EL LA­DO OPUES­TO

WIL­BUR ROSS HI­ZO SU FOR­TU­NA CON LA QUIE­BRA DEL ACE­RO EN EU. HOY ABRA­ZA LOS ARAN­CE­LES Y LAS PO­LÍ­TI­CAS PRO­TEC­CIO­NIS­TAS

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - SHAWN DONNAN

Ha­ce dos se­ma­nas, el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio Estados Uni­dos ( EU), Wil­bur Ross hi­zo el pri­mer dis­pa­ro en una gue­rra co­mer­cial, al im­po­ner aran­ce­les so­bre las im­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio de la Unión Eu­ro­pea (UE), Canadá y Mé­xi­co, ha­bía una iro­nía in­te­gra­da en la lo­gís­ti­ca. Wil­bur Ross es­ta­ba en Pa­rís, así que to­mó un te­lé­fono en la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) y lla­mó a los pe­rio­dis­tas en Was­hing­ton D.C. pa­ra anun­ciar la me­di­da que to­mó la Ca­sa Blan­ca.

El ex­fi­nan­cie­ro de­ta­lló los pla­nes de EU pa­ra cas­ti­gar a sus alia­dos tra­di­cio­na­les, mien­tras se en­con­tra­ba sen­ta­do en una ins­ti­tu­ción que sur­gió del Plan Mars­hall y que to­da­vía se man­tie­ne co­mo un pilar del or­den en­ca­be­za­do por EU des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Si el fun­cio­na­rio de 80 años sin­tió al­gún ti­po de iro­nía al anun­ciar el más re­cien­te asal­to del pre­si­den­te Do­nald Trump so­bre el or­den in­ter­na­cio­nal, no lo de­jó ver. Y pa­ra los ob­ser­va­do­res cer­ca­nos del prag­má­ti­co ex­ban­que­ro de Roths­child, quien cons­tru­yó una for­tu­na al dar un gi­ro a com­pa­ñías de ace­ro y tex­ti­les en quie­bra, es­to no fue na­da fue­ra de lo nor­mal.

En una ad­mi­nis­tra­ción co­no­ci­da por su en­fo­que com­ba­ti­vo, Ross es un im­per­tur­ba­ble de­fen­sor pú­bli­co de su cues­tio­na­ble eco­no­mía. Tam­bién es un glo­ba­lis­ta con­ver­ti­do, có­mo­do con las con­tra­dic­cio­nes. Aun­que aho­ra abra­za ale­gre­men­te el pro­tec­cio­nis­mo de Trump, al­gu­na vez fue pro­pie­ta­rio de fá­bri­cas tex­ti­les en Mé­xi­co y Chi­na y ga­nó mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res al ven­der las plan­tas si­de­rúr­gi­cas es­ta­dou­ni­den­ses a com­pra­do­res ex­tran­je­ros.

En mar­zo, cuan­do se anun­cia­ron por pri­me­ra vez los pla­nes de los aran­ce­les a los me­ta­les, lle­vó a la te­le­vi­sión una la­ta de so­pa Camp­bell’s co­mo un ac­ce­so­rio pa­ra bur­lar­se de los crí­ti­cos que pro­nos­ti­ca­ban un au­men­to en los pre­cios al con­su­mi­dor. Un in­cre­men­to de 25% en los 2.6 cen­ta­vos de ace­ro

en la la­ta, di­jo, so­la­men­te agre­ga­rían 0.6 cen­ta­vos al pre­cio de una la­ta de so­pa de 1.99 dó­la­res. “¿En el mun­do, quién se va a mo­les­tar con un in­cre­men­to de seis dé­ci­mas de cen­ta­vo?”, di­ce Ross. “To­da es­ta his­te­ria es, en gran me­di­da, por na­da”.

Un plan que se ideó du­ran­te la tran­si­ción de 2016 pa­ra que Ross tra­ba­ja­ra co­mo el zar co­mer­cial de Trump, se des­va­ne­ció ha­cia una reali­dad más com­pli­ca­da que lo de­jó co­mo miem­bro de un gran elen­co de ase­so­res co­mer­cia­les pre­si­den­cia­les. Sin em­bar­go, Ross, quien na­ció en Weehaw­ken, Nue­va Jer­sey y es­tu­dió en Har­vard y Ya­le, se man­tie­ne co­mo una fi­gu­ra im­por­tan­te.

