LA GUE­RRA EQUI­VO­CA­DA

Do­nald Trump si­gue ob­se­sio­na­do con las mis­mas vie­jas ba­ta­llas, en vez de es­ta­ble­cer los es­tán­da­res pa­ra el co­mer­cio y la eco­no­mía di­gi­tal que es­tán en con­ti­nuo cre­ci­mien­to.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

Si quie­res en­ten­der a Do­nald Trump y a sus re­cien­tes san­cio­nes co­mer­cia­les di­ri­gi­das a Eu­ro­pa, Canadá y Mé­xi­co, de­bes es­tu­diar la lu­cha li­bre pro­fe­sio­nal. La lu­cha pro­fe­sio­nal es una obra de mo­ra­li­dad sin res­tric­cio­nes.

Es un mun­do de có­mics en el que los “buenos” pe­lean con­tra los “ma­los”. No hay es­tra­te­gia, so­lo psi­co­lo­gía. Es­to es con lo que nos en­fren­ta­mos en la úl­ti­ma ron­da de ri­ñas co­mer­cia­les glo­ba­les del pre­si­den­te Trump. No hay un plan real.

Pe­ro exis­te un gran pro­ble­ma: Estados Uni­dos (EU) le de­cla­ró la gue­rra a los buenos, no a los ma­los. Al apli­car aran­ce­les a sus alia­dos, Trump ha co­lo­ca­do a EU en la peor de to­das las po­si­cio­nes: se ais­ló de los mis­mos paí­ses que po­drían ayu­dar­lo a li­brar ba­ta­llas co­mer­cia­les es­tra­té­gi­cas con Chi­na.

No se tra­ta so­lo de ace­ro y alu­mi­nio sino tam­bién en es­ta­ble­cer los es­tán­da­res pa­ra una eco­no­mía di­gi­tal y to­mar la de­lan­te­ra en áreas co­mo las nor­mas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes 5G, el In­ter­net de las Co­sas (IoT, por sus si­glas en in­glés) y la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial ( IA).

Es­te es el sec­tor que cre­ce­rá en el mun­do en las pró­xi­mas dé­ca­das, ya que el cre­ci­mien­to co­mer­cial en el an­ti­guo sec­tor de bie­nes y ser­vi­cios se man­tie­ne sin cam­bios des­de ha­ce años, mien­tras que los flu­jos co­mer­cia­les di­gi­ta­les au­men­ta­ron 45 ve­ces, de acuer­do con el McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te ( MGI).

La nue­va eco­no­mía mun­dial no se ba­sa en el as­pec­to in­dus­trial, sino en el po­der in­for­má­ti­co y los da­tos. Hay una gran opor­tu­ni­dad pa­ra el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad en la nue­va eco­no­mía mun­dial, lo que el mun­do ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te.

Se­gún el in­for­me del MGI, de­be­mos du­pli­car apro­xi­ma­da­men­te el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad en las pró­xi­mas dé­ca­das pa­ra pre­ser­var los es­tán­da­res ac­tua­les de vi­da en el mun­do. Pe­ro pa­ra co­se­char es­tos be­ne­fi­cios y ga­ran­ti­zar que sean com­par­ti­dos, tam­bién ne­ce­si­ta­mos un nue­vo con­jun­to de re­glas pa­ra to­do, des­de los im­pues­tos y la pro­tec­ción de pro­pie­dad in­te­lec­tual has­ta el co­mer­cio. To­do es­to exi­ge una es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca in­ter­na cohe­ren­te.

En el co­mer­cio, en lu­gar de ne­go­ciar con alia­dos so­bre la man­te­qui­lla de ma­ní, de­be­ría­mos con­si­de­rar cues­tio­nes co­mo la im­pre­sión 3D y su efec­to en las nor­mas de ori­gen, las cua­les de­ter­mi­nan la na­cio­na­li­dad de los pro­duc­tos; un pun­to de fric­ción en la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN).

