Se adap­tan

Los cambios que hi­zo In­tel pa­ra con­tra­tar a Pe­te Den­man son ejem­plo de los es­fuer­zos de es­ta y otras em­pre­sas por ser in­clu­yen­tes.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - RO­BERT WRIGHT

An­tes de que Pe­te Den­man co­men­za­rá su pri­me­ra ma­ña­na de tra­ba­jo en In­tel, el fa­bri­can­te de Es­ta­dos Uni­dos de chips, la com­pa­ñía le pre­gun­tó con pre­ci­sión a qué al­tu­ra ne­ce­si­ta­ba su es­cri­to­rio. Cuan­do pu­so su si­lla de rue­das eléc­tri­ca en po­si­ción en su pri­mer día en la em­pre­sa en Hills­bo­ro, Ore­gon, se sin­tió com­pla­ci­do de te­ner la al­tu­ra co­rrec­ta pa­ra tra­ba­jar.

Esa aten­ción al detalle es una de las mu­chas agra­da­bles sor­pre­sas que Den­man, de 50 años, y con ca­si 13 años de ex­pe­rien­cia en la em­pre­sa de tec­no­lo­gía, ac­tual­men­te tra­ba­ja en un nue­vo ti­po de in­ter­faz del usua­rio pa­ra la di­vi­sión In­tel Labs, don­de desa­rro­lla tec­no­lo­gía pa­ra el fu­tu­ro a lar­go pla­zo.

En­tre los pro­yec­tos de los que se en­car­gó en la di­vi­sión fue tra­ba­jar pa­ra me­jo­rar los sis- te­mas per­so­na­li­za­dos di­se­ña­dos pa­ra Step­hen Haw­king, quien se co­mu­ni­ca­ba uti­li­zan­do un sin­te­ti­za­dor de voz.

Adap­tar la al­tu­ra del es­cri­to­rio fue uno de los cambios que la com­pa­ñía reali­zó pa­ra aco­mo­dar a Den­man, quien se rom­pió el cue­llo a los 20 años y no so­la­men­te es cua­dri­plé­ji­co, tam­bién es dis­lé­xi­co.

En su ac­tual área de tra­ba­jo, los em­plea­dos se aco­mo­dan en cu­bícu­los, Den­man tie­ne un es­pa­cio más gran­de que el de sus co­le­gas pa­ra ase­gu­rar­se de que su si­lla de rue­das se aco­mo­da­ra fá­cil­men­te.

In­tel aho­ra uti­li­za de for­ma es­tan­da­ri­za­da es­cri­to­rios que pue­den ajus­tar­se de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea a di­fe­ren­tes al­tu­ras, lo que sig­ni­fi­ca que el es­pa­cio fun­cio­na bien ya sea que Den­man lle­gue con su si­lla de rue­das ha­bi­tual o la de re­pues­to, que tie­ne una al­tu­ra li­ge­ra­men­te di­fe­ren­te.

Los cambios que lle­vó a ca­bo In­tel pa­ra aco­mo­dar a Den­man son un ejem­plo de los es­fuer­zos que mu­chos em­plea­do­res ha­cen pa­ra per­mi­tir que el per­so­nal que re­quie­re de un apo­yo adi­cio­nal pa­ra tra­ba­jar jun­to con sus co­le­gas sin dis­ca­pa­ci­dad.

Ese ti­po de ajus­tes son el resultado de años de le­gis­la­ción en la ma­yor par­te del mun­do in­dus­tria­li­za­do que prohí­be la dis­cri­mi­na­ción con­tra ese ti­po de tra­ba­ja­do­res. La Ley pa­ra Es­ta­dou­ni­den­ses con Dis­ca­pa­ci­da­des se apro­bó en 1990, mien­tras que en Reino Uni­do, la le­gis­la­ción más im­por­tan­te es la Ley de Igualdad de 2010. Las dos le­gis­la­cio­nes obli­gan ha­cer los ajus­tes o adap­ta­cio­nes ra­zo­na­bles pa­ra aco­mo­dar a los em­plea­dos con dis­ca­pa­ci­dad.

