Tes­ti­go es­te­lar

Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford no va­ci­ló en su tes­ti­mo­nio con­tra Brett Ka­va­naugh, can­di­da­to de Do­nald Trump a la Cor­te Su­pre­ma.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - COURTNEY WEA­VER

No es­toy aquí por­que quie­ra es­tar­lo”, di­jo el jue­ves 27 de sep­tiem­bre la al­gu­na vez anó­ni­ma Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford an­te el Co­mi­té Ju­di­cial del Senado de Es­ta­dos Uni­dos (EU), cuan­do su voz se que­bró. “Es­toy ate­rra­da, pe­ro creo que es mi de­ber cí­vi­co con­tar­les lo que me ocu­rrió mien­tras Brett Ka­va­naugh y yo es­tá­ba­mos en la pre­pa­ra­to­ria”.

Ford en­tró a las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos y la con­cien­cia pú­bli­ca. La psi­có­lo­ga de in­ves­ti­ga­ción vol­vía a vi­vir lo que des­cri­bió co­mo una de las peo­res no­ches de su vi­da: el in­ten­to de vio­la­ción que, di­ce, ocu­rrió cuan­do te­nía 15 años y que la per­si­gue des­de en­ton­ces, a ma­nos del can­di­da­to de Do­nald Trump a la Cor­te Su­pre­ma.

Du­ran­te más de ocho ho­ras, Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford y Brett Ka­va­naugh pre­sen­ta­ron re­la­tos con­tra­rios de una agre­sión sexual que ella ju­ra que ocu­rrió, y que él ju­ra que no.

En una épo­ca en que EU to­da­vía se en­fren­ta al mo­vi­mien­to # MeToo, la au­dien­cia sir­vió co­mo una eva­lua­ción del avan­ce del país, o no, de­pen­dien­do de a quién le pre­gun­tes.

Los se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos eli­gie­ron te­ner a una mu­jer fis­cal pa­ra que di­ri­gie­ra la in­te­rro­ga­ción a Ford. Tam­bién se re­ser­va­ron su jui­cio so­bre las afir­ma­cio­nes de la psi­có­lo­ga y nun­ca du­da­ron en pú­bli­co de su his­to­ria de agre­sión, so­lo de la iden­ti­dad de su pre­sun­to agre­sor.

Por su par­te, los po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses abor­da­ron la si­tua­ción de for­ma muy cui­da­do­sa. El lí­der de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na, Mitch Mc­Con­nell, di­jo que sin­tió “sin­ce­ro” el tes­ti­mo­nio de Ford, y que cre­yó que pre­sen­ta­ba sus “me­jo­res recuerdos”, pe­ro que la na­rra­ti­va con­tra­ria de Ka­va­naugh tam­bién fue sin­ce­ra. “En EU, la jus­ti­cia co­mien­za con la pre­sun­ción de inocen­cia”, di­jo Mc­Con­nell.

Él y los se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos anun­cia­ron que lle­va­rán a vo­ta­ción la con­fir­ma­ción de Ka­va­naugh, de­jan­do a Ford la de­ci­sión de con­ver­tir­se en una nue­va aban­de­ra­da del mo­vi­mien­to #MeToo o des­apa­re­cer en la os­cu­ri­dad.

Co­mo una hi­ja de los acau­da­la­dos su­bur­bios de Mary­land, Ford cre­ció en el mis­mo mun­do en­ra­re­ci­do que Ka­va­naugh, asis­tió a una es­cue­la de éli­te ex­clu­si­va pa­ra mu­je­res y pa­só los ve­ra­nos en el club cam­pes­tre lo­cal. Fue en el club cam­pes­tre, a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980, cuan­do co­no­ció al círcu­lo de ami­gos de Ka­va­naugh y ter­mi­nó asis­tien­do a una reunión noc­tur­na a la tam­bién fue­ron el can­di­da­to a la Su­pre­ma Cor­te y su ami­go Mark Jud­ge.

