lan­te co­mo em­pren­de­do­ra so­cial.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - CONOR SU­LLI­VAN

Cuan­do era una ado­les­cen­te, Sha­ni Dhan­da des­cu­brió rá­pi­da­men­te las di­fi­cul­ta­des que en­fren­ta­ría pa­ra ob­te­ner un tra­ba­jo. Al apli­car pa­ra un em­pleo de me­dio tiem­po a los 16 años de edad, men­cio­nó la con­di­ción ge­né­ti­ca po­co co­mún con la que na­ció, lla­ma­da os­teo­gé­ne­sis im­per­fec­ta (OI), su al­tu­ra es de 1.17 me­tros, tie­ne hue­sos frá­gi­les y una fluc­tua­ción en los ni­ve­les de do­lor y de ener­gía.

Des­pués de apli­car pa­ra más de 100 em­pleos —los cua­les creía que era ca­paz de ha­cer— y no re­ci­bir una res­pues­ta, hi­zo la prue­ba de omi­tir su dis­ca­pa­ci­dad y rá­pi­da­men­te lo­gró una en­tre­vis­ta y, más tar­de, un em­pleo. “Así que pa­ra mí, a una edad tan jo­ven, me en­fren­té a la du­ra reali­dad”, di­ce Dhan­da. “Pen­sé es­tá bien, así es co­mo ten­go que se­guir de aho­ra en ade­lan­te”.

Años más tar­de, con un tí­tu­lo en ges­tión de even­tos, fue una de las pri­me­ras en su cla­se en con­se­guir un tra­ba­jo en el que per­ma­ne­ció seis años. Cin­co años y me­dio des­pués, cam­bió de ge­ren­te y las co­sas se de­te­rio­ra­ron. “Mi con­di­ción fluc­tua­ba”, di­ce Dhan­da, y la re­la­ción se vol­vió di­fí­cil. “En reali­dad, no en­ten­día mi con­di­ción”.

En lu­gar de gas­tar su ener­gía en pe­lear con su ge­ren­te, co­men­zó a ha­cer tra­ba­jos in­de­pen­dien­tes y, con el tiem­po, re­nun­ció a su em­pleo. “Mien­tras que la gen­te me veía y pen­sa­ba, ‘no va a ha­cer un buen tra­ba­jo, siem­pre va a to­mar per­mi­sos por en­fer­me­dad o cual­quier co­sa’, la reali­dad era que yo iba a la ofi­ci­na; des­pués re­gre­sa­ba a ca­sa y co­men­za­ba mi ho­ra­rio de tra­ba­jo in­de­pen­dien­te”, di­ce. “Real­men­te me sien­to or­gu­llo­sa de ese es­pí­ri­tu em­pren­de­dor”.

Sus ex­pe­rien­cias mues­tran las di­fi­cul­ta­des a las que se en­fren­tan las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pa­ra ase­gu­rar y man­te­ner el em­pleo. Los ex­per­tos en dis­ca­pa­ci­dad di­cen que el camino pa­ra con­se­guir un tra­ba­jo tie­ne mu­chos obs­tácu­los, que van des­de los pro­ce­di­mien­tos has­ta ba­rre­ras más su­ti­les en la ac­ti­tud de los em­plea­do­res.

A pe­sar de los es­fuer­zos en to­do el mun­do pa­ra me­jo­rar la di­ver­si­dad en el lu­gar de tra­ba­jo, cuan­do se les pre­gun­ta a los em­plea­do­res acer­ca de la dis­ca­pa­ci­dad “se que­dan per­ple­jos”, di­ce Ja­ne Hat­ton, fun­da­do­ra de la agencia de re­clu­ta­mien­to es­pe­cia­li­za­da en per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, Even­break.

“In­ten­to de­cir que no tie­ne na­da que ver con la com­pa­sión o la ca­ri­dad, se tra­ta de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad que tie­nen ha­bi­li­da­des va­lio­sas… la gen­te sue­le pen­sar en tér­mi­nos de lo que no pue­den ha­cer. Si vas a tra­ba­jar en un call cen­ter o en tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, en reali­dad no ne­ce­si­tas tus pier­nas, por tan­to, es irre­le­van­te”.

La de­ter­mi­na­ción y la re­sis­ten­cia que ne­ce­si­tan las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pa­ra su vi­da co­ti­dia­na los con­vier­ten en em­plea­dos va­lio­sos, di­ce Hat­ton, y agre­ga que al­gu­nas con­di­cio­nes tam­bién tie­nen be­ne­fi­cios es­pe­cí­fi­cos. “Pa­ra los tra­ba­jos que son re­pe­ti­ti­vos o mi­nu­cio­sos, una per­so­na con au­tis­mo pue­de ser bueno en eso. Al­guien que es sor­do pue­de ser muy bueno pa­ra leer el len­gua­je cor­po­ral”, agre­ga.