El con­cep­to sig­ni­fi­ca, de acuer­do con Da­vid Bon­nett, un ar­qui­tec­to de Lon­dres y quien tie­ne una dis­ca­pa­ci­dad, que los ar­qui­tec­tos de­ben tra­ba­jar pa­ra ga­ran­ti­zar que los edi­fi­cios cum­plan con los es­tán­da­res bá­si­cos y lue­go tra­ba­jar con los ajus­tes ra­zo­na­bles. “La en­tra­da, la re­cep­ción, los ba­ños y la sa­li­da, to­dos esos son prin­ci­pios bá­si­cos, lo de­más co­mo —la ilu­mi­na­ción y la sa­la co­mún— es­tán en el cua­dro de ajus­tes ra­zo­na­bles”.

Con­for­me a ese sis­te­ma, los em­plea­do­res de­ben ve­ri­fi­car cuan­do con­tra­tan a un nue­vo em­plea­do con una dis­ca­pa­ci­dad — o cuan­do un em­plea­do ac­tual que­da con dis­ca­pa­ci­dad— qué me­di­das ra­zo­na­bles se pue­den to­mar pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des. Se­gún Bon­nett, la ma­yo­ría de las adap­ta­cio­nes no cues­tan na­da o son re­la­ti­va­men­te ba­ra­tas.

La le­gis­la­ción tu­vo un efec­to no­ta­ble en to­do el mun­do al obli­gar a los pro­pie­ta­rios de edi­fi­cios a adap­tar sus ins­ta­la­cio­nes pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

El edi­fi­cio del Te­so­ro del go­bierno de Reino Uni­do tie­ne una nue­va en­tra­da que se creó en el lu­gar de una an­ti­gua ven­ta­na pa­ra per­mi­tir el ac­ce­so a las si­llas de rue­das. Ese ti­po de cambios, se­ña­la Bon­nett, re­sul­ta­ron ser po­pu­la­res en­tre la gen­te en ge­ne­ral. “To­dos los negocios en Lon­dres, o la ma­yo­ría, tie­nen adap­ta­cio­nes pa­ra acep­tar usua­rios en si­llas de rue­das”, di­ce.

Sin em­bar­go, tan­to Den­man co­mo Bon­nett se­ña­lan otro pro­ble­ma co­mo el pró­xi­mo cam­po de ba­ta­lla pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad: el via­je al tra­ba­jo. To­da­vía hay pro­ble­mas sig­ni­fi­ca­ti­vos con la ac­ce­si­bi­li­dad den­tro de las ciu­da­des pa­ra las per­so­nas con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad.

Bon­nett di­ce que el be­ne­fi­cio pa­ra la so­cie­dad al me­jo­rar el ac­ce­so al tra­ba­jo pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad es sig­ni­fi­ca­ti­vo, aun­que no se cuan­ti­fi­ca de ma­ne­ra evi­den­te. “No te­ne­mos in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los be­ne­fi­cios… de al­guien que se sien­te fe­liz por­que es­tá tra­ba­jan­do en lu­gar de no tra­ba­jar, al­guien que pa­ga sus im­pues­tos en lu­gar de ob­te­ner be­ne­fi­cios, la sen­sa­ción de bie­nes­tar de al­guien que me­jo­ra”, di­ce.

1990 FUE EL AÑO EN QUE SE APRO­BÓ LA LEY PA­RA ES­TA­DOU­NI­DEN­SES CON DIS­CA­PA­CI­DA­DES

Se acom­plan. Pe­te Den­man, quien tra­ba­ja en la di­vi­sión In­tel Labs, que­do cua­dri­plé­ji­co al su­frir un ac­ci­den­te a los 20 años .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.