SE NE­CE­SI­TA MÁS SEN­SI­BI­LI­DAD

En el mun­do, 1 de ca­da 7 per­so­nas tie­ne al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, y se es­pe­ra que es­te nú­me­ro au­men­te en la me­di­da en que las en­fer­me­da­des crónicas se in­cre­men­ten.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

El nú­me­ro de per­so­nas que vi­ven con dis­ca­pa­ci­dad en to­do el mun­do es gran­de y va en au­men­to. Ade­más, la for­ma co­mo los em­plea­do­res los cla­si­fi­can y ma­ne­jan va­ría sus­tan­cial­men­te. De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Internacional del Tra­ba­jo (OIT) de 1,000 mi­llo­nes de per­so­nas, o 1 de ca­da 7 per­so­nas en el mun­do tie­ne al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. Eso in­clu­ye a ca­si 800 mi­llo­nes de per­so­nas en edad la­bo­ral, y en­tre ellas has­ta 200 mi­llo­nes de adul­tos con im­por­tan­tes di­fi­cul­ta­des en fun­cio­na­mien­to.

La car­ga au­men­ta­rá aún más a me­di­da en que las per­so­nas vi­van más tiem­po y au­men­ten las con­di­cio­nes crónicas co­mo la dia­be­tes. En el es­tu­dio “La Car­ga Mun­dial de las En­fer­me­da­des” ( Glo­bal Bur­den of Di­sea­se), con res­pal­do de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, se es­ti­ma que tres cuar­tas par­tes de las con­di­cio­nes mé­di­cas se be­ne­fi­cia­rían con el apo­yo de la reha­bi­li­ta­ción, que en la ma­yo­ría de los paí­ses es li­mi­ta­do.

Su­san Scott- Par­ker, di­rec­to­ra de Business Di­sa­bi­lity In­ter­na­tio­nal, di­ce que 1 de ca­da 3 adul­tos en­tre 50 y 64 años ten­drá una dis­ca­pa­ci­dad. “Sim­ple­men­te es una par­te inevi­ta­ble de lo que sig­ni­fi­ca ser hu­mano”, agre­ga.

Las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad su­fren di­fi­cul­ta­des des­pro­por­cio­na­das en el em­pleo. Por lo ge­ne­ral, tie­nen me­nos ac­ce­so a la edu­ca­ción, ba­ta­llan pa­ra que los con­tra­ten o los pro­mue­van, y se que­jan de la falta de ac­ce­so en las ins­ta­la­cio­nes don­de la­bo­ran.

La tec­no­lo­gía ofre­ce el po­ten­cial pa­ra ali­viar las ba­rre­ras, pe­ro en lu­gar de eso a me­nu­do exa­cer­ba la de­sigual­dad. Por ejem­plo, los sis­te­mas elec­tró­ni­cos de re­clu­ta­mien­to, de ma­ne­ra frecuente ex­clu­yen a aque­llas per­so­nas con pro­ble­mas de vi­sión, mien­tras que las prue­bas psi­co­mé­tri­cas pue­den eli­mi­nar a las per­so­nas que se en­cuen­tran en el es­pec­tro au­tis­ta.

Co­mo resultado, la par­ti­ci­pa­ción en el mercado la­bo­ral es re­la­ti­va­men­te ba­ja pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des, so­bre to­do, pa­ra las mu­je­res. Los es­tu­dios su­gie­ren que ex­cluir del em­pleo a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des tie­ne un cos­to pa­ra los paí­ses has­ta de 7% del PIB a tra­vés de una me­nor pro­duc­ti­vi­dad e in­gre­sos fis­ca­les, y ma­yo­res cos­tos so­cia­les y mé­di­cos.

En un es­tu­dio en to­da la Unión Eu­ro­pea a la lle­ga­da del mi­le­nio se mos­tró que 21% de los fin­lan­de­ses fue­ron cla­si­fi­ca­dos “con fuer­tes im­pe­di­men­tos”, en com­pa­ra­ción con so­lo 7% de los ita­lia­nos.

Se­gún una re­vi­sión de es­tu­dios que reali­zó la Es­cue­la de Hi­gie­ne y Me­di­ci­na Tro­pi­cal de Lon­dres, el des­em­pleo a su vez re­sul­ta en un ma­yor ais­la­mien­to, malnu­tri­ción, po­bre­za y con­di­cio­nes de sa­lud men­tal. La falta de in­gre­sos des­ace­le­ra aún más el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to de otros pa­de­ci­mien­tos. Tam­bién afec­ta a otros miem­bros de la fa­mi­lia que se con­vier­ten en cui­da­do­res.

