Lio­nel Mes­si y la an­sia­da Co­pa del Mun­do

El de­lan­te­ro ar­gen­tino es uno de los má­xi­mos ga­na­do­res del Ba­lón de Oro de la FIFA. No obs­tan­te, no ha lo­gra­do con­se­guir la an­sia­da Co­pa del Mun­do.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - SI­MON KUPER

La pri­me­ra vez que vi a Lio­nel Mes­si fue cuan­do ga­nó la Co­pa del Mun­do pa­ra Ar­gen­ti­na. Es­to fue en 2005. En esa oca­sión, el país sud­ame­ri­cano de­rro­tó al equi­po de Ni­ge­ria 2 a 1 en la fi­nal del Mun­dial Ju­ve­nil. Anotó los dos go­les con pe­na­les, pe­ro el que más re­cuer­do es el se­gun­do pe­nal. El por­te­ro de Ni­ge­ria cam­bió su equi­li­brio ha­cia la pier­na de­re­cha, Mes­si gol­peó el ba­lón ha­cia la otra es­qui­na. De­trás de mí se en­con­tra­ba el ve­te­rano re­clu­ta­dor del Chel­sea Piet de Vis­ser, mur­mu­ró, “Ma­ra­do­na”.

A Mes­si, aho­ra de 30 años, y por sus ac­tua­cio­nes con el equi­po de Bar­ce­lo­na le otor­ga­ron el tí­tu­lo ho­no­rí­fi­co de o Grea­test of All Ti­me (El más gran­de de to­dos los tiem­pos). Pe­ro nun­ca ha ga­na­do un tro­feo con la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na, una gran de­cep­ción pa­ra una na­ción que per­te­ne­ce a una éli­te de paí­ses que ga­na­ron la Co­pa del Mun­do más de una vez.

Los ar­gen­ti­nos ya pa­sa­ron ca­si una dé­ca­da ha­cien­do teo­rías de los fra­ca­sos de Mes­si con la “al­bi­ce­les­te”, co­mo se co­no­ce a la se­lec­ción na­cio­nal. Al­gu­nos ar­gu­men­tan que el hom­bre que sa­lió de su na­tal Ro­sa­rio pa­ra lle­gar a Es­pa­ña a los 13 años de edad, no quie­re lo su­fi­cien­te a su país co­mo pa­ra “su­dar la ca­mi­se­ta”. Otros di­cen que Mes­si se de­rrum­ba psi­co­ló­gi­ca­men­te ba­jo las ex­pec­ta­ti­vas de su na­ción. La com­pa­ra­ción im­plí­ci­ta siem­pre con Die­go Ma­ra­do­na.

Mes­si res­pon­dió a sus es­cép­ti­cos: “Na­da me mo­les­ta más que me di­gan que no soy ar­gen­tino”. Un hom­bre con tres Cham­pion Lea­gues y nue­ve tí­tu­los de la li­ga es­pa­ño­la pue­de ac­tuar ba­jo pre­sión, y Mes­si tam­bién fa­lló pe­na­les cla­ve pa­ra el Ba­rça. Más bien, lo que ex­pli­ca sus ac­tua­cio­nes que con­tras­tan, pro­ba­ble­men­te sean las di­fe­ren­cias en el cam­po.

En un mar­ca­do con­tras­te con el Bar­ce­lo­na, Ar­gen­ti­na no tie­ne un es­ti­lo cla­ro de jue­go. Nor­mal­men­te, el en­tre­na­dor le pi­de a Mes­si su opi­nión so­bre las tác­ti­cas, con la es­pe­ran­za de en­con­trar un sis­te­ma que se adap­te a él, pe­ro Mes­si ape­nas ha­bla.

Pa­ra la si­guien­te Co­pa del Mun­do, en 2014, Ar­gen­ti­na una vez más tra­tó de desa­rro­llar tác­ti­cas en torno a él. Su en­tre­na­dor, Ale­jan­dro Sa­be­lla, so­lía pre­gun­tar­le a sus com­pa­ñe­ros de equi­po qué era lo que él que­ría. Des­afor­tu­na­da­men­te, Mes­si lle­gó al tor­neo con ba­jo ren­di­mien­to y qui­zá, ex­haus­to. Bar­ce­lo­na ter­mi­nó su tem­po­ra­da sin un tro­feo y Mes­si pa­só gran par­te de la Co­pa del Mun­do in­mó­vil.

Las es­ta­dís­ti­cas re­ve­lan que Mes­si so­lo com­ple­tó 242 pa­ses, se­gún el Ín­di­ce de Es­ta­dís­ti­cas de Fut­bol Cas­trol Per­for­man­ce. En otras pa­la­bras, mien­tras que en Bar­ce­lo­na, Mes­si es prin­ci­pal­men­te un ju­ga­dor de equi­po, con Ar­gen­ti­na tu­vo que ha­cer­lo so­lo. En Ar­gen­ti­na es­tá en­jau­la­do. En Bar­ce­lo­na jue­ga.

Con la se­lec­ción al­bi­ce­les­te él co­rre. A pe­sar de to­dos los es­fuer­zos de Sa­be­lla, no lo­gró cons­truir un sis­te­ma que se adap­ta­ra a Mes­si.