Las infructuosas ne­go­cia­cio­nes que en­ca­be­zó con la UE an­tes del anun­cio de aran­ce­les pue­den ser una man­cha en su his­to­rial den­tro de la ad­mi­nis­tra­ción. Pe­ro Ross tam­bién en­ca­be­za la úl­ti­ma ron­da de ne­go­cia­cio­nes con Chi­na, en la que bus­ca re­du­cir mi­les de mi­llo­nes en ven­tas agrí­co­las y de ener­gía y re­du­cir el dé­fi­cit co­mer­cial anual 337,000 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd) que tie­ne EU con Chi­na. Mien­tras tan­to, su­per­vi­sa una in­ves­ti­ga­ción de se­gu­ri­dad na­cio­nal que se pu­so en mar­cha so­bre las im­por­ta­cio­nes de au­to­mó­vi­les que po­dría lle­var a aran­ce­les en una es­ca­la mu­cho más gran­de que los im­pues­tos so­bre los me­ta­les.

Ross tam­bién es una fi­gu­ra vul­ne­ra­ble en una ad­mi­nis­tra­ción que es fa­mo­sa por sus lu­chas in­ter­nas. Par­te de la ra­zón por la que to­da­vía es­tá allí es que es un so­bre­vi­vien­te con mu­cha re­sis­ten­cia. Des­de su am­plia ofi­ci­na con pa­ne­les de ma­de­ra cer­ca de la Ca­sa Blan­ca, Ross lo­gró ca­pear la con­tro­ver­sia so­bre los la­zos co­mer­cia­les con oli­gar­cas ru­sos y las in­ver­sio­nes en el Ban­co de Chi­pre.

Los ri­va­les fil­tra­ron in­for­mes de que se que­da dor­mi­do en las jun­tas y que Trump le ha gri­ta­do, un hom­bre cu­ya ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ayu­dó una vez a sal­var.

Sin em­bar­go, el gol­pe más gran­de a la po­si­ción de Ross en la ad­mi­nis­tra­ción se pro­du­jo el ve­rano pa­sa­do cuan­do Trump re­cha­zó un acuer­do que el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio ne­go­ció con Chi­na pa­ra re­du­cir su pro­duc­ción de ace­ro. Ese fra­ca­so, jun­to con otro acuer­do que so­lo ase­gu­ró com­pro­mi­sos mo­de­ra­dos de Bei­jing, so­ca­vó la repu­tación de Ross con el pre­si­den­te co­mo un ne­go­cia­dor “in­fa­li­ble”. Y la más re­cien­te, la prohi­bi­ción de sie­te años pa­ra sur­tir­se de pie­zas es­ta­dou­ni­den­ses que el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio im­pu­so a la com­pa­ñía chi­na de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ZTE por vio­lar las san­cio­nes de EU con­tra Irán y Co­rea del Nor­te y los tér­mi­nos de un acuer­do de ad­mi­sión de cul­pa­bi­li­dad de 2017 per­ju­di­ca­ron al se­cre­ta­rio Ross.

El castigo se con­vir­tió en un fac­tor irri­tan­te en la pre­cia­da re­la­ción de Trump con el pre­si­den­te de Chi­na, Xi Jin­ping. Más tar­de, cuan­do el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se in­ter­vino y or­de­nó una re­vo­ca­ción a pe­ti­ción de Xi, la po­lé­mi­ca ali­men­tó las crí­ti­cas de que el pre­si­den­te de EU to­mó una po­si­ción sua­ve con Chi­na.

En pú­bli­co, Ross con­ser­va un desafian­te ros­tro inex­pre­si­vo que lle­gó a do­mi­nar por mu­chas dé­ca­das de ne­go­cia­cio­nes y subas­tas de ar­te. Él y su ter­ce­ra es­po­sa, Hi­lary Geary Ross, son pro­pie­ta­rios de una co­lec­ción de pin­tu­ras del ar­tis­ta su­rrea­lis­ta bel­ga Re­né Ma­grit­te que es­ta va­lua­da en más de 100 mdd, y la pa­re­ja apa­re­ce de ma­ne­ra ha­bi­tual en la lis­ta de Art News de los me­jo­res 200 co­lec­cio­nis­tas en el mun­do.

Al con­ver­tir­se en co­lec­cio­nis­ta le en­se­ñó a te­ner pa­cien­cia, di­ce Wil­bur Ross. Él y su es­po­sa siem­pre exa­mi­nan las obras de ar­te que les in­tere­san, al me­nos, dos ve­ces y con di­fe­ren­tes lu­ces an­tes de com­prar­las. “El buen ar­te es ca­ro”, di­ce Ross en ese mo­men­to. “No quie­res co­me­ter mu­chos erro­res”.

“¿ En el mun­do, quién se va a mo­les­tar con un in­cre­men­to de seis dé­ci­mas de cen­ta­vo? To­da es­ta his­te­ria es, en gran me­di­da, por na­da”.

Wil­bur Ross, se­cre­ta­rio de Co­mer­cio de EU.

La du­pla ¿per­fec­ta?. Wil­bur Ross se man­tie­ne co­mo una de las fi­gu­ras im­por­tan­tes en la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.