En Ale­ma­nia, Chi­na y otros paí­ses, se in­tro­du­je­ron cuo­tas de em­pleo pa­ra dis­mi­nuir la ex­clu­sión. Sin em­bar­go, la de­fi­ni­ción de quién es ele­gi­ble va­ría, al igual que la efi­ca­cia de la le­gis­la­ción.

¿Ne­ce­si­ta­mos de­mos­trar un ca­so pa­ra tra­tar a las per­so­nas de ma­ne­ra jus­ta? Es in­efi­cien­te ne­gar­les a las per­so­nas la po­si­bi­li­dad del tra­ba­jo que pue­den ha­cer, di­ce Su­san Scott-Par­ker.

Tam­bién hay desacuer­do so­bre el va­lor de los tra­ba­jos que se crean co­mo resultado de las cuo­tas, en es­pe­cial en lu­ga­res de tra­ba­jo se­gre­ga­dos o pro­te­gi­dos que pue­den es­tig­ma­ti­zar a los em­plea­dos y ofre­cen po­cas opor­tu­ni­da­des de pro­gre­so.

Tom Sha­kes­pea­re, pro­fe­sor de in­ves­ti­ga­ción so­bre dis­ca­pa­ci­da­des en la Es­cue­la de Me­di­ci­na de Nor­wich, ad­vier­te: “No apo­yo las cuo­tas. Sig­ni­fi­can que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no pue­den con­se­guir tra­ba­jos ade­cua­dos y es­to pue­de con­du­cir a la crea­ción de ‘tra­ba­jos si­mu­la­dos’”.

Él pre­fie­re un en­fo­que di­fe­ren­te: una ley con­tra la dis­cri­mi­na­ción. Eso se pue­de res­pal­dar con la crea­ción de “em­pre­sas so­cia­les”, es­pe­cial­men­te en Ale­ma­nia e Ita­lia, así co­mo in­cen­ti­vos pa­ra ayu­dar a los em­plea­do­res a adap­tar sus lu­ga­res de tra­ba­jo, un sis­te­ma que en paí­ses co­mo Aus­tra­lia cuen­tan con el res­pal­do de sub­si­dios.

En tér­mi­nos más ge­ne­ra­les, los de­fen­so­res pi­den a los em­plea­do­res que sean sen­si­bles a la adap­ta­ción de las po­lí­ti­cas de re­clu­ta­mien­to, re­ten­ción y re­gre­so al tra­ba­jo a una am­plia ga­ma de dis­ca­pa­ci­da­des. Di­cen que los go­bier­nos ne­ce­si­tan ex­plo­rar for­mas de equi­li­brar las sanciones con in­cen­ti­vos, que pue­den in­cluir exen­cio­nes fis­ca­les o fi­nan­cia­mien­to a los re­clu­ta­do­res, así co­mo el pa­go con­ti­nuo de pres­ta­cio­nes so­cia­les y la pro­vi­sión de ca­pa­ci­ta­ción a las per­so­nas afec­ta­das.

No so­lo los que vi­ven con dis­ca­pa­ci­da­des a me­nu­do tie­nen ex­pe­rien­cia es­pe­cial que apor­tar, sino que, si cuen­tan con un buen res­pal­do, hay evi­den­cia de que pue­den ser más lea­les y te­ner me­no­res au­sen­cias por en­fer­me­dad y cos­tos que el res­to del per­so­nal.

Sin em­bar­go, Scott-Par­ker sub­ra­ya el ar­gu­men­to mo­ral. “¿Ne­ce­si­ta­mos de­mos­trar un ca­so pa­ra tra­tar a las per­so­nas de ma­ne­ra jus­ta?”, di­ce. “No hu­bo argumentos co­mer­cia­les pa­ra abo­lir la es­cla­vi­tud. Es in­efi­cien­te ne­gar­les a las per­so­nas la po­si­bi­li­dad del tra­ba­jo que pue­den ha­cer”.

“No hu­bo argumentos co­mer­cia­les pa­ra abo­lir la es­cla­vi­tud. Es in­efi­cien­te ne­gar­les a las per­so­nas la po­si­bi­li­dad del tra­ba­jo que pue­den ha­cer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.