El ana­lis­ta de da­tos Clau­dio Flo­res pro­ce­só las es­ta­dís­ti­cas de Whos­co­red.com pa­ra com­pa­rar los jue­gos de Ar­gen­ti­na en la Co­pa del Mun­do de 2014 y la del Ba­rça en la tem­po­ra­da 2013-2014, y en­con­tró que en la se­lec­ción na­cio­nal tu­vo po­se­sión del ba­lón ape­nas de 55% de las ve­ces, en com­pa­ra­ción con 68% del Ba­rça. Mes­si gam­be­teó 50% más pa­ra Ar­gen­ti­na que pa­ra Bar­ce­lo­na, e in­clu­so lo­gró 50% más “pa­ses cla­ve”. Pe­ro la ma­yo­ría los des­per­di­cia­ron sus com­pa­ñe­ros de equi­po.

El Ba­rça, por el con­tra­rio, lo do­mes­ti­có en un com­ple­jo sis­te­ma co­lec­ti­vo des­de los 13 años. Al­gu­nos com­pa­ñe­ros de equi­po lo con­si­de­ra­ban de­ma­sia­do egoís­ta pa­ra apren­der a ju­gar co­lec­ti­va­men­te. Pe­ro el Ba­rça al fi­nal, le en­se­ñó.

A lo lar­go de los años, Mes­si ha des­ta­ca­do en el Bar­ce­lo­na en tres po­si­cio­nes di­fe­ren­tes: en la par­te ex­ter­na de­re­cha, co­mo cen­tro­cam­pis­ta apar­ta­do, y es­ta tem­po­ra­da co­mo crea­dor de jue­go, un nú­me­ro 10. Don­de jue­ga, el jue­go de pa­ses cor­tos del Ba­rça tra­ba­ja pa­ra él.

Con Ar­gen­ti­na, el pro­ble­ma es su fal­ta de sis­te­ma. Son un equi­po sin una idea. Cé­sar Luis Me­not­ti, di­rec­tor téc­ni­co de la se­lec­ción ar­gen­ti­na, lo re­su­me así: “En Ar­gen­ti­na, to­do es con­fu­sión, y es­tá en­jau­la­do. En Bar­ce­lo­na jue­ga y con la se­lec­ción na­cio­nal so­lo co­rre”.

Sin em­bar­go, si Hi­guaín, su com­pa­ñe­ro de la se­lec­ción ar­gen­ti­na, hu­bie­ra ano­ta­do so­lo con­tra Neuer al co­men­zar la pri­me­ra mi­tad con­tra Ale­ma­nia en 2014, Mes­si aho­ra po­dría ser ce­le­bra­do co­mo otro Ma­ra­do­na, un salvador na­cio­nal que con­vir­tió a al­gu­nos com­pa­ñe­ros de equi­po po­co atrac­ti­vos en cam­peo­nes del mun­do. Aún así, la an­gus­tia de su na­ción pe­sa so­bre él.

El 24 de ju­nio, Mes­si cum­pli­rá 31 y es­ta­rá en Ru­sia, sin em­bar­go, par­ti­ci­pa en el tor­neo de es­te año en me­jor for­ma y con­di­ción que en 2014. Es­ta vez tu­vo una bri­llan­te pri­ma­ve­ra. Cru­cial­men­te, tam­bién, pa­ra ali­vio del cuer­po téc­ni­co de Ar­gen­ti­na, el Bar­ce­lo­na ase­gu­ró tem­prano el tí­tu­lo de la li­ga es­pa­ño­la, lo que le dio tiem­po pa­ra re­la­jar­se. El equi­po ar­gen­tino es­pe­ra que el tor­neo lo co­mien­ce des­can­sa­do y en con­di­cio­nes fí­si­cas “per­fec­tas”.

Sin em­bar­go, una vez más Lio­nel ten­drá que ac­tuar en un equi­po de­fec­tuo­so sin un sis­te­ma estable. En 18 par­ti­dos de cla­si­fi­ca­ción pa­ra el tor­neo, Ar­gen­ti­na uti­li­zó tres en­tre­na­do­res di­fe­ren­tes y 45 ju­ga­do­res. Al di­rec­tor téc­ni­co ac­tual, Jorge Sam­pao­li, le en­can­ta ju­gar al ata­que, el fút­bol de pre­sión, pe­ro le fal­tan los de­fen­sas rá­pi­dos o los me­dio­cam­pis­tas pa­ra po­der ju­gar­lo.

Ar­gen­ti­na aún no se de­ci­de por la po­si­ción de Mes­si. Sin em­bar­go, sí sa­ben que la no es­tra­te­gia de 2014 — que­dar­se quie­to y ver­lo ha­cer gam­be­tas des­de el cen­tro del cam­po— no es lo óp­ti­mo. Mien­tras que en 2014 Mes­si era el pas­tel, es­ta vez el equi­po de­be ser el pas­tel, y Mes­si la cereza.

Na­da me mo­les­ta más que me di­gan que no soy ar­gen­tino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.