Las ba­rre­ras más fá­ci­les de re­du­cir son las prác­ti­cas, co­mo las ins­ta­la­cio­nes que son inac­ce­si­bles o los si­tios web que son im­po­si­bles de usar.“El re­clu­ta­mien­to en lí­nea es no­ta­ble­men­te inac­ce­si­ble, dis­cri­mi­na­to­rio y caó­ti­co”, di­ce Su­san Scott-Par­ker, fun­da­do­ra de Business Di­sa­bi­lity In­ter­na­tio­nal, que ayu­da a las em­pre­sas a aten­der al per­so­nal con dis­ca­pa­ci­dad.

Otro obs­tácu­lo fun­da­men­tal, di­cen los es­pe­cia­lis­tas en con­tra­ta­ción, es la ten­den­cia a pen­sar en los pues­tos de tra­ba­jo en tér­mi­nos de me­dios en lu­gar de fi­nes, lo que pue­de con­du­cir a la in­fle­xi­bi­li­dad cuan­do una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad quiere ha­cer una ta­rea de ma­ne­ra di­fe­ren­te.

La for­ma co­mo se eva­lúa a los can­di­da­tos tam­bién pue­de ser una ba­rre­ra. “Las en­tre­vis­tas son a me­nu­do un es­tu­dio de lo bien que pue­de des­cri­bir lo que han he­cho, no lo que pue­den ha­cer, así que si tie­ne di­fi­cul­ta­des de co­mu­ni­ca­ción o de apren­di­za­je, pro­ba­ble­men­te no es­tén dan­do su me­jor im­pre­sión”, di­ce Phi­lip Con­nolly, di­rec­tor de po­lí­ti­cas en Di­sa­bi­lity Rights.

Nick Ba­con, pro­fe­sor de re­cur­sos hu­ma­nos de Cass Business School en Lon­dres, di­ce que las prue­bas de com­pe­ten­cia for­mal ha­cen más pro­ba­ble que “se eva­lúe a los as­pi­ran­tes con dis­ca­pa­ci­dad de una ma­ne­ra más jus­ta e im­par­cial”, en com­pa­ra­ción con las en­tre­vis­tas es­tán­dar a per­so­nas sin dis­ca­pa­ci­dad.

Las co­sas que los em­plea­do­res tie­nen que ha­cer pa­ra aco­mo­dar a los em­plea­dos con dis­ca­pa­ci­dad ra­ra vez son costosas, de acuer­do con es­tos es­pe­cia­lis­tas. Lo que se re­quie­re es fle­xi­bi­li­dad y te­ner una men­ta­li­dad abier­ta.

Las per­so­nas cu­ya con­di­ción ha­ce que sea di­fí­cil tras­la­dar­se al tra­ba­jo en las ho­ras pi­co se les pue­de per­mi­tir lle­gar más tar­de, o tra­ba­jar des­de ca­sa; pa­ra las per­so­nas con de­bi­li­dad de vi­sión, los pa­si­llos pue­den man­te­ner­se or­de­na­dos y sin obs­tácu­los; las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo pue­den equi­par­se con di­fe­ren­tes si­llas,

soft­wa­re o mo­ni­to­res. Aco­mo­dar­se a las ne­ce­si­da­des de Dhan­da sig­ni­fi­ca­ba rea­li­zar ajus­tes sim­ples, co­mo un ta­bu­re­te, pa­ra que sus pier­nas no que­da­ran col­gan­do, y un te­cla­do di­fe­ren­te, ade­más de com­pren­der que la na­tu­ra­le­za ines­ta­ble de su con­di­ción sig­ni­fi­ca­ba que a ve­ces ten­dría que tra­ba­jar des­de su ca­sa. Pro­por­cio­nar es­to no es cos­to­so, pe­ro sí re­quie­re de un em­plea­dor que pue­da te­ner “con­ver­sa­cio­nes con con­fian­za en torno a la dis­ca­pa­ci­dad”, di­ce Sha­ni.

La gen­te me veía y pen­sa­ba, ‘no va a ha­cer un buen tra­ba­jo, siem­pre va a to­mar per­mi­sos’. Yo iba a la ofi­ci­na; re­gre­sa­ba a ca­sa y co­men­za­ba mi ho­ra­rio de tra­ba­jo in­de­pen­dien­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.