Jue­gos de gue­rra

Gold­man Sachs ca­pa­ci­ta a sus em­plea­dos pa­ra que ac­túen an­te una po­si­ble ame­na­za y ata­que ci­ber­né­ti­co.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - LAURA NOONANL

Gold­man Sachs re­cu­rre a los jue­gos de gue­rra en se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca pa­ra ga­ran­ti­zar que sus 8,000 em­plea­dos de su de­par­ta­men­to de tec­no­lo­gía es­tén al día en ma­te­ria de ata­ques y vi­rus que po­drían bo­rrar los da­tos ban­ca­rios, com­pro­me­ter la privacidad y ame­na­zar de al­gu­na otra ma­ne­ra las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras del ban­co.

La se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca es una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los ban­cos, ya que las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras que van des­de Mé­xi­co has­ta el Reino Uni­do son víc­ti­mas de los ata­ques que in­te­rrum­pen se­ria­men­te sus ope­ra­cio­nes y en don­de al sec­tor le es­tá cos­tan­do más de 18,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) tan so­lo en 2017, de acuer­do con una in­ves­ti­ga­ción de la con­sul­to­ra Ac­cen­tu­re.

Gold­man aca­ba de con­ver­tir­se en el pri­mer ban­co en fir­mar con Immersive Labs, una em­pre­sa con se­de en el Reino Uni­do que ofre­ce prue­bas de apren­di­za­je con ba­se en jue­gos de gue­rra en reali­dad vir­tual, tan­to en ata­ques co­mo en las ame­na­zas ci­ber­né­ti­cas.

El gi­gan­te de Wall Street, que se des­cri­be a sí mis­mo co­mo una “com­pa­ñía de tec­no­lo­gía”, es­tá ofre­cien­do a sus 8,000 em­plea­dos de tec­no­lo­gía ac­ce­so a la plataforma, don­de pue­den po­ner a prue­ba sus ha­bi­li­da­des con­tra co­le­gas y com­pe­tir en una li­ga crea­da en la com­pa­ñía.

“Las ame­na­zas sur­gen to­do el tiem­po, el re­to es en­con­trar una em­pre­sa que pue­da man­te­ner­se tan ac­tua­li­za­da co­mo no­so­tros”, di­ce Jo Han­na­ford, je­fa de tec­no­lo­gía de Gold­man Sachs, quien tam­bién di­ce que la ofer­ta de Immersive es úni­ca en su ti­po.

Cua­tro ho­ras des­pués de que se hi­cie­ra pú­bli­co el ata­que de Wan­naCry el 11 de ma­yo de 2017, Immersive Labs creó una he­rra­mien­ta que per­mi­te a los clien­tes ana­li­zar có­mo se com­por­tó el ran­som­wa­re y les ayu­da a desa­rro­llar an­tí­do­tos pa­ra la pre­ven­ción.

Ja­mes Had­ley, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Immersive Labs, di­ce que otros ejem­plos de las he­rra­mien­tas in­clu­yen pe­dir a los usua­rios “en­trar a la fuer­za a un ban­co fic­ti­cio pa­ra ro­bar nú­me­ros de tar­je­tas de cré­di­to” pa­ra que de es­ta ma­ne­ra pue­dan crear pro­gra­mas que sean me­nos vul­ne­ra­bles a los ata­ques ci­ber­né­ti­cos.

Han­na­ford men­cio­na que es pro­ba­ble que Gold­man no ha­ga obli­ga­to­rio el pro­gra­ma de Immersive Labs, pe­ro que “po­dría ver un es­ce­na­rio don­de sur­ja un pro­ble­ma en par­ti­cu­lar y qui­sié­ra­mos que to­dos lo en­ten­die­ran”.

Tam­bién des­car­tó in­cen­ti­vos fi­nan­cie­ros pa­ra los que ten­gan un buen desem­pe­ño en los la­bo­ra­to­rios, o usar la re­tro­ali­men­ta­ción de los la­bo­ra­to­rios so­bre la ap­ti­tud de los tec­nó­lo­gos co­mo par­te de los pa­rá­me­tros de eva­lua­ción de desem­pe­ño de Gold­man.

“Que­re­mos que la gen­te ha­ga es­to por las ra­zo­nes co­rrec­tas y ob­via­men­te el in­cen­ti­vo de­be de ser el apren­di­za­je”, di­ce, y agre­ga que sus pro­gra­ma­do­res es­tán “ham­brien­tos de in­for­ma­ción” y que hay un “gran in­te­rés” en los te­mas ci­ber­né­ti­cos en to­da la com­pa­ñía.

Had­ley di­ce que una cul­tu­ra de com­pe­ten­cia sa­na fo­men­ta los al­tos ni­ve­les de par­ti­ci­pa­ción del per­so­nal téc­ni­co de otros clien­tes que tie­ne Immersive, que abar­can el sec­tor cor­po­ra­ti­vo, co­mer­cial y ofi­cial.

“Mu­chos de nues­tros clien­tes más exi­gen­tes usan la plataforma los días vier­nes y sá­ba­do por la no­che, pa­ra po­der es­tar en la ci­ma de las ta­blas de cla­si­fi­ca­ción el lu­nes por la ma­ña­na”, di­ce el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Immersive Labs.

Han­na­ford no men­cio­nó cuán­to cues­ta el pro­gra­ma, pe­ro di­jo que “tie­ne un gran va­lor” y es­pe­ra que otros ban­cos ha­gan lo mis­mo. “To­dos te­ne­mos que se­guir co­la­bo­ran­do con otras em­pre­sas en es­to”, di­ce. “Aquí no hay una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, la ven­ta­ja es de­te­ner es­ta for­ma de de­lin­cuen­cia… al ha­cer es­to, es­pe­ra­mos po­der ayu­dar a pro­te­ger los da­tos y ope­ra­cio­nes de las em­pre­sas que nos con­tra­tan”.

Si se unen otros ban­cos, las per­so­nas que tra­ba­jan en el área de tec­no­lo­gía en Wall Street po­drían en­fren­tar sus ha­bi­li­da­des de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca en­tre sí.

Immersive Labs tam­bién tie­ne un pro­gra­ma que in­vi­ta a los es­tu­dian­tes y ve­te­ra­nos a par­ti­ci­par en las prue­bas, lo que pue­de des­blo­quear el de­re­cho a so­li­ci­tar tra­ba­jo. “Me gus­ta la idea de pro­por­cio­nar una for­ma de me­dir la ap­ti­tud, de no ha­cer­lo so­bre las ca­li­fi­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas y más so­bre las ha­bi­li­da­des, es más de­mo­crá­ti­co", di­ce Han­na­ford, y agre­ga que Gold­man es­ta­ría “ab­so­lu­ta­men­te” abier­to a re­ci­bir so­li­ci­tu­des en un fu­tu­ro.

8,000 EM­PLEA­DOS DE GOLD­MAN SACHS RE­CI­BEN CA­PA­CI­TA­CIÓN DE IMMERSIVE LABS

Unen fuer­zas. Gold­man fir­mó con Immersive Lab pa­ra com­ba­tir los ata­ques ci­ber­né­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.