EU y Eu­ro­pa de­be­rían sen­tar­se a de­ba­tir so­bre es­tán­da­res com­par­ti­dos pa­ra el 5G, y una di­vi­sión jus­ta de dis­tri­bu­ción de las uti­li­da­des en la era que lle­ga de las má­qui­nas co­nec­ta­das.

Chi­na ya pien­sa en to­do es­to. En los úl­ti­mos años, ca­lla­da­men­te im­pul­só su in­fluen­cia en la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (UIT) y otros or­ga­nis­mos de nor­ma­li­za­ción que im­pul­sa­rán la adop­ción de las tec­no­lo­gías 5G y de la IA. Chi­na pien­sa a lar­go pla­zo, mien­tras que EU se aís­la ca­da vez más.

Es par­ti­cu­lar­men­te alar­man­te que la ad­mi­nis­tra­ción Trump ini­cia­ra una dispu­ta con sus alia­dos eu­ro­peos en un mo­men­to en el que la UE se acer­ca a Chi­na, que ha­ce po­co su­peró a EU co­mo el ma­yor so­cio co­mer­cial no eu­ro­peo de Ale­ma­nia.

En ge­ne­ral, EU to­da­vía es el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de la UE y re­pre­sen­tó ca­si 17% del co­mer­cio ex­te­rior to­tal de bie­nes del blo­que del año pa­sa­do. Pe­ro Chi­na no se que­da atrás, con 15% y la re­la­ción co­mer­cial de la UE con Chi­na pro­ba­ble­men­te cre­ce­rá aún más rá­pi­do, ya que la ini­cia­ti­va Belt and Road (un cin­tu­rón y una ruta) de Chi­na cam­bia el equi­li­brio co­mer­cial y de se­gu­ri­dad en Asia.

Eu­ro­pa se­rá ca­da vez más ca­paz de rea­li­zar co­mer­cio fí­si­co con Chi­na a tra­vés de ru­tas te­rres­tres, en lu­gar de de­pen­der de la Ma­ri­na de EU pa­ra que vi­gi­le las ca­de­nas de su­mi­nis­tro ba­sa­das en el trans­por­te ma­rí­ti­mo en el Pa­cí­fi­co. El mun­do es­tá cam­bian­do y, sin em­bar­go, EU si­gue ob­se­sio­na­do con las mis­mas vie­jas ba­ta­llas. El en­fo­que mio­pe de la ad­mi­nis­tra­ción Trump so­bre los dé­fi­cits co­mer­cia­les co­mo la me­di­da más im­por­tan­te del éxi­to eco­nó­mi­co es qui­zás el me­jor ejem­plo de es­to.

La úl­ti­ma vez que hu­bo un gran im­pul­so pro­tec­cio­nis­ta en EU —con­tra Ja­pón en la dé­ca­da de 1980— tam­bién se con­si­de­ró un gran dé­fi­cit co­mo un in­di­ca­dor de prác­ti­cas co­mer­cia­les des­lea­les. Si bien la pe­ne­tra­ción en el mer­ca­do de los au­to­mó­vi­les ja­po­ne­ses en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se dis­mi­nu­yó li­ge­ra­men­te, las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas au­men­ta­ron los pre­cios de los au­to­mó­vi­les, lo cual au­men­tó el dé­fi­cit co­mer­cial ge­ne­ral. To­do el epi­so­dio les cos­tó a los con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses 5,000 mdd al año, se­gún el He­ri­ta­ge Ins­ti­tu­te.

El cos­to to­tal de las ba­ta­llas co­mer­cia­les de EU con sus alia­dos aún es­tá por ver­se, pe­ro podemos apos­tar que se­rán al­tos. In­clu­so si es­ta úl­ti­ma dispu­ta re­sul­ta ser so­lo en­ga­ño al es­ti­lo la lu­cha li­bre pro­fe­sio­nal, EU ya per­dió una gran can­ti­dad de con­fian­za, el ac­ti­vo in­tan­gi­ble más valioso de to­dos.

“En lu­gar de ne­go­ciar la man­te­qui­lla de ma­ní, de­be­ría­mos con­si­de­rar la im­pre­sión 3D y su efec­to en las nor­mas de ori­gen; un pun­to de fric­ción en el TLCAN”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.