En la reunión, re­la­tó Ford, subió las es­ca­le­ras pa­ra usar el ba­ño, pe­ro en vez de eso la em­pu­ja­ron a una ha­bi­ta­ción. Ka­va­naugh, di­jo, la su­je­tó a la ca­ma y tra­tó de qui­tar­le la ro­pa, cu­brió su bo­ca y no pu­do gri­tar. Jud­ge, con­ti­nuó su re­la­to, es­tu­vo de pie ob­ser­van­do y al fi­nal sal­tó a la ca­ma, con lo que se ca­yó el trío y eso le dio la opor­tu­ni­dad de es­ca­par. Ella se es­con­dió en el ba­ño y al fi­nal sa­lió de la fies­ta; no lo co­men­tó con na­die, esa no­che o du­ran­te mu­chos años más.

Du­ran­te la pre­pa­ra­to­ria y la uni­ver­si­dad lu­chó con el trau­ma, pe­ro en­con­tró con­sue­lo en su ca­rre­ra (Psi­co­lo­gía), a lo que si­guió mu­dar­se al otro la­do del país. En Ca­li­for­nia ter­mi­nó pro­gra­mas de pos­gra­do en Pep­per­di­ne y la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia, co­men­zó a prac­ti­car sur­fing y al fi­nal co­no­ció a su esposo, con quien tu­vo dos hi­jos.

En 2012, hu­bo dis­cu­sio­nes ma­ri­ta­les so­bre una am­plia­ción pa­ra re­no­var la ca­sa. Ford di­ce que que­ría una se­gun­da puer­ta prin­ci­pal, un de­seo que se re­mon­ta­ba a la agre­sión que sufrió. En te­ra­pia, Ford com­par­tió más de­ta­lles del in­ci­den­te y la iden­ti­dad del ata­can­te.

Cuan­do apa­re­ció el nom­bre de Brett Ka­va­naugh en la lis­ta de po­si­bles can­di­da­tos pa­ra la Cor­te Su­pre­ma, Ford lu­chó con la idea de ex­po­ner su his­to­ria; al fi­nal, de­ci­dió po­ner­se en con­tac­to con su con­gre­sis­ta con la es­pe­ran­za de des­ca­rri­lar la no­mi­na­ción de Ka­va­naugh. Cuan­do se con­vir­tió en can­di­da­to, se pre­sen­tó cuan­do va­rios me­dios de no­ti­cias la iden­ti­fi­ca­ron.

Du­ran­te el trans­cur­so de cua­tro ho­ras de tes­ti­mo­nios el jue­ves, Ford se mos­tró fir­me en el pun­to cru­cial de su acu­sa­ción, y de cier­ta ma­ne­ra des­con­cer­ta­da por la pa­la­bre­ría po­lí­ti­ca a su al­re­de­dor. Hu­bo una pe­ti­ción tem­pra­na de ca­feí­na, que se re­em­pla­zó por el de­seo de ser ser­vi­cial. “Es­toy acos­tum­bra­da a co­la­bo­rar”, ex­pli­có.

Cuan­do se le pre­gun­tó por qué va­ci­ló pa­ra pre­sen­tar su tes­ti­mo­nio, Ford ex­pli­có los pun­tos a fa­vor y en con­tra que so­pe­só. “Cal­cu­lé dia­ria­men­te el ries­go/be­ne­fi­cio de pre­sen­tar­me, y me pre­gun­té si iba a sal­tar fren­te a un tren que de to­das for­mas se di­ri­gía ha­cia don­de yo me di­ri­gía y sim­ple­men­te iba a ani­qui­lar­me de for­ma per­so­nal”, di­jo.

Ford sal­tó fren­te al tren. La va­mos a re­cor­dar por eso.

Ba­jo ju­ra­men­to. Ford de­cla­ró su tes­ti­mo­nio de agre­sión sexual an­te el Co­mi­té Ju­di­cial del Senado de EU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.